«Hay una diferencia material entre el género de una persona y su condición de padre. Ser ‘madre’, aunque hasta ahora siempre se ha asociado con ser mujer, es el estatuto que se otorga a una persona que se somete al proceso físico y biológico de un embarazo y dar a luz», argumenta el juez en sus conclusiones.