Comparte esto:

La Asociación Mundial de Entrenadores de Natación (WSCA) ha publicado su declaración sobre la natación transgénero en la que afirma que el equilibrio competitivo en la natación femenina no puede garantizarse con nadadores transgénero. La equidad no puede conciliarse con la autoidentificación en la categoría femenina en un deporte afectado por el sexo como la natación.

«Ha sido un año de debate sobre este tema dentro del deporte, especialmente con la aparición del vencedor de la NCAA Lia Thomas [nadador trans que ha competido contra mujeres] . Muchos científicos y expertos se han pronunciado al respecto.»

«Para el deporte de la natación, la inclusión de personas transgénero por motivos de equidad no puede coexistir en el actual modelo competitivo. La natación debe optar por ofrecer una competición en la que la categoría femenina esté protegida por razones de equidad competitiva. … La Asociación Mundial de Entrenadores de Natación (WSCA) tiene un programa inequívoco para que el deporte de la natación se viva en un entorno en el que todas las personas puedan participar en el deporte y en el que todas sean tratadas con dignidad y respeto», dice el informe.

«Sin embargo, la inclusión de las personas transgénero en el deporte femenino no puede equilibrarse con equidad debido a las diferencias retenidas en cuanto a fuerza, resistencia y físico que están presentes al comparar a la mujer media con los hombres que se autoidentifican como mujeres o como personas no-binarias (ya sea con o sin supresión de testosterona). Este es el principal factor que hay que tener en cuenta en un intento de encontrar un equilibrio entre la equidad y la inclusión».

La WSCA declaró que una posible solución sería crear una División Trans.

«Los transfemeninos no pueden competir en igualdad contra las mujeres; sin embargo, favorecer que compitan contra los hombres biológicos resulta injusto para ellos. Sucede lo mismo con las transmasculinas,  que tienen la misma desventaja biológica que ventajas tienen los varones biológicos. Sin embargo, obligarles a entrar en una división femenina violaría en muchos casos (y como mínimo) nuestras normas antidopaje», afirma el informe. «Una de esas soluciones sería crear una División Trans. Los transfemeninos competirían entre sí. Las transmasculinas competirían entre sí…[…]

Resumen de las Consideraciones de la WSCA para el Futuro

  1. La equidad es primordial en todos los deportes, incluido el de la natación;
  2. El deporte de la natación está afectado por el sexo y eso se manifiesta a través de las diferencias físicas entre hombres y mujeres;
  3. El deporte de la natación premia la mayor fuerza, resistencia y/o el físico;
  4. Las categorías por sexo dentro del deporte de la natación existen para proporcionar equidad y oportunidades en la competición;
  5. Mediante un proceso de recategorización, el deporte de la natación debería ofrecer un modelo competitivo alternativo que garantice la inclusión y la equidad.

El informe completo aquí

Pilares Clave de la WSCA

  1. La WSCA está comprometida con la inclusión de todas las personas en la natación de competición. La introducción de un modelo nuevo y diferente dentro de los ámbitos competitivos de nuestro deporte ofrecerá una opción alternativa para satisfacer las necesidades de todas las personas;
  2. La categorización por sexo sigue siendo la división más útil y funcional en relación con el rendimiento deportivo. Esta categorización reconoce la amplia gama de diferencias de rendimiento significativas entre los sexos. Por lo tanto, el deporte de la natación debería conservar la categorización tradicional por sexo -en asociación con la edad y, en su caso, la discapacidad- al tiempo que se encuentra un modelo de inclusión para los atletas transgénero;
  3. La evidencia indica que es justo que las personas transgénero sean incluidas en el deporte de la natación, ya sea dentro de una categoría masculina y/o como deportistas que compitan dentro de una categoría masculina pero que además se inscriban en una categoría «abierta». Esto presupone que la persona transgénero a menudo utilizará suplementos de testosterona, para lo cual siempre se requerirá una Exención de Uso Terapéutico (TUE, en inglés)) en virtud de las normas antidopaje que deben aplicarse por igual a todos los deportistas en la natación de competición, independientemente de la categoría;
  4. La equidad competitiva no puede conciliarse con la autoidentificación en la categoría femenina en un deporte afectado por el sexo como la natación. Las diferencias medias de fuerza, resistencia y físico entre los sexos son significativas. Es probable que los transfemeninos conserven, por término medio, las ventajas físicas enumeradas anteriormente incluso si se utiliza la supresión de la testosterona;
  5. La categorización por sexo es legal y, por lo tanto, el requisito de solicitar información relativa al sexo de nacimiento es adecuado. Ninguna persona está obligada a proporcionar ninguna información a una organización deportiva. Sin embargo, el hecho de no proporcionar dicha información debería significar que esa persona no podría competir en la categoría de su elección. Por lo tanto, el deporte de la natación debería ofrecer opciones a aquellas personas que prefieran no informar de su sexo o género. Esto también sería justo y cumpliría con las normas relacionadas con la recogida de muestras por parte de los funcionarios antidopaje, que requiere la observación y la obligación de conceder un permiso a cualquier deportista que desee competir en eventos sujetos al Código de la WADA (World Anti-Doping Agency).
Artículo original

 

 

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad