Comparte esto:

Por Eva Kurilova

La Fundación canadiense ARC, una organización benéfica creada por empresarios sin ninguna vinculación con la educación, solo tiene un proyecto: el SOGI 123 que, en pocos años se ha implantado en numerosos distritos escolares y que adoctrina a menores en ideología transgenerista. ARC está financiada por la Stollery Charitable Foundation, que sostiene económicamente el Hospital infantil Stollery y su clínica de género y un centro de medicina transgénero. No debería sorprender que miembros prominentes de la familia Stollery también estén muy involucrados con la Fundación ARC.

SOGI 1 2 3  se lanzó por primera vez en la Columbia Británica durante el año escolar 2016/2017 y ahora se encuentra en todos los distritos escolares. Durante el año escolar 2017/2018 se lanzó en Alberta, donde actualmente se encuentra en seis distritos escolares en Edmonton y sus alrededores y está listo para expandirse.

Con un lenguaje anti-bullying, SOGI 1 2 3 impulsa ideas no científicas y dañinas en escolares de infantil a 12 años. Su reclamo principal se detalla en la sección «Para padres» del sitio web principal de SOGI Education:

SOGI significa orientación sexual e identidad de género. Dado que todos tenemos una orientación sexual e identidad de género, nos incluye a todos.

Esto va de la mano con la visión de la Fundación ARC :

Un mundo donde los niños y jóvenes de todas las orientaciones sexuales e identidades de género vivan vidas auténticas.

Buscan lograr esto a través del programa SOGI 1 2 3, donde «1 2 3» se refiere a tres pasos para crear el tipo adecuado de entorno educativo.

1- El primer paso es formular políticas que «responsabilicen a todos y protejan a los estudiantes y maestros que piden justicia». Las Directrices para las mejores prácticas de SOGI 1 2 3 dan un buen ejemplo de cómo deberían ser estas políticas.

Por ejemplo, la segunda pauta exige referirse a todos los individuos por su «nombre y pronombres elegidos», incluidos los neopronombres como «ze» y «zir». Los niños deben ser reafirmados en su identidad de género, y la autoidentificación es la «única medida» necesaria para referirse a un niño con un nombre y pronombres diferentes. No se requiere el permiso o la consulta de los padres y, a veces, puede evitarse activamente. Las pautas establecen específicamente:

[Es importante] proteger la información personal y la privacidad de un estudiante, incluyendo, cuando sea posible, tener el permiso explícito del estudiante antes de revelar información relacionada con la orientación sexual, identidad de género o expresión de género del estudiante a compañeros, padres, tutores u otros adultos en su vidas.

Otras pautas preocupantes incluyen minimizar las actividades segregadas por sexo, basar la participación en actividades extracurriculares en la identidad de género y garantizar el acceso a los baños y vestuarios basados ​​en la identidad de género. Cuando se implementan, este tipo de políticas erosionan los espacios privados y las actividades y oportunidades segregadas por sexo para las niñas. Permiten que cualquier niño que se diga ser una niña acceda a los deportes, los baños y los vestuarios de las niñas.

 

2- El segundo paso del programa SOGI consiste en crear «entornos inclusivos» llenos de «símbolos, lenguaje y oportunidades» para dar la bienvenida a estudiantes diversos. Por ejemplo, la lista de verificación del Aula inclusiva SOGI en el sitio web de Educación SOGI instruye a los maestros a:

Asegúrese de que los libros y novelas que incluyan SOGI estén disponibles en la biblioteca de su escuela o aula. Utilice libros de texto, revistas, novelas, películas e imágenes que incluyan ejemplos de diversas orientaciones sexuales e identidades de género.

Asegúrese de que los carteles y las representaciones visuales en las paredes del aula reflejen las diversas orientaciones sexuales e identidades de género.

 

3- El tercer y último paso consiste en proporcionar planes de lecciones listos para usar para cada nivel de grado. Por ejemplo, un plan de lecciones de Educación Física y para la Salud para estudiantes de octavo y noveno grado instruye a los educadores a usar el Unicornio de género o la Persona de pan de género para explorar los «espectros» del sexo biológico, la identidad de género, la expresión de género y la orientación sexual. No hay nada científico en estas ideas, pero se les enseña a los estudiantes como conceptos establecidos.

 

SOGI 1 2 3 en Alberta se implementa a través de la colaboración con la Asociación de Maestros de Alberta y se financia con donaciones de Stollery Charitable Foundation, Edmonton Community Foundation y Human Rights Education and Multiculturalism Fund. Cada uno de estos donantes fue contratado por la Fundación ARC.

La Fundación ARC fue establecida en 2008 por el ex director ejecutivo de minería Robert Quartermain, el empresario Mark Prior y el presidente fundador de la Fundación Canadiense de Salud Masculina Wayne Hartrick, cada uno de los cuales actualmente forma parte de la junta directiva. Si bien su objetivo es imponer este programa en las escuelas, la fundación no es una organización educativa, un hecho que se indica específicamente en su sitio web:

La Fundación ARC ahora está utilizando sus habilidades y posición únicas para liderar explícitamente y hacer crecer SOGI 1 2 3 en alcance, impacto y alcance geográfico, todavía humildemente no como educadores, sino como habilitadores.

 

La principal fuente de financiación de SOGI 1 2 3 en Alberta es la Stollery Charitable Foundation, una fundación familiar privada que financia organizaciones benéficas en Edmonton y Kamloops. Proporcionó financiación inicial $ 50.000 para el año escolar 2017/2018 y donó $ 60.000 para el crecimiento continuo del proyecto en el año escolar 2018/19. Más recientemente, en la primavera de 2021, la fundación hizo otra donación mucho mayor de $ 224,600 a la Fundación ARC.

La Stollery Charitable Foundation fue creada por Bob y Shirley Stollery en 1994. Bob Stollery, ingeniero civil, se graduó de la Universidad de Alberta antes de convertirse en presidente, director y director ejecutivo de PCL Construction. Falleció en 2007 y Shirley se convirtió en la nueva presidenta de Stollery Charitable Foundation. Después de que Shirley falleciera en 2011, la fundación continuó siendo administrada de forma privada por los hijos adultos de Stollery y sus cónyuges.

La fundación y la familia Stollery son más conocidas por el Stollery Children’s Hospital, un hospital infantil de servicio completo ubicado en Edmonton que se estableció en 2001. Bob y Shirley Stollery proporcionaron una financiación significativa para su construcción y, por número de camas, hoy es el el hospital infantil más grande al oeste de Toronto. La familia Stollery continúa participando en la recaudación de fondos para el hospital, que se lleva a cabo a través de la Fundación Stollery Children’s Hospital.

No es muy conocido que el Stollery Children’s Hospital alberga la Stollery Children’s Transgender Clinic . De hecho, no se hace mención de esta clínica en el sitio web del hospital. Sin embargo, la clínica participó en un estudio publicado en Pediatrics el 1 de noviembre de 2021 sobre niños remitidos a clínicas de género en Canadá por bloqueadores de la pubertad y hormonas de sexo cruzado. La clínica ha estado en funcionamiento durante varios años, como lo mencionó en la edición de marzo de 2017 de Alberta Street News una madre de Edmonton que intentaba acceder a los servicios de transición para su hijo menor de edad:

Hay una clínica para personas transgénero en el Stollery Children’s Hospital y, cuando llega a la pubertad, puede tomar bloqueadores hormonales.

La Stollery Charitable Foundation también financia un centro de servicios de transición en Edmonton conocido como The Center, que, según su sitio web , brinda «atención de calidad y oportuna a las personas transgénero, no binarias y de género diverso en el norte de Alberta». Algunos de los servicios relacionados con la transición que se ofrecen en The Center incluyen atención psicológica y psiquiátrica, transición hormonal, electrólisis (eliminación del vello corporal) y «entrenamiento de voz y manierismo».

La Stollery Charitable Foundation también tiene estrechos vínculos con la Edmonton Community Foundation, que donó $ 38,000 para SOGI 1 2 3 en Alberta para el año escolar 2018/19. Bob Stollery proporcionó una donación de $ 5 millones a la Fundación Comunitaria de Edmonton y se desempeñó como presidente durante muchos años después. En la actualidad, la fundación financia principalmente organizaciones benéficas en el área de Edmonton en muchos sectores, incluida la salud y la salud mental de los jóvenes.

Finalmente, la Fundación ARC recibió una subvención del Fondo de Educación y Multiculturalismo en Derechos Humanos de la Comisión de Derechos Humanos de Alberta, ahora disuelto, y recibió una donación de $ 50,000 para SOGI 1 2 3. […]

Con el aumento masivo de jóvenes que se identifican como transgénero en los últimos años, es razonable suponer que programas como SOGI 1 2 3 solo continuarán impulsando la tendencia. A muchos niños que afirman tener una identidad transgénero se les administran productos farmacéuticos como bloqueadores de la pubertad y hormonas del sexo cruzado, y algunos también se someten a intervenciones quirúrgicas para «afirmar» aún más su género.

¿Por qué tantas de las mismas personas y organizaciones involucradas en la atención médica de jóvenes transgénero en Alberta también financian un programa escolar que potencialmente podría alentar a los niños y jóvenes a buscar estas intervenciones médicas? Los padres y el público en general deben estar al tanto de lo que está sucediendo y hacia dónde podría conducir.

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad