Michael Arthur Weil, de 45 años, fue declarado culpable de agredir sexualmente a un niño pequeño en un juicio que terminó en noviembre de 2019. Tras la sentencia a 9 años de cárcel, el violador ha solicitado iniciar los trámites para un cambio de sexo y podría ser trasladado a una prisión de mujeres.

La jueza señaló que, dado que Weill «había comenzado formalmente un procedimiento de cambio de género» tras ser declarado culpable, se referiría al acusado con pronombres femeninos durante la audiencia de sentencia.

[…]

En cuanto a si asistirá a una prisión para hombres o mujeres, esa decisión se deja en manos de Correctional Services Canadá.

Según esa institución, «los reclusos trans deben ser colocados en una prisión adecuada a su género autoidentificado, a menos que se pueda probar que existen preocupaciones primordiales de salud o de seguridad, que no se puedan resolver».

Artículo original

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad