Cargos públicos, orgánicos y militantes de Podemos han lanzado un durísimo manifiesto contra la denominada ‘ley trans’ que impulsa la ministra de Igualdad y miembro del Consejo Ciudadano Estatal del partido morado, Irene Montero. Bajo el título ‘En Podemos también hay Feministas’, el manifiesto pone de relevancia la “profunda preocupación por la manera en que se está abordando la cuestión de la mal llamada ‘ley trans».

Las firmantes consideran que el texto del borrador de la ley “no ha sido sometido a debate en ningún órgano del partido ni con las bases”. (Pulse aquí para acceder al manifiesto)

ElPlural.com reproduce de forma íntegra el contundente texto que desmonta de plano la tesis que circunscriben las críticas a la ‘ley trans’ a una mera pugna por el poder político entre PSOE y Unidas Podemos:

 

«En Podemos también hay Feministas»

8 de Marzo de 2021

Las personas abajo firmantes queremos manifestar nuestra profunda preocupación por la manera en que se está abordando la cuestión de la mal llamada “Ley Trans” en el partido al que representamos y/o en el que militamos.

En primer lugar nos vemos en la obligación de denunciar que, si bien el texto del borrador publicado por el Ministerio de Igualdad ha sido impulsado por y consensuado con todas las organizaciones en defensa de las personas trans, este no ha sido sometido a debate en ningún órgano del partido ni con las bases. Es más, denunciamos que desde el área de Feminismo(s) del partido a nivel estatal se ha impuesto una posición única e inamovible sobre la “Ley Trans” que no es necesariamente coincidente con la de todo el partido ni con la de muchas de las mujeres al frente de las áreas de Feminismo(s) en los distintos territorios de nuestro país.

Por ello, exigimos un debate, público e interno, sobre las implicaciones de las políticas de autodeterminación de género, y que se tengan especialmente en cuenta las advertencias de profesionales de las distintas áreas de estudio y conocimiento implicadas en esta cuestión. Asimismo, nos parece un grave error no tomar en consideración los efectos que leyes similares ya están teniendo en otros países de nuestro entorno, donde se empiezan ya a poner en cuestión, llegando en algunos casos a rectificarlas. Tampoco entendemos la urgencia de la aprobación de esta Ley sin debate. Decir que “los derechos no se debaten” es una forma de autoritarismo que no encaja con la idiosincrasia de ninguna organización democrática y que no podemos compartir ni permitir.

Desde su nacimiento, en Podemos se ha impedido también un debate sereno y sosegado sobre la prostitución, a pesar de las constantes peticiones por parte de la militancia. Todavía a día de hoy Podemos sigue sin tener una posición oficial al respecto, siendo como es un tema clave en la agenda Feminista. Y lo mismo se puede decir de la compra-venta de bebés y de la pornografía. Esto evidencia que las prioridades señaladas por el Feminismo no lo son para nuestro partido, y que en su lugar se imponen ideas, conceptos y demandas diametralmente contrarios a los intereses de las mujeres.

Nos sorprende y nos sonroja el comportamiento, tanto por acción como por omisión, del Ministerio de Igualdad y de miembros de Podemos ante los ataques hacia mujeres que levantan su voz y expresan una opinión contraria a este borrador de Ley. Desde aquí nos solidarizamos con ellas y agradecemos enormemente su valentía y su compromiso.

En Podemos somos muchas las mujeres feministas que llegamos a este partido con la firme esperanza de ver nuestras demandas históricas representadas y nuestros derechos protegidos; mujeres que entendemos que nuestra opresión está basada en el sexo con el que venimos al mundo y que éste constituye una realidad biológica observable y constatable que no podemos obviar ni retorcer si nuestra intención es, efectivamente, lograr la liberación de las mujeres. Sabemos que el género es una construcción social que funciona como herramienta que permite, sostiene y perpetúa dicha opresión y que sólo su abolición permitirá romper con la estructura patriarcal que nos mantiene subordinadas y vulnerables.

Somos conscientes, por tanto, de que las teorías que vienen a contradecir lo avalado por más de tres siglos de lucha feminista no sólo no tienen nada que ver con los posicionamientos y objetivos de nuestra agenda, sino que frenan y debilitan nuestros avances poniendo en serio riesgo todo lo conseguido hasta ahora por nuestras antecesoras. Tenemos claro que la irrupción de las teorías queer en nuestros espacios constituyen una clara maniobra de entrismo que pretende desarticular nuestra lucha, despolitizando y debilitando nuestra fuerza colectiva, haciendo del pensamiento mágico y del más puro individualismo sus armas para manipular la realidad a su antojo.

No podemos permitir que se ponga en tela de juicio que somos nosotras, las mujeres, quienes constituimos el sujeto político del Feminismo. En tanto que defensoras de los Derechos Humanos, las feministas siempre hemos apoyado las luchas sociales y políticas por los derechos de todas las personas y colectivos, sin que tenga esto nada que ver con que el Feminismo deje de ser lo que es: un movimiento que lucha por nuestra liberación como clase sexual. Por tanto, debemos mostrarnos firmes y contundentes en cuanto a que el Feminismo no puede ni debe convertirse en un saco donde guardar cosas que nada tienen que ver con su razón de ser y que chocan frontalmente con sus objetivos.

Tampoco podemos mirar hacia otro lado en cuanto a las implicaciones que el borrador de la “Ley Trans” tiene para la infancia. Es inadmisible disfrazar de protección el rotundo maltrato a la infancia que suponen los postulados sostenidos por la irracionalidad queer que se defienden en el documento presentado por el Ministerio de Igualdad y avalado por Podemos. Orientar a las y los menores hacia procesos hormonales y quirúrgicos impidiendo el libre desarrollo de su personalidad, perpetuando los estereotipos sexistas, es algo que no podemos tolerar.

Por todo ello, solicitamos que la postura expresada tanto por las distintas teóricas del Feminismo como por numerosas organizaciones feministas sea tomada en consideración por el Ministerio de Igualdad. Consideramos, de hecho, irrespetuoso e irresponsable haber hecho caso omiso a sus peticiones de reunión, e instamos a la Ministra Irene Montero a sentarse a dialogar con estas organizaciones a fin de acercar posiciones en una Ley que proteja a las personas transexuales sin socavar los derechos de las mujeres ni de la infancia”.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad