Comparte esto:

Me identifiqué como trans cuando era niña, pero hoy acepto mi sexo biológico. Creo que una mujer es una hembra humana adulta. No creo que las mujeres trans sean literalmente mujeres. No creo que los hombres trans sean literalmente hombres. Creo que son machos y hembras biológicos. Cat Cattinson ha dejado de creer en la doctrina transgénero.

Se arrepiente de muchas cosas que hizo durante la transición, pero de ninguna más que de intentar quitarse la vida dos veces cuando era adolescente, o de inyectarse una vez a la semana 40 a 60 miligramos de testosterona.

Cattinson, ahora de 30 años, tiene solo dos minutos para contar su historia en una audiencia del Comité de Salud del Senado de California en Sacramento el 6 de abril. Se opone al Proyecto de Ley del Senado 923, que obligaría al personal médico y a los contratistas a formarse en “una atención afirmativa de género”.

Ha sido acosada por los activistas trans e ignorada por los políticos, los medios de comunicación y la comunidad médica. Cattinson ha sufrido durante años disforia de género, trastornos alimentarios, ansiedad y depresión.

Fue una niña con sobrepeso, acosada en la escuela, que padeció anorexia y bulimia. “Me acosaron cuando era adolescente”, dice. “Desarrollé curvas muy pronto. Tenía pechos muy grandes de repente. … No había nada que pudiera hacer al respecto y fue realmente vergonzoso para mí”.

A los 13, se tragó un frasco de pastillas.

Cattinson recurrió a Internet para encontrar apoyo y encontró un foro web donde las mujeres publicaban mensajes sobre la transición a hombres. En ese momento, la comunidad trans online era bastante pequeña en comparación con la actualidad, dice Cattinson. Pero muchos estaban en bandas «emo»,  se hacían cortes en el cuerpo y tenían pensamientos suicidas.

A los 15 años les dijo a sus padres que era trans y a los 17 acudió a un terapeuta de género en Sacramento.

En la tercera cita, el médico les dijo a sus padres que deberían afirmar la nueva identidad masculina trans de su «hijo» y le recomendó que comenzara a tomar hormonas sexuales cruzadas.

“Por un lado, me pareció bien que él afirmara mi identidad, pero por otro lado sentí que apenas me conocía. Tenía un trastorno alimentario grave, depresión y ansiedad, por lo que parecía que realmente no me estaba escuchando. Simplemente me dieron un estándar de atención que no parecía muy personalizado”, recuerda Cattinson.

Decidió posponer la terapia hormonal. “Solo conocía a otra persona trans en la vida real”, recuerda. “Empecé a ir a grupos de apoyo a los 17 o 18 años, antes de ir a la universidad, y de esa forma conocí a muchas otras personas trans ”. Sin embargo, los grupos de apoyo tenían “una mentalidad de secta”, señala. Intentó suicidarse nuevamente cuando tenía 18 años.

Salir del armario como trans

Cattinson tomó la decisión de lidiar con su disforia de género de una vez por todas.

“Había escuchado a los activistas trans, y la narrativa es que si tienes disforia de género, si no te declaras trans y haces la transición, entonces es muy probable que te suicides, básicamente no hay esperanza para ti. La transición es la única opción”, dijo. “Y, dado que ya tenía tantos problemas psicológicos, pensé: ‘Está bien, voy a intentarlo’.

«Sentí mucha presión para comenzar a medicalizarme. Salí del armario como trans y comencé a tomar testosterona unos seis meses después”.

Sabía que Planned Parenthood proporcionaba recursos relacionados con la transición, así que un día los llamó. “Yo no estaba en terapia en este momento. Todavía estaba luchando contra el abuso del alcohol y las sustancias, y no había resuelto por completo mi trastorno alimentario”, dijo.

El médico de Planned Parenthood en Sacramento le recetó testosterona sin una visita en persona.

Cuando hablé con Planned Parenthood, incluso les mencioné que tenía otros problemas, pero en 30 minutos, el médico me recetó testosterona. No requirió terapia, ni análisis…y fui y lo recogí el mismo día. Fue increíble incluso para mí.

Cattinson leyó las instrucciones escritas sobre cómo inyectar la testosterona, o «T», como se le llama en la comunidad trans. Comenzó con inyecciones de 40 miligramos una vez a la semana y gradualmente fue aumentando hasta llegar a dosis de 60 miligramos durante los siguientes cuatro meses.

“Empecé a tener palpitaciones en el corazón mientras tomaba testosterona. Tenía náuseas todo el tiempo. Cuando comía alimentos grasos o bebía alcohol, vomitaba; me sentiría realmente enferma… Mi voz cambió. Había dado conciertos y un día pensé que no podría volver a cantar».  Detuvo las inyecciones de testosterona.

Para entonces, ya había sido programada para una cirugía “superior”, una doble mastectomía, con un cirujano. “Un médico [de Planned Parenthood] con el que hablé durante unos 30 minutos… me escribió una carta y me dijo: ‘Ya puedes ir’. Nunca me había conocido en persona”, dice Cattinson.

Cattinson nuevamente cuestionó el llamado «cuidado» que estaba recibiendo y la idea de realizar cambios permanentes en su cuerpo. Decidió no seguir adelante con la cirugía.

“Mi salud mental estaba empeorando, no mejorando».

Cattinson también había notado “algún comportamiento perturbador” entre otros miembro de la comunidad trans. Los activistas se habían vuelto más agresivos y preguntaban a los padres de niños con disforia de género si preferirían tener una hija trans o un hijo muerto, o un hijo trans o una hija muerta, recuerda ahora.

“Comencé a cuestionar la narrativa de que las mujeres trans son mujeres y los hombres trans son hombres, sin debate, y que la transición médica es segura».

Hoy en día, Cattinson cree que la idea de que una niña se convierte en niño o una mujer se convierte en hombre es una «negación de la realidad».

“Todo se basa en mentiras”, dice.

Como ella no cree que las mujeres trans sean literalmente mujeres o que los hombres trans sean literalmente hombres, Cattinson ha sido criticada por activistas trans. “Me prohibieron en TikTok. La gente dice que las personas trans están muriendo por mi culpa, por lo que piensan que tienen justificación para enviarme odio y amenazas de muerte [y] tratar de prohibir mi cuenta”.

Cattinson, que es bisexual, cree que las personas que se identifican como trans merecen respeto y dignidad, pero no ve con buenos ojos a los activistas trans que intentaron engañarla y la amenazan en las redes sociales. “He recibido múltiples amenazas de muerte y odio”. “Me dicen que estoy matando a niños trans, que los niños trans van a suicidarse por mi culpa o que la violencia transfóbica está ocurriendo porque yo expreso mis opiniones”.

Cattinson no cree en las afirmaciones de algunos médicos de que la transición de género está bien investigada y es efectiva. Ella sostiene que la ideología transgénero es dañina, particularmente cuando promueve la transición médica.

Estas intervenciones médicas no están respaldadas por la ciencia. Son peligrosas. Los efectos a largo plazo son en gran parte desconocidos. Por tanto, no apoyo la transición en menores. Creo que la transición es experimental para todos, pero especialmente para los menores.

“Creo que está dañando absolutamente a las personas, especialmente a los niños y a las personas con enfermedades mentales graves como la que tuve yo. Es absolutamente peligroso para ellos”, dijo. “Las hormonas mismas, las hormonas del sexo cruzado, pueden volverte mentalmente inestable”.

“Ahí es donde estoy ahora y por qué siento que es importante contar mi historia como una persona que ha destransicionado”, dice.

Adoctrinamiento en las escuelas

«Ahora en las escuelas los niños reciben educación trans como parte de la educación sexual…Literalmente se enseña como si fuera un hecho, como si todos tuvieran una identidad de género: eres cis, trans o no binario”. Si bien la intención es enseñar inclusión, advierte sobre “personas que tienen una agenda específica para convertir y adoctrinar a los niños” […]

«Siento que he aprendido mucho a través de este proceso. He aprendido mucho sobre mí. Siento que al contar mi historia, tal vez pueda ayudar a alguien que está pasando por lo mismo que viví yo”.

Artículo complleto

 

 

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad