Colin Wright es biólogo evolutivo

Hay una tendencia creciente de algunos miembros de la izquierda política a no referirse a las personas como hombres o mujeres, sino a afirmar que simplemente fueron «asignados» hombres o mujeres al nacer. Esto es especialmente común en la comunidad trans, donde ser transgénero se define como alguien que tiene una identidad de género que difiere del sexo / género que se le “asignó” al nacer.

Para evaluar la afirmación de que el género y / o el sexo se asignan al nacer, es importante definir los términos sexo y género por separado, ya que significan dos cosas muy diferentes.

¿Se asigna el «género» al nacer?

Planned Parenthood [que se considera una fuente confiable de educación sexual y salud reproductiva] define el género como «un estado social y legal, y un conjunto de expectativas de la sociedad, sobre comportamientos, características y pensamientos». Definen la identidad de género como «cómo te sientes por dentro y cómo expresas tu género a través de la ropa, el comportamiento y la apariencia personal».

Dadas estas definiciones, debe quedar claro que cuando un médico registra «Hombre» o «Mujer» en un certificado de nacimiento, no le está asignando a un bebé una identidad de género. Los médicos no están asignando roles o expectativas sociales, ni están haciendo ninguna afirmación sobre cómo el bebé podría “sentirse por dentro” o cómo es previsible que quiera expresarse a través de la ropa o el comportamiento. 

De hecho, hasta los 7 años es común que los niños crean que si un niño se pone un vestido se convierte en niña , lo que nos da amplias razones para dudar de si los niños pequeños, y mucho menos los bebés , son mentalmente capaces de poseer una identidad de género. Por estas razones, podemos descartar la noción de que el género o la identidad de género se «asignan al nacer» de alguna manera.

¿Se asigna el «sexo» al nacer?

Las razones que da Planned Parenthood para usar la terminología «asignado al nacer» con respecto al sexo es porque «sostiene que alguien (a menudo un médico) está tomando una decisión por otra persona». Esta es una afirmación muy extraña, porque implica que el sexo biológico de una persona es una elección personal y que los médicos le están quitando erróneamente a la gente esa elección. Pero el sexo de uno no es más elegido que el color de los ojos o el cabello, y nunca nos sentiríamos obligados a acusar a alguien que notó el color de ojos de alguien de «tomar una decisión por otra persona».

[…] el hombre y la mujer no son identidades, sino clasificaciones biológicas objetivas basadas en los órganos sexuales primarios (es decir, las gónadas). Los genitales masculinos y femeninos son visibles y dimórficos, y por lo tanto sirven como un indicador muy confiable, sin ninguna otra evidencia (es decir, cromosómica), del sexo biológico de un bebé. Sin embargo, esto no significa que los médicos siempre acierten en su evaluación, ya que hay ciertas condiciones intersexuales que no son evidentes al nacer y que pueden derivar en una clasificación errónea. 

[…] Estas y otras condiciones intersexuales, definidas generalmente como ambigüedad sexual o desajuste entre las características sexuales primarias y el fenotipo externo, ocurren en menos del 0.02% de las personasEl hecho de que algunas de estas personas en ocasiones se clasifiquen incorrectamente no cuestiona repentinamente la clasificación del 99,98% restante […]

La afirmación de que el sexo biológico se «asigna al nacer» es muy engañosa, ya que establece una falsa equivalencia entre personas transgénero e intersexuales, y sugiere que la identidad, en oposición a la anatomía reproductiva, define el sexo biológico de uno.

Artículo completo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad