Marianne Oakes, una persona que se identifica como transgénero, consejera principal de GenderGP que está suministrando bloqueadores a menores de incluso 10 años.

GenderGP, una clínica de atención médica online utiliza un vacío legal para burlar las reglas del NHS y recetar medicamentos para el cambio de sexo a menores de 16 años sin el consentimiento de los padres. A una reportera encubierta del Telegraph que se hizo pasar por una niña de 15 años se le recetó testosterona, la hormona masculina, que es una droga controlada, después de solo dos citas de Skype con consejeros y una cita de Skype con un médico en la clínica en línea. La fundadora de GenderGP, suspendida en Reino Unido, se ha establecido en España.

Los médicos extranjeros están recetando poderosas hormonas para el cambio de sexo a jóvenes de 15 años en Inglaterra sin la participación de sus padres, según descubrió una investigación de Telegraph.
GenderGP, una clínica de servicios de salud transgénero online, utiliza un vacío legal para burlar las reglas del NHS para emitir recetas válidas que luego pueden usarse para obtener el medicamento en farmacias en Gran Bretaña.
El cambio de sexo, o las hormonas de «sexo cruzado», cambian irreversiblemente el cuerpo de los usuarios durante el curso del tratamiento y también pueden dejarlos infértiles.
A una reportera encubierta del Telegraph que se hizo pasar por una niña de 15 años se le recetó testosterona, la hormona masculina, que es una droga controlada, después de solo dos citas de Skype con consejeros y una cita de Skype con un médico en la clínica online.
El personal nunca pidió hablar con sus padres ni exigió pruebas de que algún adulto supiera de sus planes de transición, más allá de un solo correo electrónico de un hermanastro de 20 años confirmando que pagaría por el tratamiento.
Desde GenderGP, Marianne Oakes, una persona que se identifica como transgénero, dijo que no necesitaban el «permiso» de sus padres[…] GenderGP defendió sus prácticas el jueves, afirmando que «no todos los padres son solidarios» y que cuando un paciente joven puede dar su consentimiento para su tratamiento «por derecho propio, entonces ese tratamiento puede ser apropiado y necesario».
También confirmó que ha recetado hormonas de sexo cruzado a niños de tan solo 12 años y bloqueadores de la pubertad a niños de tan solo 10 años.
Los médicos de Inglaterra y Gales ya no pueden recetar hormonas de sexo cruzado o bloqueadores de la pubertad a ningún niño menor de 16 años, a menos que la decisión, tomada conjuntamente por al menos dos médicos especialistas, incluido un especialista superior en hormonas y un médico psicosocial superior, esté respaldada por una orden judicial.
La reportera, que se hizo pasar por una joven de 15 años, recibió una receta para un suministro de cuatro meses de ‘Testogel’, tiempo durante el cual su voz podría profundizarse irreversiblemente y comenzar a crecer el vello facial.
Fue firmado por un médico en Rumania, a quien el Telegraph identificó como un geriatra también capacitado en la administración de Botox. GenderGP no ofrece a los pacientes la posibilidad de una cita , a pesar de que autoriza el medicamento. En su lugar, los dirigen a un médico en Egipto, quien le dijo a la reportera que era «excelente» que, a los 15 años, supiera que nunca querría tener hijos.
El jueves por la noche, Debbie Hayton, profesora y activista por los derechos de las personas transgénero, pidió que se cerrara la laguna legal. «Que un médico en Europa del Este recete un medicamento controlado de clase tres a un niño con el que nunca ha hablado es una violación atroz del protocolo y la protección … los adultos deben ser llamados a rendir cuentas».
GenderGP no es ajeno a la controversia. Su fundadora, la doctora Helen Webberley, ha sido suspendida por el Servicio del Tribunal de Médicos Médicos desde 2018 después de que prescribió hormonas a un niño de 12 años, aunque no se ha encontrado ningún hecho en contra de su práctica.
Más tarde fue multada por dirigir una clínica trans sin licencia desde su casa en Monmouthshire, y se enfrentará a una audiencia «sustantiva» del Consejo Médico General en julio.
Finalmente, se mudó a España y la compañía se reinventó como una estructura internacional compleja que explota una laguna legal para que las recetas firmadas por médicos registrados en cualquier parte de la UE sean válidas para su uso en farmacias británicas.
Ha ganado muchos devotos. El año pasado, GenderGP inició a más de 1.800 pacientes con hormonas de sexo cruzado, según un informe anual publicado en su sitio web. No indica cuántos comenzaron con bloqueadores de la pubertad, pero ha admitido que los ha recetado a un niño de 10 años. Casi uno de cada seis de sus pacientes es menor de 16 años.
Los pacientes que buscan citas médicas son dirigidos al Dr. El Rakhawy en El Cairo, cuya especialidad, si tiene una, no está clara: hay un bloque de texto ficticio en latín junto a su nombre en el sitio web de GenderGP y su perfil de LinkedIn revela que solo terminó el parte universitaria de su formación médica en 2017.
Las recetas están firmadas por el geriatra en Rumanía, cuya identidad GenderGP no revela fácilmente…
Esta configuración permite que los niños menores de 16 años pidan drogas que alteren la vida desde sus propios dormitorios, sin la supervisión o participación de un padre o tutor[…]
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad