Comparte esto:
Ante la nominación, por parte de la NCAA y la Universidad de Pensilvania, del nadador transgénero Lia Thomas al premio Mujer del Año 2022, el International Consortium on Female Sport (Consorcio Internacional para el Deporte Femenino) declara:

 

La nominación de un varón que se identifica como transgénero para recibir uno de los premios más prestigiosos de Estados Unidos otorgado a las atletas femeninas es indignante. El Consorcio considera que tanto la Asociación Nacional de Atletismo Universitario (National Collegiate Athletic Assocciation, NCAA) como la Universidad de Pensilvania (PENN) son responsables de su continuo fracaso a la hora de brindar a las atletas femeninas la misma competición deportiva justa que a sus homólogos masculinos, socavando así la promesa y el propósito de la Ley federal de derechos civiles en Estados Unidos (Título IX).

Al permitir que esta nominación se mantenga, la NCAA ha renunciado a sus obligaciones de gobernanza de las siguientes maneras:

  1. La NCAA no ha garantizado que las normas de elegibilidad estén actualizadas y se basen en hechos científicos.
  2. La NCAA ha colocado a sabiendas a un atleta transgénero en una situación imposible como símbolo de su fallida política de elegibilidad y ha engañado al público haciéndole creer que la inclusión de alguien con una ventaja competitiva en la categoría femenina representa la justicia social.
  3. La NCAA incumplió su obligación con las atletas femeninas, en virtud del Título IX, de brindarles la misma competición justa que a sus homólogos masculinos.
  4. La NCAA sigue perjudicando a promociones enteras de nadadoras al anunciar una «fase» de tres años para introducir una nueva política de elegibilidad de la NCAA compatible con la FINA, que no habría permitido la elegibilidad de Lia Thomas, transmitiendo así el mensaje de que las nadadoras simplemente van a tener que esperar tres años más para poder competir de forma justa (la plena aplicación de su nueva política está prevista para 2023-24).

Al tratar de promover a una persona que fue admitida indebidamente en las competiciones universitarias de natación femenina en 2021-2022, tanto la NCAA como PENN envían una señal de que ya no honran el principio de igualdad de condiciones para la categoría de atleta femenina. Además, al hacerlo, ambas instituciones dan muestras de una extraordinaria insensibilidad al colocar, una vez más, a este participante transgénero en el punto de mira de la polémica.

Pedimos que tanto la NCAA como PENN demuestren su buen gobierno retirando la nominación de Lia Thomas.

Acerca del Consortium on Female Sport (Consorcio del Deporte Femenino)

El Consorcio del Deporte Femenino es un grupo de campaña internacional que aboga por conservar las categorías deportivas femeninas. Se fundamenta en el principio de que la equidad y la seguridad de las atletas femeninas en el deporte están garantizadas al tener una categoría dedicada a las nacidas mujeres*.

[*Atleta femenina es una competidora biológicamente mujer y que, por tanto, no ha experimentado la pubertad masculina.]

El Consorcio es un colectivo no partidista de defensoras del deporte femenino procedentes todo el espectro político. La pertenencia o asociación al Consorcio no indica en modo alguno la afiliación política con otros miembros respecto a cualquier otro tema de interés político.

Nuestras fundadoras

El Consorcio incluye grupos de campaña de Estados Unidos, Canadá, Francia, España, Nueva Zelanda, Australia, México y el Reino Unido. [La Alianza Contra el Borrado de las Mujeres es fundadora del Consorcio]

Nuestros principios

Sobre el debate – El debate político sobre la elegibilidad en los deportes femeninos, en cualquier nivel (desde el comunitario hasta el de élite) y/o en cualquier jurisdicción, DEBE contar con la participación de las mujeres que abogan por el deporte femenino o que trabajan o participan en él, e incluir una consulta significativa con las atletas del deporte en cuestión.

Sobre los derechos humanos basados en el sexo – La igualdad entre mujeres y hombres es importante en todos los aspectos de la vida, incluido el deporte. De acuerdo con los principios de la Carta Internacional de Derechos Humanos, el propósito de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, artículo 10.g) y los preceptos de la Declaración de la Mujer (artículo 7), las mujeres y las niñas tienen derecho a acceder y participar en el deporte de manera justa, segura y sin discriminación. Negar este derecho es una discriminación por razón de sexo.

Sobre la Carta Olímpica – El Consorcio está de acuerdo con el «Principio Fundamental 6» de la Carta del COI de que no debe haber discriminación contra las atletas por razón de sexo.

Sobre el Marco del COI 2021 – De acuerdo con el principio 6.2.a del Marco del COI, el Consorcio está de acuerdo en que las Federaciones Internacionales deben desarrollar disciplinas, eventos, sistemas de puntuación u otros mecanismos para incluir a todo el mundo, sin dejar de ofrecer una categoría femenina específica basada en el sexo.

International Consortium on Female Sport, 17 de julio de 2022.

 

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad