Petición de For Women Scotland en https://www.crowdjustice.com/

La organización de mujeres For Women Scotland va a llevar a los Tribunales al gobierno escocés, cuya ley de Representación de Género en los Consejos Públicos resignifica la palabra mujer para que incluya a hombres. En dos días el crowdfunding de FWS ha recaudado más de 190.000 libras.

En 2018, el Parlamento escocés aprobó la Ley de Representación de Género en los Consejos Públicos (Escocia), (GRPBA, por sus siglas en inglés), destinada a mejorar la representación de las mujeres en los consejos de administración de las administraciones públicas escocesas. La Ley se introdujo para corregir la histórica infrarrepresentación de las mujeres en estos consejos estableciendo un objetivo para el componente de miembros no ejecutivos con el fin de alcanzar el 50% de representación femenina. La Ley impone obligaciones a las autoridades públicas, a las personas encargadas de los nombramientos y a los ministros escoceses en relación con su papel en la consecución del objetivo de la paridad. La guía legal se publicó el 29 de mayo de 2020.

Originalmente, el Gobierno escocés declaró que su objetivo del 50% se dirigía a quienes son «mujeres o que se identifican como mujeres», pero después de una consulta en 2017 lo limitó a «mujeres». Según el Memorándum Político, «este paso se dio para garantizar que el proyecto de ley refleje la característica protegida del sexo en la Ley de Igualdad de 2010».

Sin embargo, durante la etapa 2 del proceso legislativo, a raíz de las reclamaciones de Scottish Trans Alliance, la definición de «mujer» en el proyecto de ley se modificó de nuevo para incluir a las personas que no han cambiado su sexo legal  «de hombre a mujer» mediante un Certificado de Reconocimiento de Género (GRC), y excluir a algunas personas que siguen siendo mujeres en la ley (aquellos que hacen la transición para vivir como hombres, pero que no tienen un GRC).

El proyecto de directrices amplía la definición de «mujer» y establece algunos ejemplos de lo que se consideraría una «prueba de que la persona vive continuamente como mujer»:

«Esto no requeriría que la persona se vistiera, tuviera un aspecto o se comportara de una manera determinada. Sin embargo, se espera que haya pruebas de que la persona vive continuamente como mujer, como por ejemplo: utilizar siempre pronombres femeninos; utilizar un nombre femenino en documentos oficiales como el permiso de conducir o el pasaporte, o en facturas de servicios públicos o cuentas bancarias; utilizar títulos femeninos; actualizar el marcador de género a femenino en documentos oficiales como el permiso de conducir o el pasaporte; describirse a sí mismo y ser descrito por otros en comunicaciones escritas o de otro tipo como una mujer».

La ley del Parlamento escocés no obliga a que el candidato demuestre que cumple la definición legal de mujer.

For Women Scotland cree que esta ley, que pretendía abordar la infrarrepresentación histórica de las mujeres en los consejos de administración públicos, es fundamentalmente defectuosa y que los ministros escoceses han actuado de forma ilegal y contraviniendo sus obligaciones en virtud de la legislación sobre Igualdad, lo que ha llevado al Parlamento escocés a exceder su competencia legislativa al redefinir el término «mujer».

Nos oponemos a esta redefinición global de la mujer, que se hizo a petición de un grupo de presión, y sin consulta pública ni un control parlamentario adecuado.

La postura de For Women Scotland:

FWS cree que esta ley sienta un peligroso precedente. No es competencia del Parlamento escocés redefinir las características protegidas en una legislación específica ni socavar la ley de igualdad del Reino Unido. Solicitamos una revisión judicial por las siguientes razones:

⇒ El ámbito de la ley de «igualdad de oportunidades» está regulado por la Ley de Igualdad de 2010 y, como tal, está reservado a Westminster.

⇒ El Parlamento escocés ha actuado fuera de su competencia legislativa al confundir las distintas características protegidas de «sexo» y «reasignación de género». La Ley de Igualdad sólo permite tomar medidas para aquellas personas que comparten una característica protegida, no para fusionar diferentes características protegidas.

⇒ La redefinición de «mujer» incluye a personas que pueden autoidentificarse como mujeres, pero que la Ley de Igualdad caracterizaría como hombres. También excluye a las mujeres que se autoidentifican como hombres.

⇒ La redefinición de «mujer» va en contra de la Ley de Igualdad de 2010 y de décadas de legislación antidiscriminatoria.

⇒ La GRPBA es incompatible con la legislación de la UE, que sólo prevé la posibilidad de una «acción positiva» relacionada con el lugar de trabajo en relación con la desigualdad entre los sexos.

⇒ Los ministros escoceses no han evaluado el impacto de la aplicación de la nueva ley en la necesidad de avanzar en la igualdad entre mujeres y hombres, ni han considerado la necesidad de fomentar las buenas prácticas.

⇒ Aunque la reforma de la Ley de Reconocimiento de Género se ha pospuesto indefinidamente, nos preocupa que la GRPBA se haya utilizado para introducir la autodeterminación del sexo legal por la puerta trasera. Creemos que esto ha fomentado usos indebidos similares de la característica protegida del sexo en la legislación que actualmente está avanzando en el Parlamento: el Proyecto de Ley de Servicios Médicos Forenses, que establece el género en lugar del sexo y, por lo tanto, no puede garantizar médicas mujeres para las víctimas de violación, y la posibilidad de que la definición de sexo cambie si se añade al Proyecto de Ley de Delitos de Odio. Además, por supuesto, del próximo censo que propone la autoidentificación del sexo.

⇒ Las implicaciones también se extienden más allá de Escocia, ya que, si se establece que las legislaturas descentralizadas pueden modificar los términos clave de la Ley de Igualdad a través de otros actos legislativos, entonces otros países del Reino Unido podrían seguirla y la Ley de Igualdad podría verse socavada.

La Ley de Igualdad de 2010 establece que «sexo» se refiere a un hombre o a una mujer, y define a la mujer como «una hembra de cualquier edad». Mantener esta definición es clave para mantener los derechos y la protección de las mujeres en la ley.

El Tribunal de Justicia ha admitido que se lleve a cabo la revisión judicial y se fijará una audiencia a su debido tiempo.

Artículo completo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad