El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha mostrado su apoyo a un proyecto de ley que prohibiría a las personas transgénero participar en deportes con categorías diferenciadas por sexo. El proyecto ha sido impulsado por la senadora Claire Chandler, que defiende el derecho de las mujeres y las niñas a competir en deportes separados por sexo.

Morrison fue criticado el martes por activistas “defensores de la igualdad” después de dar su respaldo a la propuesta de la senadora Chandler.

“Yo la apoyo. . . Es un proyecto de ley excelente y la he animado mucho”, dijo Morrison durante una visita a Tasmania, el estado natal de Chandler. “Claire es una firme defensora del deporte femenino y creo que ha hecho bien en plantear estos temas de la forma en que lo ha hecho. Buen trabajo, Claire”.

Chandler, de 31 años, presentó este mes en el Senado un proyecto de ley particular titulado Save Women’s Sports (Salvar el Deporte Femenino), que introduciría cambios en la Ley de Discriminación por Razón de Sexo para «aclarar» que excluir a las personas por su sexo biológico no es discriminatorio.

“El deporte femenino existe para ofrecer competiciones separadas a las mujeres, al reconocer que los hombres tienen numerosas ventajas físicas sobre las mujeres en el ámbito deportivo”, afirmó al presentar el proyecto de ley.

Chandler había criticado a Laurel Hubbard, haltera transgénero de Nueva Zelanda que compitió en la categoría femenina de peso superpesado en los Juegos Olímpicos de Tokio el año pasado. Hubbard, de 43 años, ha sido el primer deportista abiertamente transgénero en competir en unas olimpiadas en una categoría de sexo diferente a la de su nacimiento.

La cuestión ha sido de nuevo objeto de debate después de que Lia Thomas haya batido numerosos récords durante el Campeonato de Natación de la Ivy League en la Universidad de Harvard el jueves. Thomas, de 22 años, estudiante de la Universidad de Pensilvania, comenzó su transición en 2019 y se ha sometido a una terapia de reemplazo hormonal.

Chandler también declaró que se alegraba de que el primer ministro haya apoyado su proyecto de ley, que dijo daría a «las mujeres y las niñas el derecho a practicar deporte con categorías separadas por sexo«.

[…] Una serie de activistas “defensores de la igualdad” han exigido que el proyecto de ley sea condenado en el Parlamento. Anna Brown, directora ejecutiva del grupo pro-derechos LGTBQ+ Equality Australia, lo calificó de «cruel» y «divisorio», alegando que «el deporte debería ser para todos».

Articulo original
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad