Un atleta transgénero, a quien recientemente se le permitió competir en eventos deportivos femeninos, se medirá esta semana contra algunas de las ciclistas más importantes de Gran Bretaña. Emily Bridges, de 21 años, participará en  el Campeonato Nacional Omnium, que se celebrará en el Derby Arena, junto a la cinco veces campeona olímpica, Dame Laura Kenny.

El mes pasado, Bridges, quien comenzó la terapia hormonal el año pasado, ganó la carrera de puntos en los campeonatos masculinos universitarios en Glasgow. Ahora puede cumplir con los requisitos de British Cycling de haber tenido niveles de testosterona por debajo de 5 nanomoles por litro durante un período de 12 meses.

Antes de comenzar su transición, Bridges estableció un récord nacional juvenil masculino en 25 millas y fue seleccionado en 2019 para la academia senior de British Cycling, el camino para los aspirantes olímpicos.

El récord de 47 min 27 s establecido por Bridges fue más de 2 minutos más rápido que el récord senior femenino de más de 25 millas de 49 min 28 s, que ostentaba Hayley Simmonds.

Bridges le dijo recientemente a Cycling Weekly que siempre había esperado poder competir contra mujeres. “Siempre fue el plan”, dijo. “Después de comenzar la terapia hormonal, no quería correr en la categoría masculina más de lo necesario. Apesta correr como un hombre cuando no lo eres (sic). Rápidamente me di cuenta de que esa era la categoría equivocada para mí”.

Si alguien ha pasado por la pubertad masculina, eso no es reversible, afirma Fiona McAnena, directora de campaña deportiva de Fair Play For Women.

British Cycling actualizó su política sobre la inclusión de personas transgénero en enero después de una «amplia consulta», aunque admitió que se requiere más investigación científica sobre el tema.

En septiembre, el Grupo de Igualdad del Consejo de Deportes elaboró una guía para el deporte que establece que «es poco probable que la supresión de testosterona garantice la equidad entre las mujeres transgénero y las mujeres en los deportes en los que  importa el sexo».

[A propósito de este nuevo caso de intrusismo, la nadadora olímpica Sharron Davies ha declarado: «El ángulo Q de la cadera respecto a las rodillas en el ciclismo es un gran beneficio para los hombres. La pubertad masculina permanece»]
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad