Comparte esto:

La diputada del Partido Nacional Escocés, Joanna Cherry, ha desafiado a Nicola Sturgeon, primera ministra de Escocia y a la parlamentaria conservadora, Ruth Davidson, a un debate público sobre la reforma de la Ley de Reconocimiento de Género (GRA) después de que ambas se negaran a definir qué es una mujer.

La primera ministra, que el año pasado se describió a sí misma como “feminista hasta la punta de los dedos”, recibió numerosas críticas esta semana después de declarar que definir qué es una mujer “simplificaría demasiado” el debate sobre los derechos de las personas transgénero y podría dañar a las personas trans.

Por su parte,  la ex líder del Partido Conservador, Ruth Davidson, fue criticada por esquivar el asunto diciendo que ese tipo de preguntas «para pillarte» no ayudan y que hay «demasiado calor» en el debate. Ahora, la diputada del Partido Nacional Escocés , Cherry, que está en contra de la autoidentificación del sexo legal, les ha pedido que debatan sobre el tema con ella en público.

El proyecto de Ley de Reforma del Reconocimiento de Género de Escocia se presentó a principios de este año, y pretende reducir el tiempo para que una persona obtenga el cambio de sexo legal de dos años a tres meses, con un «período de reflexión» adicional de tres meses antes de que puedan recibir un Certificado de Reconocimiento de Género [que es en realidad un cambio del sexo en el Registro]. El proyecto también quiere rebajar la edad para obtener el Certificado de 18 a 16 años.

En su columna para The National el pasado 6 de mayo, Cherry afirma que la mayoría de los parlamentarios son «reticentes a abordar los detalles del debate» por temor a ser tildados de «transfóbicos». Pero después de que la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos (EHRC, por sus siglas en inglés) expusiera los problemas que la autoidentificación podría plantear para los derechos de las mujeres, Cherry sostiene que es hora de que se aborden estas preocupaciones “bien fundadas”.

De hecho, no hay nada ‘transfóbico’ en definir qué es una mujer. Joanna Cherry

«La Ley de Igualdad aprobada por un Gobierno Laborista y respaldada por el Partido Nacional Escocés define a una mujer como una hembra de cualquier edad. ¿Es eso transfóbico? No se pueden defender los derechos de las mujeres si no se puede definir qué es una mujer. Asimismo, no se puede legislar por los derechos trans si no se está preparado para definir qué es una persona trans. Y las reformas a la Ley de Reforma del Reconocimiento de Género no lo hacen», señala Cherry.

La Comisión de Igualdad y Derechos Humanos ha expuesto con cierto detalle los problemas que la autoidentificación podría plantear para los derechos de las mujeres en los campos de la justicia penal, los espacios de un solo sexo, el deporte y la recopilación estadística de datos. Ahora es responsabilidad de los parlamentarios abordar las preocupaciones bien fundadas de esa Comisión

“La mayoría de nuestros diputados actuales parecen reacios a abordar los detalles de este debate. Les preocupa ser calificados de ‘transfóbicos’, perder sus puestos y recibir amenazas violentas. Según mi experiencia personal, tienen razón en estar preocupados. Sin embargo, mi experiencia personal también muestra que es posible sobrevivir a tales ataques y seguir defendiendo lo que crees que es correcto.

“Por tanto, resume Cherry, este es mi desafío para Nicola Sturgeon y Ruth Davidson: Debatiré estos temas en público. Dadme la fecha y el lugar y estaré allí”.

La política de la autoidentificación del sexo legal, denuncia la parlamentaria escocesa, “no estaba en el manifiesto del Partido y por tanto, nuestra conferencia nunca la votó”.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad