Comparte esto:

Los registros médicos de todos los niños que hayan sido tratados por disforia de género en la última década serán examinados en un esfuerzo por averiguar si los servicios del NHS, la sanidad pública británica, están perjudicando a los adolescentes vulnerables.

El secretario de Sanidad, Sajid Javid, iniciará el proceso de cambio de la ley para permitir a los investigadores estudiar los datos de unas 9.000 personas para averiguar si han sufrido problemas de salud como consecuencia de estos tratamientos. En la actualidad, esto no está permitido por las leyes de confidencialidad médica y las normas sgún las cuales los pacientes reciben un nuevo número del NHS cuando cambian legalmente de sexo.

Es probable que este cambio normativo provoque el nerviosismo de algunas personas transgénero, ya que se ha acusado a los ministros de utilizar el asunto para obtener beneficios políticos. Sin embargo, las fuentes insisten en que los ministros no verán los datos, que serán procesados de forma segura por los expertos.

The Times reveló en abril que Javid estaba cada vez más preocupado por el hecho de que el NHS estuviera administrando erróneamente tratamientos hormonales a niños vulnerables.

Se entiende que piensa que el sistema está «fallando a los niños» y ha comparado las sensibilidades políticas sobre la disforia de género con el miedo de los funcionarios a ser tachados de racistas si investigan los abusos de los hombres de origen pakistaní en Rotherham.

Las clínicas de Londres, Leeds y Bristol, gestionadas por el Tavistock & Portman NHS Foundation Trust, son los únicos servicios especializados de Inglaterra para niños y jóvenes que se identifican como transgénero. Los críticos han acusado a la fundación de apresurar a los niños para que reciban un tratamiento que les altere la vida y de estar demasiado dispuestos a administrar bloqueadores de la pubertad a los jóvenes adolescentes. Las clínicas insisten en que el tratamiento es eficaz.

El secretario de Sanidad quiere que se realice un estudio más sólido sobre si el tratamiento mejora la vida de los niños o conduce a problemas o arrepentimientos posteriores.

Hoy se presentarán las enmiendas para modificar la Ley de Reconocimiento de Género de 2004. El cambio, que se espera que tarde un mes en convertirse en ley, permitirá que se estudien los registros de todos quienes completaron la terapia entre 2009 y 2020 mediante una revisión ya existente del tratamiento del NHS de la disforia de género que está siendo dirigida por Hilary Cass, una consultora experta en discapacidad pediátrica.

Una fuente de Sanidad dijo: «Es absolutamente correcto que los datos relevantes se pongan a disposición de la Dra. Cass como parte de su revisión independiente. Ayudará a desarrollar una base de pruebas clínicas líder en el mundo para informar mejor sobre la planificación de estos servicios y comprender mejor si el tratamiento que se proporciona está funcionando». La fuente dijo que «en última instancia, eso beneficiará a todos, en particular a los niños que puedan estar cuestionándose su identidad de género».

Se supone que la clínica Tavistock apoyará el uso de estos datos para producir pruebas más sólidas para los tratamientos.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad