Comparte esto:

Los tuits de la candidata del Partido Liberal y cofundadora de la organización Save Women´s Sport, Katherine Deves, denunciando que los menores están siendo esterilizados y mutilados, han levantado una gran polémica en Australia. Deves ha eliminado sus tuits, pero Stassja Frei, fundadora de Biological Reality Coalition, que defiende los derechos de las mujeres basados en el sexo, cree que el tiempo dará la razón a Deves.

Estoy de acuerdo con la candidata liberal de Warringah, Katherine Deves. Estamos esterilizando y mutilando quirúrgicamente a niños.

He visto innumerables videos de cirugías de ‘afirmación de género’ que salieron mal, incluidas víctimas que desarrollan fístulas (el término médico para ‘agujero’) entre el colon y la vagina construida quirúrgicamente … He visto a un hombre trans (una mujer que se había sometido a una cirugía de faloplastia) hablar sobre la necesidad de una liposucción en su pene recién construido porque tenía el grosor de una lata de coca cola. He visto a víctimas de estas cirugías hablar de infecciones renales debido a la incapacidad de orinar por completo, puntos abiertos, bolsas de colostomía, catéteres, pérdida de la función sexual, arrepentimiento y remordimiento.

Este es el tipo de cirugías que los Verdes quieren que los contribuyentes financien. ¿Los Verdes también nos harán financiar innumerables cirugías correctivas y años de psicoterapia para aquellos que se arrepientan de la decisión? ¿Estarán disponibles para menores estas cirugías ‘salvavidas’? ¿Y qué tipo de evaluación psicológica se implementará para garantizar que el paciente esté tomando la decisión correcta?

También está la cuestión de cómo definimos la cirugía de «afirmación de género». En Estados Unidos ahora hay cirujanos que ofrecen procedimientos ‘no binarios’ y de ‘anulación de género’. El primero se puede realizar en hombres quitando los testículos e invirtiendo el escroto para crear una neovagina mientras se deja el pene intacto. La anulación es la eliminación de todo para crear una apariencia de muñeca Barbie. ¿Dónde pone Adam Bandt [líder de los Verdes australianos] el límite para modificaciones corporales tan extrañas e insensatas?

Todavía no tenemos ningún destransicionador australiano dispuesto a hablar públicamente sobre su arrepentimiento, pero existen. La joven Keira Bell, de Reino Unido, es la más famosa , ya que llevó a los tribunales a la clínica de género para menores de Londres por su tratamiento médico. Le recetaron bloqueadores de la pubertad cuando era adolescente, seguidos de testosterona masculina, y se sometió a una mastectomía doble a los 20 años. Luego aceptó el hecho de que es lesbiana, no un hombre trans, y denunció el escaso nivel de atención psicológica que se le brindó para tomar esas decisiones irreversibles.

Las clínicas de género australianas siguen el mismo protocolo de tratamiento que Londres. El mantra es ‘reafirmar el género’ y adultos con títulos médicos están acordando con los niños y adolescentes que, de hecho, nacieron en el cuerpo equivocado y requieren intervenciones médicas para cambiar sus cuerpos.

Cualquier rechazo o exploración de la angustia de género de un niño se considera ‘terapia de conversión de identidad de género’ y se compara con las prácticas bárbaras infligidas a gays y lesbianas en el pasado. El Estado de Victoria ha criminalizado, efectivamente, cualquier tratamiento que no sea la  ‘reafirmación’.

Los bloqueadores de la pubertad no están exentos de riesgos. El efecto secundario más debilitante es la reducción de la densidad ósea. Un caso muy publicitado en Suecia es el de una niña de 11 años que ha desarrollado dolor de espalda crónico por el uso prolongado de bloqueadores de la pubertad; se le ha diagnosticado osteopenia, la etapa temprana de la osteoporosis.

Otra complicación conocida para las transiciones de hombre a mujer es que los bloqueadores de la pubertad también bloquean el crecimiento puberal normal de los genitales masculinos. Este tema se hizo famoso por la estrella de telerrealidad, Jazz Jennings . Después de un curso de bloqueadores de la pubertad a partir de los 11 años, seguido de hormonas cruzadas, llegó el momento de la cirugía de «confirmación de género» de Jazz. Los cirujanos descubrieron que no había suficiente tejido del pene para trabajar debido al retraso en el crecimiento, pero siguieron adelante de todos modos. Después de la cirugía inicial, los puntos se abrieron y requirieron una intervención de emergencia. No contento con la apariencia externa, Jazz se sometió a una tercera cirugía ‘estética’ y finalmente estaba ‘súper feliz con los resultados’. Jazz ha confesado que nunca ha experimentado un orgasmo.

Así pues, cuando Katherine Deves, candidata del Partido Liberal y cofundadora de Save Women’s Sport, tuiteó que los niños están siendo ‘mutilados y esterilizados quirúrgicamente’, tenía razón. Estamos preparando a estos niños para una vida de complicaciones de salud, disfunción sexual y profundo arrepentimiento. Es un escándalo médico en ciernes y el tiempo reivindicará a Deves.

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad