El informe independiente solicitado por el Servicio Nacional de Salud (NHS) sobre el tratamiento a menores y jóvenes con disforia o incongruencia de género presentó en febrero un primer documento de avance. En él se señala que no ha habido una recolección de datos consistente y rutinaria, lo que significa que no es posible rastrear con precisión los resultados; que el enfoque clínico y el diseño general del servicio no han estado sujetos a algunos de los controles de calidad habituales o que la revisión no puede brindar asesoramiento sobre el uso de tratamientos hormonales debido a lagunas en la recogida de datos. En resumen: mala praxis.

En los últimos años se ha producido un aumento significativo en el número de derivaciones al Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género, y esto se ha producido en un momento en que el servicio ha pasado de un modelo psicosocial y psicoterapéutico a uno que también prescribe intervenciones médicas con hormonas. Esto ha contribuido al creciente interés en cómo el NHS debe evaluar, diagnosticar y cuidar de manera más adecuada a los niños y jóvenes que presentan incongruencia de género y problemas de identidad de género.

En este contexto, NHS England y NHS Improvement’s Quality and Innovation Committee han pedido a la Dra. Hilary Cass que presida una revisión independiente y haga recomendaciones sobre cómo mejorar los servicios para niños y jóvenes que experimentan problemas con su identidad de género o incongruencia de género y garantizar que se contratan los mejores modelos para servicios seguros y eficaces.

En febrero de 2022, la revisión independiente presentó un informe provisional al NHS de Inglaterra, que resume el trabajo hasta la fecha, lo que se ha aprendido hasta ahora y el enfoque a seguir.

Contexto
  • El rápido aumento en el número de niños que requieren apoyo y la compleja combinación de casos significa que el modelo clínico actual, con un único proveedor nacional, no es sostenible a largo plazo.
  •  Necesitamos saber más sobre la población referida y los resultados. No ha habido una recolección de datos consistente y rutinaria, lo que significa que no es posible rastrear con precisión los resultados y caminos que los niños y jóvenes toman a través del servicio.
  •  Existe una falta de consenso y discusión abierta sobre la naturaleza de la disforia de género y, por lo tanto, sobre la respuesta clínica adecuada.
  •  Debido a que el servicio de especialistas ha evolucionado rápida y orgánicamente en respuesta a la demanda, el enfoque clínico y el diseño general del servicio no han estado sujetos a algunos de los controles de calidad habituales que normalmente se aplican cuando se introducen tratamientos nuevos o innovadores.

Menores y jóvenes remitidos al Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género. 2010-2021

 

En los últimos años, ha habido un cambio significativo en el número de casos de niños y jóvenes remitidos al Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género. De unas 50 derivaciones al año en 2009, se produjo un fuerte aumento a partir de 2014-15, y en octubre de 2020
había 2.500 niños y jóvenes derivados y otros 4.600 en lista de espera.

Este aumento de las derivaciones se ha visto acompañado de un cambio en el perfil de los casos, que han pasado de ser predominantemente chicos que presentan incongruencia de género desde una edad temprana, a chicas que presentan una incongruencia de género más tardía, en la adolescencia.

Además, aproximadamente un tercio de los niños y y jóvenes remitidos al Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género tienen autismo u otros tipos de neurodiversidad. Existe también una sobrerrepresentación porcentual (en comparación con el porcentaje nacional) de niños bajo custodia

Avanzar
  • Los niños y jóvenes con incongruencia de género o disforia deben recibir los mismos estándares de atención clínica, evaluación y tratamiento que cualquier otro niño o joven que acceda a los servicios de salud.
  • El cuidado de este grupo de niños y jóvenes es asunto de todos. Nuestro trabajo inicial indica que los médicos de todos los niveles sienten que tienen las habilidades transferibles y el compromiso para apoyar a estos niños y jóvenes, pero es necesario que haya acuerdo y orientación sobre el proceso de evaluación clínica adecuado que debe llevarse a cabo a nivel primario, secundario y terciario. , respaldado por mejores datos y pruebas.
  • Abordar los desafíos requerirá la transformación del servicio, con apoyo ofrecido en diferentes niveles del servicio de salud.
  • El programa de investigación de The Review no solo construirá la base de evidencia en el Reino Unido, sino que también contribuirá a la base de evidencia global, lo que significa que los jóvenes, sus familias, cuidadores y los médicos que los apoyan pueden tomar decisiones más informadas sobre el camino correcto para ellos.

Se necesita un modelo de servicio fundamentalmente diferente que esté más en línea con otras disposiciones pediátricas, para brindar una atención oportuna y adecuada a los niños y jóvenes que necesitan apoyo en torno a su identidad de género. Esto debe incluir apoyo para cualquier otra presentación clínica que puedan tener.

Es fundamental que estos niños y jóvenes puedan acceder al mismo nivel de apoyo psicológico y social que cualquier otro niño o joven en apuros, desde su primer encuentro con el NHS y en todos los niveles del servicio.

El equipo de revisión trabajará con el NHS de Inglaterra, los proveedores y la comunidad más amplia de partes interesadas para definir mejor el modelo de servicio y las implicaciones para la fuerza laboral.

En esta etapa, la revisión no puede brindar asesoramiento sobre el uso de tratamientos hormonales debido a lagunas en la recogida de datos. Se desarrollarán recomendaciones a medida que avance nuestro programa de investigación.

Informe
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad