En Escocia, a los niños de cuatro y cinco años se les enseña ahora que algunos corderos gruñen. Este mensaje fue entregado en Brenda is a Sheep, del galardonado autor Morag Hood , un libro brillantemente ilustrado que se entrega a los escolares de Primaria Uno por cortesía de Scottish Book Trust, y convenientemente a tiempo para la Semana de Visibilidad Transgénero.

La historia se centra en Brenda, una loba que se identifica como oveja. Con pelaje gris y dientes puntiagudos, Brenda tiene algunos problemas para encajar. Se invita a los lectores a preguntarse si Brenda podría tener motivos nefastos para querer entrar en el redil de ovejas, particularmente cuando comienza a perfeccionar su receta de salsa de menta.

Descrita por los editores Pan MacMillan como una ‘historia traviesa e hilarante sobre ser aceptada’, al final del libro Brenda es bienvenida a la cálida y lanuda comunidad ovina y todos viven felices para siempre.

El motivo político es tan claro como las garras de la abuela de Caperucita Roja.

Es un libro sobre cómo está mal sospechar de los hombres que se identifican como mujeres transgénero y exigen acceso a espacios de mujeres. El libro enseña a los niños a no confiar en sus instintos, ni a cuestionar los motivos que las personas pueden tener para fingir ser algo que claramente no son.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad