Imagen: la madre y el padre de la adolescente que está bajo tutela del Estado 

El tribunal estatal de menores de Australia ha dictado orden de protección de una menor y ha acusado a sus padres de abusivos y potencialmente perjudiciales por no haber apoyado el tratamiento con testosterona para su hija de 15 años. La policía sacó a la niña del domicilio familiar cuando ésta amenazó con el suicidio.

Los padres han declarado que sabían que su hija se había sentido deprimida y que necesitaba ayuda, pero que querían que un psicólogo independiente considerara todas las posibles causas subyacentes, no sólo la disconformidad con el género, y que se estudiaran otras opciones no invasivas e irreversibles de tratamiento.

Según la madre, a los 13 años la niña, que había perdido a sus amigos tras cambiarse de domicilio, carecía de habilidades sociales, sufría de ansiedad por su imagen corporal, y había pasado momentos difíciles con el inicio de la pubertad.

Los abogados que representan a la adolescente han solicitado que se apruebe el inicio del tratamiento con testosterona.

Artículo completo
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad