La secretaria escocesa de Justicia Social, Shona Robison, dice que no hay pruebas de que los depredadores sexuales hayan tenido que fingir para agredir a mujeres

JK ROWLING se ha pronunciado en contra del proyecto de ley de reforma del reconocimiento de género en Escocia afirmando que «perjudicará a las mujeres más vulnerables de la sociedad: las que buscan ayuda tras una violación y las mujeres encarceladas».

Los comentarios de Rowling se produjeron después de que la secretaria de Justicia Social, Shona Robison, hablara en Holyrood [el Parlamento escocés] a principios de esta semana sobre el proyecto de ley que permitirá a los hombres cambiar su sexo legal simplemente por afirmación. Robinson sostuvo que no hay evidencia de que los hombres agresores hayan «tenido que fingir » para llevar a cabo conductas abusivas y depredadoras”.

La autora y periodista, Susan Dalgety, escribió un artículo periodístico sobre sus propias experiencias de abuso en la infancia y dijo que se vio movida a hacerlo después de escuchar la «burda declaración» de la Sra. Robison.

Rowling comentó que el artículo de Susan Dalgety era una «respuesta descarnada, sincera y valiente» a la «asombrosa afirmación» de la Sra. Robison.

Agregó: «La ley que Nicola Sturgeon está tratando de aprobar en Escocia dañará a las mujeres más vulnerables de la sociedad: aquellas que buscan ayuda después de una violación y las mujeres encarceladas. Las estadísticas muestran que las mujeres encarceladas, con frecuencia, ya han sufrido abusos anteriormente

En su artículo, Susan Dalgety denunciaba que el proyecto del gobierno escocés para reformar la ley de reconocimiento de género será usada en su beneficio por depredadores como el pederasta que la violó durante un año, una o dos veces a la semana, cuando tenía 11 años.

Denunciaba Dalgety:

«Robison pronunció estas palabras en el primer aniversario del asesinato de Sarah Everard. Una joven asesinada por un hombre depredador y abusivo con uniforme de policía, que pretendía arrestarla antes de matarla.

Robinson dijo estas palabras a las mujeres y niñas de Escocia, muchas de las cuales saben muy bien que los depredadores sexuales se esconden a plena vista, como lo hizo el mío. Que a lo largo de la historia, los hombres abusadores han usado sus posiciones de poder, sus uniformes, su posición en la sociedad para esconder lo que son.

Hoy, hay chicas jóvenes que, anoche, habrán soportado abusos a manos de un hombre maltratador disfrazado de amigo de la familia, de padrastro…

No tengo idea de por qué Shona Robison y su amiga cercana y jefa, Nicola Sturgeon [Primera ministra de Escocia] , se niegan a creer a las mujeres cuando decimos que tememos las consecuencias de una ley que redefine lo que significa ser mujer.

No tengo idea de por qué los activistas trans y sus aliados nos llaman fanáticas, transfóbicas, cómplices de la derecha, cuando todo lo que estamos haciendo es señalar, como hizo recientemente la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos, que el proyecto de ley afectará los derechos de las mujeres.

Lo que sí sé es que el jueves, dos de las mujeres más poderosas de Escocia traicionaron a todas las demás mujeres y niñas del país. Las 2,7 millones de nosotras.

…sigo siendo esa niña asustada, aterrorizada por el hombre depredador que finge ser mi amigo. El jueves, Shona Robison me rompió el corazón. Pero no romperá nuestro espíritu».

Artículo original
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad