Imagen The Times

Documentos recientemente publicados demuestran que, ya en enero de 2017, los funcionarios del NHS Greater Glasgow y Clyde (Escocia) admitieron que no se conocían los impactos a largo plazo de las hormonas conocidas como bloqueadores de la pubertad, pero que podrían afectar a la densidad ósea y al retraso en el crecimiento. A pesar de esto, un folleto publicado por la junta de salud hasta el año pasado afirmaba que tomar bloqueadores se consideraba “totalmente reversible”.

El folleto fue retirado en junio cuando una madre se quejó de que no explicaba completamente los riesgos. En mayo de 2020, el  NHS Inglaterra decidió actualizar la guía para reflejar las preocupaciones sobre los efectos a largo plazo de los bloqueadores.

NHS Greater Glasgow and Clyde, que administra Sandyford, la clínica nacional de identidad de género, declaró que tales riesgos siempre se habían explicado en las consultas de los pacientes. Sin embargo, el grupo de campaña For Women Scotland dijo que el hecho de no destacarlas en la literatura oficial debería ser «un escándalo nacional»…

A pesar de la evidencia de efectos secundarios graves y la escasez de evidencia sobre los impactos a largo plazo del retraso en el crecimiento de la pubertad, las clínicas han sostenido que los bloqueadores eran seguros y completamente reversibles. El gobierno escocés debería poner fin a estos experimentos ahora (For Women Scotland).

Los archivos publicados por el gobierno … revelan que, en marzo del año pasado, los funcionarios públicos que actuaban en nombre de la secretaria de Salud, Jeane Freeman, solicitaron evidencias de los efectos secundarios y los riesgos a largo plazo de los bloqueadores de la pubertad, y si los pacientes estaban recibiendo «información específica».

En un intercambio de correos electrónicos, un funcionario de salud de Glasgow admitió que se desconocía el efecto de los bloqueadores sobre la densidad ósea. «También existen incertidumbres con respecto al efecto de la supresión de la pubertad sobre el crecimiento y la altura adulta, el problema psicosocial de la pubertad retrasada y los posibles efectos sobre el desarrollo cerebral», afirmó el funcionario, señalando un estudio de enero de 2017 que probó los efectos de las drogas en animales.

… Así mismo, se informó a los funcionarios de que “no existe una edad mínima para considerar esta intervención”, y que las mujeres entran en la pubertad a los ocho años y los niños a los nueve.

Para For Women Scotland, «la juventud extrema de los niños considerados para estos tratamientos, como se revela en estos documentos, debería preocupar a cualquiera que entienda el desarrollo infantil».

La madre que denunció a Sandyford por su folleto afirmó: “La clínica no mencionó ningún efecto secundario potencial sobre la densidad ósea, la altura o el desarrollo cerebral en su folleto para los jóvenes antes de publicarlo en línea el verano pasado. Ahora está claro que estaban al tanto de estos problemas potenciales ya en 2017, engañando a niños como mi hija al afirmar: ‘Se considera que los efectos de los bloqueadores de la pubertad son completamente reversibles’ […]

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad