Comparte esto:

Una nueva guía publicada por la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos de Reino Unido recuerda que la Ley de Igualdad permite segregar espacios por sexo cuando sea un medio proporcionado para conseguir un fin legítimo. Por tanto, los transfemeninos pueden ser legalmente excluidos de vestuarios, refugios o salas hospitalarias de mujeres.

La Comisión opera bajo el mandato del Parlamento para proteger y defender los derechos humanos.

Las directrices están dirigidas a proveedores de servicios (cualquiera que proporcione bienes, instalaciones o servicios al público) que buscan establecer y operar un servicio separado o de un solo sexo.

Estos servicios pueden incluir pero no se limitan a:

  • baños separados o de un solo sexo
  • refugios para víctimas de violencia machista
  • vestuarios separados o de un solo sexo
  • salas de hospital

La organización Sex Matters resume así los contenidos de la guía:

1) Aclara que el «sexo» (como se entiende en la Ley de Igualdad de 2010) es binario y que el sexo legal de una persona es su sexo biológico como consta en su partida de nacimiento.

2) Afirma que el “certificado de reconocimiento de género” no es relevante para la toma de decisiones sobre el acceso a servicios separados por sexo.

3) La Ley de Igualdad permite la provisión de servicios separados o de un solo sexo en ciertas circunstancias bajo ‘excepciones’ relacionadas con el sexo.

Para establecer un servicio separado o de un solo sexo, debe demostrar que cumple al menos una de una serie de condiciones legales (establecidas en esta sección de la guía) y que limitar el servicio en función del sexo es un medio proporcionado de conseguir un fin legítimo . Por ejemplo, un objetivo legítimo podría ser por razones de privacidad, decencia, para prevenir traumas o para garantizar la salud y la seguridad.

4) Vuelve a la Ley de Igualdad y abandona el lenguaje poco útil del Código de buenas prácticas, como «circunstancias excepcionales» y evaluación individual «caso por caso».

5) Da muchos ejemplos en los que sería legal excluir a todos los transfemeninos (es decir, a los hombres biológicos que se identifican como mujeres) del uso de un servicio para mujeres, como el asesoramiento en caso de violación, los refugios para mujeres, las clases de gimnasia, los vestuarios comunes de un gimnasio y los aseos para hombres y mujeres.

6) Las directrices recomiendan que los proveedores de servicios tengan políticas claras, accesibles para todo el mundo, de modo que todos los usuarios sepan a qué atenerse.

7) Reconoce que las personas que desean servicios para un solo sexo por razones de privacidad, dignidad, seguridad o trauma tienen necesidades legítimas. No las tilda de intolerantes o tránsfobas, ni las acusa de ignorancia o fanatismo.

¿Y ahora qué? Las organizaciones deben prestar atención a estas nuevas directrices y revisar sus políticas.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad