La polémica en el seno del fe­minismoha acabado de estallar con la presentación del anteproyecto de ley de Libertad Sexual y en puertas del 8-M. El enfren­tamiento se ha ido larvando en los últimos meses entre el fe­minismo clásico y los colectivos que defienden el derecho de las mujeres trans a la identidad y la autodeterminación de género. El debate es complejo, muy enco­nado, y ayer feministas agrupadas en la Alianza contra el Borrado de las Mujeres denunciaron que la ley presentada por Irene Monteroes utilizada para introducir “en el ordenamiento jurí­dico conceptos que ponen en peligro a las mujeres”.

¿Qué significa esto?

Desde el feminismo de la igualdad se indica que el género es una cate­goría sociocultural por la que se establecen roles en función del sexo sobre los que el patriarcado asienta la subordinación de las mujeres.

La lucha por la igualdad significa por lo tanto abolir estos roles de subordinación impuestos por el hecho de haber nacido con el sexo mujer. Si, por el contrario y tal como defienden los colectivos más cercanos a la teoría queer , se defiende la identidad de género como un derecho –que cada cual pueda decidir libremente si se define como hombre o como mujer– el principio de la lucha feminista se debilita. Por ello, ayer alzaron la voz en contra de la inclusión en el an­teproyecto de varias referencias a la “identidad de género”, y se subraya que su inclusión en un texto legal “atenta gravemente contra los derechos de las ­mujeres”. […]

Artículo completo
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad