La sociedad estudiantil feminista Women Talk Back!  de la Universidad de Bristol ha sido sancionada y obligada a admitir en sus reuniones a cualquiera que se identifique como mujer. La presidente de la Sociedad, Raquel Rosario Sánchez, que defendió la libertad de reunión de las feministas, ha sido obligada a abandonar su cargo. Contraviniendo la ley de Reino Unido, la Universidad ha redefinido el concepto «mujer» y protegido a los varones que quieren invadir los espacios de las mujeres. A través de una carta, Women Talk Back! ha pedido amparo al ministro de Educación.

Estimado señor Williamson,

Somos Women Talk Back! una sociedad estudiantil de la Universidad de Bristol que celebra reuniones de concienciación solo para mujeres en las que participamos en discusiones y debates animados, mientras centramos nuestras experiencias como mujeres que viven bajo el patriarcado. Estamos abiertas a todas las mujeres, independientemente de su estatus de estudiante, edad, ingresos o historial […]

El tema de la violencia masculina y su impacto en mujeres y niñas, se discute en todas nuestras reuniones. Nuestras asociadas han enfatizado lo importante que es que protejamos sus derechos a la privacidad, la seguridad y la dignidad cuando hablamos de asuntos tan delicados.

Damos la bienvenida al hecho de que hay cientos de sociedades estudiantiles abiertas a todos… pero con orgullo damos prioridad a las vidas y experiencias de las mujeres en la nuestra. Tras nuestra afiliación y siendo la piedra angular de nuestra sociedad estudiantil nuestro estatus exclusivo de mujeres, la Universidad de Bristol cambió sus estatutos para modificar su definición de ‘mujeres’ para que signifique:

 «Todos los que se autodefinen como mujeres, incluidos (si lo desean) aquellos con identidades de género complejas que incluyen ‘mujer’, y aquellos que experimentan la opresión como mujeres». 

Esta definición no está de acuerdo con la ley del Reino Unido. Además, no existe una definición de la palabra ‘hombres’ en los estatutos de la Universidad de Bristol. 

En la noche del 1 de marzo de 2020, Women Talk Back! celebró una reunión de sensibilización titulada ‘ Límites y feminismo’ … Un par de estudiantes activistas trans, incluida una persona trans que se identifica a sí misma como mujer, asistieron a la sesión. Toda la información sobre nuestra sociedad establece claramente que nuestras reuniones de concienciación son solo para mujeres (a diferencia de nuestros eventos más grandes que están abiertos a todos). El estudiante activista dijo ser consciente de que Women Talk Back! opera amparada bajo las exenciones para un solo sexo de la Ley de Igualdad de 2010, pero dijeron que pensaban que al presentarse en persona y «ser amables» con nosotras, podrían eludir nuestros límites.

Reconocimos a estos estudiantes activistas trans por haber atacado algunos de nuestros eventos y por haber protestado contra eventos feministas organizados por otras sociedades estudiantiles, incluyendo una vez que tuvieron que ser desalojados por la seguridad (pagada por las propias estudiantes) después de intentar reventar la reunión.

La presidenta de nuestra sociedad estudiantil reiteró que estamos usando la ley para realizar nuestras reuniones solo para mujeres y que los hombres no pueden unirse a la reunión.

La Unión de Estudiantes de la Universidad  de Bristol abrió una investigación y Women Talk Back! proporcionó tres declaraciones de mujeres (aparte del relato separado de nuestra presidenta) que estuvieron presentes esa noche en las que detallamos la naturaleza intimidante de este incidente y cómo nos sentimos amenazadas de ser forzadas a debilitar nuestros límites por temor a represalias por parte de estudiantes activistas trans. El resultado de esta investigación fue que la Unión de Estudiantes de Bristol sancionó a nuestra sociedad estudiantil y prohibió a nuestra presidenta ocupar puestos de liderazgo. La Unión de Estudiantes ordenó:

  • Capacitación obligatoria en diversidad para que aceptemos a los hombres en nuestro espacio exclusivo para mujeres.

  • Nuestra Presidenta debe renunciar a su cargo y no puede postularse como miembro del comité en el comité de ninguna otra sociedad durante dos años.

  • El grupo no puede ser solo para mujeres, y debemos dejar en claro en nuestras  redes sociales y nuestra página en el sitio web de la Unión de Estudiantes que nuestro grupo está ‘abierto a todos’

Como sociedad estudiantil, hemos defendido el derecho de las mujeres a la libertad de expresión, la libertad de reunión y la defensa de las exenciones para un solo sexo en la Ley de Igualdad de 2010. Como resultado de eso, hemos sido castigadas. Deseamos que la Universidad de Bristol respete nuestros derechos, como mujeres, pero evidentemente no es el caso. Nos preocupa profundamente el mensaje que esta situación envía al público.

Queremos dejar en claro, especialmente a las mujeres jóvenes y potencialmente impresionables que podrían sentirse intimidadas por la perspectiva de la presión de grupo, que las mujeres tienen derecho a decir «no» y rechazar los avances de cualquier hombre que las haga sentir intimidadas o amenazadas, lo cual son sentimientos que todas sentimos esa noche. También queremos enfatizar que ninguna cantidad de manipulación emocional, chantaje o coerción institucional justifica la erosión de los límites de las mujeres a nuestro alrededor y sin nuestro consentimiento.

La Universidad de Bristol y la Unión de Estudiantes de la Universidad de Bristol han creado un clima institucional en el que los estudiantes varones se sienten con derecho a entrar a la fuerza en espacios de mujeres donde no se les permite. Y buscar castigos y sanciones contra las estudiantes que reafirman sus límites.

Nuestra presidenta, la estudiante de doctorado Raquel Rosario Sánchez , está emprendiendo acciones legales contra la Universidad de Bristol por su respuesta institucional a los continuos ataques que ha experimentado por parte de estudiantes activistas trans que se niegan a aceptar su derecho a expresar opiniones feministas con las que podrían estar en desacuerdo sobre temas académicos. y cuestiones de política en las que es experta. El caso debe pasar por los tribunales este año.[…] Este no fue un evento aislado, sino la culminación de un patrón de comportamiento mostrado por la Universidad de de Bristol en un intento de intimidar a nuestra sociedad estudiantil para que desaparezca.

Agradeceríamos una reunión para discutir los obstáculos que enfrentan los estudiantes cuando simplemente intentan ejercer sus derechos a la libertad de expresión, la libertad de reunión y las exenciones por sexo según la ley.

Muchas gracias y esperamos su respuesta.

Respetuosamente y con gratitud,

Women Talk Back!

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad