Por @lascapigliata8, escritora, doctora, feminista.

Nos oponemos, afirman las enfermeras firmantes, a la influencia indebida que Stonewall, un organismo no elegido, ejerce sobre los proveedores de atención médica para implementar una política que no se ajusta a la ley. Denunciamos que Stonewall está exponiendo a los menores; está tergiversando la Ley de Igualdad y mintiendo sobre las exenciones para espacios de un solo sexo en hospitales o prisiones. Hacemos un llamamiento a las organizaciones profesionales de la salud y a los sindicatos.

Las enfermeras solicitan que las organizaciones de salud y enfermería se retiren del Programa de Campeones de Diversidad de Stonewall. En el Programa, las organizaciones pagan a Stonewall para recibir capacitación y orientación para implementar en empresas e instituciones, públicas y privadas, una agenda específica favorable al transgenerismo.

Resumen de objeciones clave:

1. Atención médica a niños y jóvenes. Bloqueadores y hormonas.

La revisión judicial derivada del caso Bell vsTavistock planteó preocupaciones sobre las intervenciones médicas que se ofrecen a los niños y jóvenes con disforia de género. No se ha establecido evidencia de beneficio y se determinó que el potencial de daño es sustancial. Los efectos de los bloqueadores de la pubertad seguidos de hormonas sexuales cruzadas incluyen la reducción de la densidad ósea, la pérdida de la función sexual y la esterilidad. Además, existen efectos desconocidos sobre el desarrollo del cerebroNICE 2021 ). El papel de los bloqueadores de la pubertad en el inicio de la transición médica completa también se destacó en el fallo del tribunal, ya que el 98% de los niños a los que se les recetaron bloqueadores pasaron a tomar hormonas de sexo cruzado. Se dictaminó que los niños, según su edad, no pueden o es poco probable que puedan dar su consentimiento informado para tales intervenciones experimentales. Después de esta sentencia, Suecia suspendió estos tratamientos para los menores de 18 años y propuso prescribirlos solo en el contexto de ensayos controlados aleatorios cuidadosamente diseñados y monitorizados.

Esta decisión está muy en consonancia con nuestro código: proporcionar un tratamiento basado en pruebas, proteger a los niños y su integridad.

Stonewall se ha opuesto al fallo. Tenemos las siguientes inquietudes con respecto a la respuesta publicada de Stonewall:

• Stonewall continúa exigiendo intervenciones médicas para niños basadas en el modelo de afirmación.

• Stonewall sostiene que los bloqueadores de la pubertad son reversibles, lo que entra en conflicto con la guía del NHS [Servicio de Salud Británico] de que se desconocen los efectos a largo plazo .

• Stonewall afirma que los niños pueden dar su consentimiento informado para los bloqueadores de la pubertad. Por lo tanto, la inferencia es que los niños de hasta 13 años son capaces de consentir la esterilidad y la pérdida de la función sexual en la edad adulta.

• Stonewall no reconoce que el 61-98% de los niños sin intervención médica desisten de la disforia. De manera similar, no reconoce el aumento de 25 veces en las derivaciones al Servicio de Desarrollo de Identidad de Género de Tavistock desde 2009. Se trata desproporcionadamente de niñas, muchas de las cuales se sentirán atraídas por el mismo sexo al crecer , o niños con comorbilidades o traumas [..]

• Stonewall afirma que negar los bloqueadores de la pubertad a los niños que presentan disforia de género «no es un acto neutral», patologizando así la pubertad, un proceso natural y necesario para el desarrollo humano.

• Stonewall afirma que la razón más común para la destransición es la falta de apoyo de la familia y la comunidad, y que el arrepentimiento generalmente se debe a la insatisfacción con un procedimiento quirúrgico. Ignora el creciente número de destransicionistas, como Keira Bell, la demandante en la revisión judicial, cuyo caso se basó en su afirmación de que el modelo de afirmación, promovido por Stonewall, la perjudicó activamente. Stonewall ha guardado silencio sobre el tema de la prestación de servicios de salud para los destransicionistas a pesar de que este grupo tiene necesidades clínicas muy específicas.

Creemos que este es el escándalo médico de nuestra época y que la afiliación continua con Stonewall implica el apoyo de las enfermeras a la posición de Stonewall contra la base de pruebas, potencialmente contra la ley y en contra de nuestro compromiso como enfermeras de apoyar la salud, el bienestar y el desarrollo infantil. Como tal, creemos que esto desprestigiará a la profesión de enfermería.

Revisiones recientes del Instituto Nacional para la Excelencia en la Salud y la Atención sobre la efectividad clínica, la seguridad y la rentabilidad de los bloqueadores de la pubertad y las hormonas sexuales cruzadas concluyeron que la base de evidencia del impacto sobre la disforia de género, la salud mental y la calidad de vida es baja o muy baja calidad. En el mejor de los casos, instaríamos a todos los órganos de enfermería a adoptar formalmente una posición neutral con respecto a la transición de niños y jóvenes.

2. Tergiversación de la Ley de Igualdad.

Hay una serie de características protegidas por la Ley de Igualdad (2010) que incluyen sexo, edad, orientación sexual y reasignación de género. Debe entenderse que ninguna característica supera a otra. Las personas no pueden ser discriminadas debido a la reasignación de género (por ejemplo, no se puede negar a alguien un trabajo estándar porque ha tenido una reasignación de género), pero eso no significa que en alguna circunstancia se pueda excluir a quien no sea mujer. En virtud de la Ley de Igualdad (2010), cuando existe un conflicto entre las necesidades de varios grupos con características protegidas, se permite discriminar por motivos de sexo, si es un medio proporcionado para lograr un objetivo legítimo. Por ejemplo, una sala de hospital, donde los pacientes son, por definición, vulnerables y dependientes del entorno para su seguridad, privacidad y dignidad (por ejemplo, malestar, dormir, en varios estados de desnudez, recibir cuidados personales íntimos junto a la cama, confundidos, etc.)

Stonewall hace campaña para la eliminación de las exenciones para un solo sexo de la Ley de Igualdad (2010) y, como tal, se coloca en conflicto directo con la política nacional central de alojamiento para personas del mismo sexo del NHS con el objetivo estratégico de garantizar la seguridad, la privacidad y la dignidad de las pacientes. Stonewall tergiversa la ley de igualdad y los espacios de un solo sexo en su guía para los miembros del Porgrma de Campeones y mide el cumplimiento de los miembros del Programa en su Índice de Igualdad en el Lugar de Trabajo según esa guía.

• La Ley de Igualdad (2010) prevé la prestación de servicios diferenciados por sexos. Las organizaciones pueden brindar servicios separados, diferentes y / o prestados a un solo sexo . Sin embargo, la guía de Stonewall, aunque reconoce que hay algunas circunstancias en las que las personas trans que son hombres pueden ser legalmente excluidas, establece que dicha exclusión requiere una «alta barrera de prueba». Este concepto de ‘ una alta barrera de prueba‘ no existe en la ley.

La ley cita ejemplos claros, fácilmente definidos y altamente alcanzables de dónde la provisión de servicios para un solo sexo se considera proporcionada, por ejemplo, vestuarios, salas de hospital, refugios de violencia mchista, y cuando una persona pueda objetar razonablemente si otro usuario es del sexo opuesto. Por lo tanto, Stonewall informa falsamente que la provisión para un solo sexo no puede, con toda probabilidad, ser implementada legalmente. Esto simplemente no es cierto.

• Stonewall informa a las organizaciones que las personas tienen derecho a acceder a instalaciones de un solo sexo en función de su identidad de género, y que la negativa  es ilegal . El término ‘identidad de género’ no es una característica protegida ni un término reconocido por la ley. Por tanto, la exclusión sobre esta base no puede constituir una infracción de la ley. Stonewall está proporcionando información falsa a los miembros de su programa Campeones de la Diversidad sobre si un individuo puede acceder a espacios de un solo sexo y si puede o no ser legalmente excluido.

• Stonewall ha sido un actor clave liderando la campaña para la reforma de la Ley de Reconocimiento de Género (2004) . Los defensores de la reforma argumentan que el proceso legal actual mediante el cual el sexo puede cambiarse legalmente en los registros oficiales debe sustituirse por autoidentificación. Esto permitiría a una persona cambiar su sexo legal mediante una simple declaración legal, en lugar del proceso actual que implica un proceso legal que incluye una evaluación médica. En caso de que la autoidentificación se convierta en ley, ya no habría ningún mecanismo para evitar que los hombres accedan a los espacios de las mujeres, ya que todo lo que tendrían que hacer es reclamar identificarse como mujeres. El Gobierno rechazó las propuestas para introducir la autoidentificación tras una fuerte campaña de grupos de mujeres. […]

A pesar de esto, Stonewall advierte que el acceso a servicios o espacios de un solo sexo se basa en la identificación personal. Por tanto, Stonewall proporciona información falsa.

3. El trato de las mujeres en los entornos de atención de la salud y la aplicación de la Ley de Igualdad (2010)

A través de la campaña activa de Stonewall para eliminar las exenciones de un solo sexo y su defensa para que el acceso a espacios de un solo sexo se base en la identidad de género en lugar del sexo, el papel de las enfermeras para defender y proteger a algunas de nuestras pacientes más vulnerables se ve comprometido. .

En los entornos hospitalarios, donde las pacientes son por definición vulnerables, tienen derecho por ley , el Compromiso del NHS y las regulaciones de CQC a ser acomodadas en espacios de un solo sexo…

Cuando surja un conflicto entre las necesidades de dos o más grupos con características protegidas, es necesario realizar Evaluaciones de Impacto de Igualdad. Las evaluaciones de impacto brindan la oportunidad a las organizaciones, incluidos los fideicomisos hospitalarios, de garantizar que las políticas equilibren de manera justa los derechos de todos los pacientes de acuerdo con la legislación sobre igualdad. No se puede permitir que los deseos de un grupo triunfen sobre la seguridad, privacidad y dignidad de cualquier otro. […]

En realidad, muchos defensores de Stonewall han implementado políticas basadas en la guía de Stonewall descrita anteriormente y no han llevado a cabo evaluaciones de impacto significativas y sólidas. Las organizaciones de salud en todo el Reino Unido han implementado una gran cantidad de políticas de alojamiento trans, principalmente para ser promulgadas por enfermeras, con poca o ninguna consideración por la seguridad, la privacidad y la dignidad de otros grupos de pacientes, en particular las mujeres. […]

Es importante destacar que muchas políticas de las organizaciones sanitarias socavan la protección. Los proveedores de atención médica y otras organizaciones se están inscribiendo con entusiasmo en el Programa de Campeones de la Diversidad de Stonewall y están trabajando arduamente para integrar las políticas trans en sus estructuras organizativas.

Existe el riesgo de que cuestionar cualquier aspecto de estas políticas sea percibido como ‘anti-trans’. Las organizaciones están activamente preparadas para evitar cualquier cosa que pueda sugerir transfobia, incluso cuando existen serias preocupaciones de protección. Es menos probable que el personal manifieste preocupaciones legítimas si tiene miedo a medidas disciplinarias o a la censura.

Esto se ejemplifica cuando Stonewall aconseja como ‘mejor práctica’ del NHS … que los delincuentes sexuales masculinos, con antecedentes de delitos sexuales contra mujeres, que se identifican como mujeres deben ser admitidos en una sala de mujeres, ‘sujetos a un riesgo evaluación’. También se informa a las enfermeras de que deben «tener cuidado» si rechazan la admisión, ya que pueden encontrarse en «más problemas». 

4. La seguridad de otros grupos vulnerables.

• Stonewall ha trabajado junto con otras organizaciones para que el acceso a las  prisiones de mujeres en Escocia se base en la identificación personal y no en el sexo.

En Inglaterra y Gales, el Ministerio de Justicia (MoJ), un Campeón de la Diversidad de Stonewall, implementó la política de Stonewall y permitió el alojamiento de hombres en cárceles de mujeres basándose en la identidad de género. El Ministerio de Justicia fue demandado por una presa que alega que fue agredida sexualmente por un recluso mientras estaba en prisión. El juez reconoció el conflicto de derechos y el riesgo para las reclusas si se acomodaba a hombres con ellas; que las mujeres experimentarían » miedo y ansiedad aguda » al compartir con un hombre, especialmente si el hombre ha sido condenado por un delito sexual; el mayor riesgo de daño a las mujeres; y que el público consideraría “ incongruente e inapropiado que un preso de físico masculino y genitales masculinos sea alojado en una prisión de mujeres en cualquier circunstancia

Estas políticas penitenciarias defendidas por Stonewall ignoran el derecho de las mujeres a la prestación de servicios de un solo sexo, la vulnerabilidad de las prisioneras que ya han experimentado una alta tasa de trauma sexual y el riesgo real que estas políticas representan. Donde se han implementado políticas penitenciarias trans sin tener en cuenta la seguridad de las mujeres, se han producido abusos .

• Las mujeres encarceladas tienen el derecho absoluto de ser protegidas por las autoridades responsables de la violación. Si una mujer es violada o quedada embarazada mientras está en prisión o detenida en virtud de la Ley de Salud Mental, algo ha salido terriblemente mal. La profesión de enfermería debe, en su defensa, afiliaciones y política, salvaguardar a estas mujeres con una posición definitiva de que cualquier riesgo permitido en la política de violación o embarazo para ellas mientras se encuentran bajo el cuidado del NHS o el servicio penitenciario es inaceptable, y que la única política aceptable es uno de riesgo cero.

5. Comportamiento hacia quienes hablan sobre el tema de la ideología de género o desafían la influencia de Stonewall.

• En conjunto, el mantra de Stonewall de  que «no procede ningún debate», su etiquetado de los grupos de derechos de las mujeres como «odiadores» y su intimidación de las personas que hablan, tiene como resultado un efecto escalofriante de la libertad de expresión y asociación. Estos comportamientos están dirigidos de manera desproporcionada a las mujeres y corren el riesgo de tener un efecto perjudicial en la vida y los derechos de las mujeres. Estamos especialmente preocupadas por las mujeres cuyo empleador, universidad, sindicato y / o organismo regulador son Campeones del Programa de Diversidad de Stonewall, y tememos que cualquier discusión sobre los derechos de las mujeres basados ​​en el sexo, incluidos los derechos y necesidades de las pacientes, como se requiere profesionalmente, corra el riesgo de ser comprometido.

La mayoría de las enfermeras son mujeres y, por lo tanto, esto tendrá un efecto desproporcionado en las enfermeras cuyos derechos a la libertad de expresión, asociación política y capacidad de defensa de todos los pacientes, incluidas nuestras pacientes mujeres, deben ser respetados.

6. Uso de terminología inexacta y reformulación del lenguaje.

Stonewall está presionando cada vez más a las organizaciones sanitarias para que adopten un lenguaje que se base en la ideología y no en hechos científicos, con el fin de evitar que la palabra «mujer» se vincule con la biología femenina.

• Stonewall define el sexo como » asignado al nacer» . Esto es científicamente incorrecto y engañoso. El sexo se determina en el momento de la fecundación y se revela en el momento del nacimiento o, a menudo, antes. Las enfermeras tienen el deber de garantizar que el lenguaje sanitario sea preciso, claro y mantenga la confianza del público. No vemos ninguna razón por la que las enfermeras no deban utilizar una definición que sea tanto objetivamente correcta como sensible a las necesidades de las personas transgénero.

 Mucha gente rechaza la noción de una identidad de género innata. Muchas personas consideran ofensivo el ‘término cis’, especialmente muchas mujeres, ya que sugiere que se identifican naturalmente con los estereotipos femeninos, a los que se les atribuye un estatus de segunda clase.

• El uso de ‘cis’ no es una declaración neutral que simplemente significa ‘no trans’, sino que atribuye activamente una creencia o identidad a otro individuo, cuando puede no existir o ser rechazada….

• Stonewall alienta a las organizaciones, incluidos los fideicomisos de atención médica, a que adopten el uso de un lenguaje ‘neutral en cuanto al género’ en las políticas relacionadas con el sexo como parte del Programa de Campeones de Stonewall. A estas políticas se les otorgan puntos que apuntan a una clasificación dentro del Índice de Igualdad en el lugar de trabajo. Ejemplos de lenguaje aprobado por Stonewall incluyen la eliminación de ‘madre’ y ‘padre’ para ser reemplazados por ‘personal embarazado’, ‘progenitor que ha dado a luz’ o ‘segundo padre’ .

• El poder y la influencia de Stonewall es tal que muchas otras organizaciones están adoptando un lenguaje igualmente neutral en cuanto al género . Muchos argumentan que se utilizan palabras y frases que confunden y deshumanizan para describir a las mujeres y sus cuerpos. Esto impacta en la atención médica. Los ejemplos incluyen a Macmillan Cancer Support, que omite las palabras mujer, mujeres y hembra en su información sobre el cáncer de cuello uterino , a pesar de que, por ejemplo, casi la mitad de las mujeres no saben qué es el cuello uterino y necesitan estas palabras para indicar una prueba de detección del cuello uterino que para algunas les salvará la vida.

• NHS Digital tiene una guía completa de pronombres que incluye la frase: » Con el tiempo, esto ayudará a su cerebro a reconfigurar cómo piensa sobre los pronombres de una persona» . Nos preocupa profundamente que Stonewall no solo crea que tiene el mandato de reconfigurar nuestros cerebros, sino que tiene tanta confianza que de hecho está escrito en las políticas del NHS. […]

Conclusión

Creemos que las actividades recientes de Stonewall ya no se alinean con los valores de las enfermeras que requieren una práctica basada en la evidencia, apoyo para el desarrollo infantil, consentimiento informado, salvaguarda, implementación precisa y justa de la legislación de igualdad para el beneficio de todos los pacientes, tolerancia cero a cualquier forma de intimidación y comprensión de que la verdadera inclusión requiere un lenguaje preciso, incluido el lenguaje basado en el sexo cuando sea relevante, que refleje las necesidades de todos los pacientes.[…]

Debido a la alta consideración y confianza en que el público tiene a las enfermeras y nuestro deber de mantener los más altos estándares de buenas prácticas, esperamos que los cuerpos de enfermería muestren el liderazgo moral que nuestros pacientes esperan y se retiren, o presionen para retirarse del Programa de Campeones de la Diversidad de Stonewall.

Artículo completo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad