Veronica Ivy, ciclista y activista transgénero.

Un grupo de 38 médicos expertos y destacados profesionales en salud deportiva han firmado una declaración en la que se advierte que las nuevas normas del COI sobre la participación de deportistas transgénero amenaza con dinamitar la integridad del deporte.

El documento, que parte de personas relacionadas con la Federación Internacional de Medicina Deportiva y la Federación Europea de Asociaciones de Medicina Deportiva, denuncia de que las nuevas directrices sobre identidad de género y cambio de sexo no tienen una base “científica ni médica” y son injustas para las mujeres deportistas. La declaración será publicada en la British Medical Open Sport & Exercise Medicine el lunes.

Dicha declaración critica las medidas que el Comité Olímpico Internacional publicó en noviembre por no dar prioridad a la seguridad de las mujeres que compiten en deportes de élite, y advierte de que podría permitir a deportistas que se “autoidentificasen” competir en la categoría del sexo de su elección.

[…] Entre sus autores se encuentran el director del departamento médico de World Athletics (Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo), el director médico del organismo regulador del ciclismo, la UCI, Union Cycliste Internationel, y el presidente de la Comisión Médica de World Rowing (Federación Internacional de Sociedades de Remo); así como médicos expertos que trabajan en la World Triathlon (Unión Internacional de Triatlón), el Comité Paralímpico Internacional y la World Netball (Asociación Internacional de Federaciones de Netball). Dos miembros de la comisión médica y científica del COI también han participado en su elaboración.

Los autores opinan que el COI ha obviado equivocadamente las competencias médicas y científicas para centrarse en los argumentos del lobby pro-derechos humanos cuando se consultó a las diferentes partes interesadas al volver a redactar las directrices. Los expertos en derechos humanos han rechazado esta afirmación al ser preguntados por este periódico.

El Profesor Jurgen Steinacker, presidente de la Comisión Médica de la World Rowing, es uno de los coautores de la declaración. El Profesor Steinacker explicó al Sportmail que las directrices del COI perjudican a las mujeres en los deportes de élite.

‘El deporte es inclusivo pero es inclusivo sólo hasta que se trata de ganar medallas. Las mujeres que compiten se enfrentan a una serie de desventajas biológicas respecto de los hombres que hay que mitigar. Tenemos que poner un límite que respete el derecho de las mujeres a competir en igualdad de condiciones. Si se crea una definición de sexo que se basa en diferencias sociales en vez de biológicas, la consecuencia será la destrucción de las categorías femeninas.’

Las directrices anteriores del COI, publicadas en 2015, estipulaban que los deportistas transgénero tendrían permitido competir en las categorías femeninas sólo si se rebajaba su producción de testosterona por debajo de los 10 nanomoles por litro durante los 12 meses previos a la competición. Muchos de los autores de la declaración intervinieron en las consultas que llevaron a este marco. World Rowing y World Athletics actualmente utilizan un límite de cinco nanomoles por litro.

La nueva serie de normas, publicada en noviembre de 2021, se titula ‘Marco sobre equidad, inclusión y no discriminación sobre las bases de la identidad de género y los cambios de sexo’. El COI manifestó que se elaboraron tras un proceso de consultas de dos años ‘con más de 250 deportistas y personas implicadas’.

‘Esto incluyó a miembros de la comunidad deportiva, federaciones internacionales y otras organizaciones, así como expertos en medicina, derecho y derechos humanos,’ según una declaración del propio COI.

Este nuevo marco ha eliminado el límite de producción de testosterona fijado y en su lugar deja a cada federación deportiva libertad para decidir sus criterios. Además añade que ‘no debería haber una presunción de ventaja (en la competición)’ de las mujeres transgénero que han vivido su pubertad como varones.

Richard Budgett, director médico del COI, ha declarado: ‘Lo que estamos diciendo ahora es que ya no hace falta utilizar la testosterona para nada, pero que estas normas no son una regla absoluta por lo que no se puede decir que estas directrices para algún deporte en concreto no sean adecuadas. Cada federación tiene que hacer lo conveniente para su deporte y estas directrices le ofrecen la manera de hacerlo, pensando en la inclusión y después viendo si da lugar a una ventaja desproporcionada.’

La declaración denuncia que determinadas federaciones deportivas que se encuentran dentro de paraguas olímpico -especialmente aquellas que representan a deportes minoritarios- carecen de recursos para investigar adecuadamente y determinar los criterios de idoneidad. Es más, los autores consideran que es precisamente responsabilidad del COI recomendar criterios más específicos que tengan en cuenta, tal y como reclaman, las ventajas en competición probadas científicamente que disfruta un deportista que ha pasado por una adolescencia masculina.

En los casos más extremos, la declaración denuncia que las directrices del COI podrían comprometer la seguridad física de las mujeres en deportes tales como el rugby al permitir la autoidentificación de género de los deportistas a su libre elección.

El marco del COI también incluye a deportistas DSD como Caster Semenya. Expertos en los campos de la medicina y de los derechos humanos han reconocido a este periódico su frustración porque uno de los grupos de normas se refiere tanto a la comunidad transgénero como a la DSD del mismo modo, a pesar de sus significativas diferencias.

[…] Las ideas expuestas han provocado una fuerte respuesta por parte de los expertos en derechos humanos. El Profesor Roger Pielke Jr., un especialista en política deportiva basado en Colorado, arguyó que las conclusiones de la declaración solamente alimentarían el prejuicio contra deportistas transgénero y deportistas DSD.

‘Lo que se propone es el retorno a una época pasada de discriminación y exclusión justificada por la “ciencia” -sería mucho más productivo trabajar desde el marco del COI que es increíblemente flexible cuando se lee bien,’ manifestó […]

Artículo completo
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad