La única clínica de género para niños del NHS (Servicio de Salud británico) está realizando un «experimento en vivo» al proporcionar a cientos de menores intervenciones médicas que cambian su vida sin evidencia suficiente de sus efectos a largo plazo, han advertido algunos expertos.

The Times ha hablado con cinco médicos que renunciaron al servicio debido a sus preocupaciones sobre el tratamiento de los niños vulnerables que acuden a la clínica presentándose como transgénero.

Creen que algunos niños homosexuales que luchan con su sexualidad están siendo diagnosticados erróneamente como «transgénero» por la clínica del Servicio de Desarrollo de Identidad de Género (GIDS) [ [Gender Identity Development Service, Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género, perteneciente a la Fundación Tavistock & Portman, la clínica de género del NHS] .

[…]

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad