Por Jane Galloway. Mujer autista y madre, hace campaña para resaltar no solo el infradiagnóstico y el apoyo de las mujeres y niñas autistas, sino la falta de investigación sobre el rápido aumento de jóvenes autistas que no se identifican con su sexo de nacimiento

Las adolescentes están creciendo en un mundo que podría decirse que es más homofóbico que nunca, donde las niñas son intimidadas y condenadas al ostracismo por ser lesbianas y donde el efecto de la pornografía online ha creado un panorama en el que se espera que las niñas practiquen sexo oral antes incluso de haberse besado

El día 18 junio (2020), Newsnight de la BBC informó sobre el Tavistock y Portman, el Servicio de Identidad de Género  para niños y jóvenes, y las preocupaciones expresadas por los médicos sobre cómo los jóvenes estaban entrando en procedimientos médicos para tratar la disforia de género sin el debido cuidado

[…]

La investigación sobre el funcionamiento de Tavistock por Deborah Cohen y Hannah Barnes, destacó la preocupación de que los tratamientos médicos para la disforia de género que se prescriben a los jóvenes puedan estar enmascarando identidades latentes de gays o lesbianas, o un trastorno del espectro autista no diagnosticado. Además, reveló que la directora de la clínica, la Dra. Polly Carmichael , bloqueó o desalentó las preocupaciones del personal del Servicio sobre estas cuestiones.

Otros informes hablan de que los padres no estaban completamente informados sobre los posibles efectos a largo plazo de los bloqueadores de la pubertad y de que se omitió información vital en los folletos que se entregan a los padres como parte del proceso de consentimiento.

[…]

Cuando se preguntó a la directora de Tavistock, Polly Carmichael, en la conferencia Next Steps for Trans Equality en julio de 2018, si había alguna investigación planeada sobre el repentino e inesperado aumento del 4400% en las referencias de niñas adolescentes [que quieren cambiar de sexo] Carmichael reconoció que no la había.

Las adolescentes están creciendo en un mundo que podría decirse que es más homofóbico que nunca, donde las niñas son intimidadas y condenadas al ostracismo por ser lesbianas y donde el efecto de la pornografía online ha creado un panorama en el que se espera que las niñas practiquen sexo oral antes incluso de haberse besado y donde Teen Vogue se refiere a ellas como «no poseedores de próstata» y les enseña cómo tener sexo anal menos doloroso. Este panorama tóxico no se considera al preguntar por qué se ha producido este aumento exponencial. 

[…]

Artículo completo
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad