Comparte esto:

La  Universidad Central Lancashire (UCLan) ha retirado de su web una guía del departamento de Periodismo con directrices para informar sobre los delitos cometidos por personas transgénero. La retirada llegó tras las acusaciones de transfobia publicadas en Internet.

Según HoldTheFrontPage, el propósito de la guía era ayudar a los periodistas a «navegar entre sus obligaciones legales y éticas» cuando cubren juicios en los que hay acusados transgénero.

Para elaborar esta guía, las investigadoras de la UCLan, Amy Binns y Sophie Arnold, revisaron 138 informes de casos judiciales en los que estaban implicados 39 acusados transgénero y descubrieron que los términos empleados eran «a menudo confusos y poco claros».

Las investigadoras señalaron que el temor de los periodistas a no usar los pronombres adecuados para los acusados o o a usar el «nombre muerto» (refiriéndose a las personas trans por su nombre anterior a la transición) o no detallando el estado de transición de los acusados, empuja a los periodistas a referirse a los acusados sólo por su sexo autodeclarado, no por su sexo real.

La guía advertía de que si no se incluye el nombre anterior de un acusado, «podría impedir que las víctimas de cualquier delito anterior o los testigos se presenten en el juicio».

Por ello, estas directrices animan a los periodistas a utilizar tanto el nombre de nacimiento como el posterior a la transición, especialmente en los casos de delitos sexuales.

También se insta a los periodistas a evitar el uso de palabras categóricas, como «mujer» [para referirse a un varón], sin advertencias previas, y a informar con exactitud de todas las frases exactas, aunque los distintos oradores utilicen pronombres diferentes a lo largo de la vista.

Otras recomendaciones incluyen que los reporteros ofrezcan a los lectores información sobre el cambio oficial de nombre, el tratamiento médico y el momento de la transición del acusado, así como que aclararen el sexo real del acusado en la parte superior de la noticia.

La guía afirma: «Los tipos de delitos están fuertemente correlacionados con el sexo biológico. Estas diferencias se mantienen incluso después de la transición».

«La percepción por parte de la ciudadanía de los delitos, en particular los violentos y sexuales, se verá afectada si el sexo del acusado se encubre con eufemismos, o se entierra en un párrafo final, o si se confunde el género con el sexo».

Siete grupos de transactivistas fueron invitados a participar en la investigación, pero ninguno respondió.

Danni, una graduada de UCLan abiertamente transgénero, que trabaja en Lancashire ayudando a personas LGBTQ, ha declarado: «Las acciones de la UCLan van totalmente en contra de lo que muchas personas han intentado conseguir para crear un escenario LGBTQ+ sólido, solidario e inclusivo para Preston y Lancashire.

«La publicación de esta guía periodística ha confundido, enfadado y molestado a la población LGBTQ+ de Preston. Llega un día después de que se produjeran protestas contra la homofobia en New Longton. Los periodistas que utilicen esta guía corren el riesgo de infringir las leyes vigentes. Es sumamente irresponsable y ha tenido un enorme impacto perjudicial en la salud y el bienestar de ciudadanos de Preston y otros lugares» (sic)

«De él se infiere que Preston y la UCLan no son lugares acogedores para las personas transgénero… Me gustaría que se diera la oportunidad de un debate entre los responsables de UCLan y los miembros transgénero del personal, los estudiantes y la comunidad LGBTQ en general para allanar el camino a seguir».

Un portavoz de UCLan respondió: «Tan pronto como tuvimos conocimiento de la publicación del artículo, éste fue retirado de la página web de la universidad con efecto inmediato». […]

 

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad