En el histórico juicio de Keira Bell contra Tavistock and Portman NHS Foundation Trust, psiquiatras, pediatras, expertas y expertos de diversas disciplinas declararon ante el Tribunal Supremo. Y sus testimonios ponen de relieve la frivolidad con la que se está conduciendo a niñas y niños a tomar el irreversible camino de la transición.

La sentencia del Tribunal afirma que es improbable que los menores de 16 años den su consentimiento informado para someterse a un tratamiento con fármacos «experimentales» que bloquean la pubertad, los cuales casi siempre les llevan a tomar hormonas sexuales cruzadas para cambiar sus cuerpos.

En su declaración escrita al Tribunal Supremo, Christopher Gillberg, psiquiatra de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), afirma que los estudios han demostrado que, si no se interviene, los síntomas suelen resolverse por sí solos, y que, a medida que las niñas van creciendo, aceptan que quieren vivir como mujeres. Gillberg afirma que, en 45 años de tratar a niños autistas, vio pocos casos de confusión de género hasta 2013. A partir de ese año, se registró una explosión mundial en el número de niños que afirmaban querer cambiar de sexo. En Suecia, como en el Reino Unido, comentó, la mayoría eran niñas que querían ser niños.

Las investigaciones han demostrado que los adolescentes con autismo o anorexia, así como los que han tenido una infancia difícil, tienen más probabilidades de afirmar que quieren cambiar de sexo. Un documento publicado el año pasado sugiere que los trastornos del espectro autista tienen «una prevalencia del 6 % al 26 % en las poblaciones transgénero, un rango superior al de la población general».

El número de derivaciones al servicio de género de Tavistock ha aumentado considerablemente en los últimos años. En 2009, se derivaron 97 niños. En 2018 la cifra era de 2.519. La mayoría de los niños a los que se les prescriben bloqueadores de la pubertad en la clínica son niñas. En 2011 la distribución era aproximadamente del 50-50 entre niñas y niños, pero en 2019 la división había cambiado, y el 76 % eran niñas.

Más testimonios en el artículo publicado por Tribuna Feminista

Artículo completo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad