Comparte esto:

Por Alan Neale, profesor universitario e investigador.

Los tratamientos hormonales están creando una generación de jóvenes que serán estériles. Y la industria médico farmacéutica ya ha encontrado la forma de convertirlo en negocio. Ahora se anima a las chicas y chicos que inician la ´transición` a que congelen sus óvulos y esperma. En el futuro, tal vez quieran usarlos alquilando a una mujer para gestar

Al igual que el «transgenerismo», la subrogación es una gran oportunidad para que la industria médica se beneficie de la disociación. El alquiler gestacional (que comienza con la Fertilización In Vitro FIV) está muy alejada del proceso natural de procreación. Se ha creado una cadena de suministro sofisticada para atender a los clientes ricos que se sienten con derecho a utilizar los cuerpos de las mujeres para proporcionarles hijos. La mujer que proporciona los óvulos, el hombre que proporciona el esperma y la mujer que pasa por el embarazo y el parto pueden ser desconocidos entre sí y vivir en diferentes partes del mundo.

Al enfocarse en parejas heterosexuales infértiles, parejas de hombres homosexuales y hombres solteros, la industria de la fertilidad ha ampliado su cobertura de mercado y ha aumentado sus ganancias. Afirmar que la ‘libertad reproductiva’ (hacer que una mujer tenga ‘su’ hijo) es un derecho humano (en lugar de una erosión de los derechos de las mujeres que explota y de los niños que produce) es el principal argumento de venta.

La red de agencias interconectadas que celebran y promueven la ‘libertad reproductiva’ se demuestra en ferias comerciales como The Fertility Show , un evento anual que se lleva a cabo en el Olympia de Londres y que ha sido descrito como una Exposición ideal para hacer bebés. En el evento del año pasado a principios de mayo, hubo más de 100 expositores. La gama de servicios que se ofrecía era amplia, incluidas agencias de adopción, terapeutas holísticos, bancos de esperma y óvulos, bufetes de abogados especializados en arreglos de subrogación, proveedores de seguros, etc. Pero la mayoría de los expositores eran clínicas que ofrecían una gama completa de servicios de FIV y alquiler de mujeres. La mayoría tenían su sede en el Reino Unido, pero algunos tenían su sede en el extranjero: en Bulgaria, Chipre, Georgia, Grecia, India, Noruega, España, Suecia, Turquía y los EE. UU. (Ucrania estará ausente en el show de este año, por razones obvias) .

Uno de los expositores en The Fertility Show fue My Surrogacy Journey , una agencia fundada por Michael y Wes Johnson Ellis, dos hombres que han utilizado a tres mujeres diferentes (una madre sustituta y dos donantes de óvulos) para producir ‘sus’ hijos. También conocidos como Two Dads, han montado su propio Modern Family Show , dirigido específicamente al mercado LGBTQ+. El primer evento fue en Londres en septiembre de 2021.

Jennifer Bilek ha descrito cómo The Modern Family Show ejemplifica la importancia financiera de agregar la T+ a LGB: «rompe la frontera entre los sexos masculino y femenino y abre nuestra humanidad, arraigada en el sexo, para la mercantilización capitalista”.

No contento con estar limitado al mercado del Reino Unido, una repetición de The Modern Family Show en Londres este septiembre será seguida por un evento en San Francisco en octubre. Justo en el momento justo, los medios están preparando el terreno para ello. Louis Jones TV en California estrenará una nueva película esta primavera. Llamado Futuros padres, se trata de una pareja “con una persona que se identifica como mujer transgénero” que “busca expandir su familia a través de la subrogación”

El lenguaje de la subrogación se basa enteramente en la negación de la realidad. La palabra sustituto significa sustituto. En realidad, son los padres comitentes quienes sustituyen como padres legales a la madre que gesta al bebé. Pero es esta última la que se llama madre sustituta. E incluso esta terminología se vuelve más reduccionista con el tiempo, ya que las clínicas de subrogación y los padres encargados buscan minimizar su papel. La ‘madre sustituta’ se convirtió en la ‘sustituta’ y ahora, cada vez más, se la describe como la ‘portadora gestacional’.

Construir familias 

Actualmente, los peores excesos de la subrogación comercial se evitan en el Reino Unido mediante un marco legal que solo permite la subrogación ‘altruista’ (aunque los gastos permitidos a veces son difíciles de distinguir de los pagos comerciales). Sin embargo, los padres sustitutos pueden evitar las restricciones, y lo hacen, al explotar a las mujeres en países donde la industria está menos regulada.

Las Comisiones Jurídicas de Inglaterra y Gales y Escocia están redactando actualmente una propuesta de revisión de la ley que rige la subrogación, para hacerla menos restrictiva. Su objetivo principal, como se describe en su documento de consulta Construyendo familias a través de la gestación subrogada., es «animar a aquellos que deseen entrar en acuerdos de subrogación a hacerlo en el Reino Unido en lugar de en el extranjero». Su propuesta, que aún no se ha finalizado, no alcanza la comercialización total, pero permitiría la publicidad y marcaría una intensificación significativa de la disociación inherente al proceso de subrogación. La ficción legal que quieren crear sugiere que los ‘padres de intención’ que han encargado al niño se convierten en padres en el momento del nacimiento, de modo que ni siquiera se registraría la madre real que ha llevado al niño en su vientre y dado a luz como madre en el acta de nacimiento original del niño. Literalmente sería borrada del registro, aunque se le permitiría reaparecer cuando el niño al que había dado vida llegara a la edad adulta.

Transgenerismo y alquiler de mujeres

Hasta hace poco, los únicos vínculos entre el «transgenerismo» y la subrogación eran las drogas involucradas. Lupron no solo se usa como un bloqueador de la pubertad en las clínicas de género, sino que también se usa en las clínicas de subrogación para anular los ciclos naturales de la proveedora de óvulos y la madre alquilada. El arrepentimiento por la pérdida de la fertilidad ha sido uno de los efectos secundarios mal reconocidos de la medicación de «afirmación de género».

Pero lo que podría haber sido una amenaza para la industria de la identidad de género ahora se está convirtiendo en una oportunidad, al traer a escena la congelación de óvulos y espermatozoides y la explotación de madres de alquiler.

Este marzo, Stonewall lanzó un videoclip de TikTok de 2 minutos con Jake y Hannah Graf, para celebrar el ‘Día de la visibilidad trans’. Esta pareja ‘trans’ heterosexual ha buscado y logrado el estatus de celebridad como modelos a seguir de subrogación ‘trans’. Son patrocinadores de Mermaids, la organización a la vanguardia de la campaña del Reino Unido para bloquear la pubertad de los niños que no se ajustan a los estereotipos de género, y uno de los dos principales socios benéficos que patrocinaron The Modern Family Show .en 2021. En el videoclip, Jake explica cómo, «Siempre quise ser padre [madre]… Hace unos años, dejé de tomar testosterona durante seis meses y me recolectaron óvulos, los fertilizaron y los congelaron.

Encontramos una maravillosa madre sustituta que quería ayudarnos. Jake no menciona que, como parte de «ayudarlos» a tener un segundo hijo, su «maravillosa sustituta» tuvo que soportar un embarazo ectópico [un óvulo fecundado se implanta y crece fuera de la cavidad principal del útero]

Hannah comparte que no le importa que no esté genéticamente relacionado con el niño, pero ofrece un consejo «a todos los jóvenes trans», diciéndoles que «consideren sus opciones de fertilidad antes de lanzarse a los bloqueadores de la pubertad y las hormonas. Me ofrecieron el opción de almacenar mis gametos, pero la rechacé porque simplemente no creía que alguna vez tendría un uso para ellos… Ojalá me hubiera dado esta opción»

¿Por qué Stonewall y Mermaids publican este mensaje en este momento?

Parecería que, después de haber pasado años argumentando que no hay inconvenientes en inyectar a los jóvenes drogas que bloquean la pubertad y hormonas del sexo cruzado, ahora reconocen la pérdida de fertilidad como consecuencia. En lugar de darles una pausa para pensar, se les ocurrió una nueva solución: congelar sus óvulos y espermatozoides y, más tarde, usar su privilegio para explotar el cuerpo de una mujer para que pueda producir ‘su’ hijo.

Esta es una oportunidad de marketing que beneficiará tanto a las ramas de la identidad de género como a la de fertilidad del complejo industrial médico. El crecimiento de la demanda de transubrogación impulsará de manera sinérgica las ganancias de la industria en su conjunto, en un momento en que el crecimiento de los tratamientos de FIV para parejas heterosexuales que son naturalmente infértiles se está desacelerando. No es de extrañar que las celebridades que eligieron procedimientos médicos para volverse infértiles y luego recurrieron a madres de alquiler para darles ‘sus’ hijos ahora reciban tanta publicidad en los medios.

[Más información sobre el negocio médico asociado al transgenerismo en nuestra web]

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad