Por Joanna Panagopoulos y Natasha Robinson.

Un número cada vez mayor de médicos está expresando “serias preocupaciones profesionales” sobre el marco gubernamental de Nueva Gales del Sur para el tratamiento de la disforia de género en menores. Afirman que ignora los modelos “cautelosos” adoptados por el Reino Unido, Suecia, Noruega, Finlandia y Francia.

En una carta abierta al parlamento de Nueva Gales del Sur, más de 35 psiquiatras, psicólogos y médicos también criticaron la decisión del gobierno de designar al Instituto Sax para llevar a cabo una revisión que constituyó la base del marco de Nueva Gales del Sur, cuestionando la “validez y confiabilidad” de las pruebas que presentaron para apoyar el uso de bloqueadores de la pubertad y hormonas cruzadas en menores y jóvenes.

El marco del gobierno de Nueva Gales del Sur para servicios de salud sobre diversidad de género se publicó en julio para guiar las decisiones de tratamiento y atención de profesionales médicos de NSW Health, médicos privados, médicos de cabecera, para jóvenes trans y «de género diverso», y abordar la creciente demanda en Nueva Gales del Sur de atención clínica experta para jóvenes trans. Los profesionales médicos y de la salud dijeron que el marco era «defectuoso» y podría causar «daños innecesarios e irreversibles» a los y las jóvenes más vulnerables del estado si se adoptaba «acríticamente».

La carta a los parlamentarios está firmada por siete psiquiatras, incluidos psiquiatras infantiles especializados y una gran cantidad de médicos de cabecera y pediatras. Estos expertos y expertas se han unido a la psiquiatra infantil Jillian Spencer, crítica de la atención afirmativa de género y también signataria, a quien Children’s Health Queensland ha retirado durante meses de su puesto en el hospital infantil del estado debido a la queja de un paciente.

«El marco también hace afirmaciones en apoyo de los bloqueadores de la pubertad y las hormonas de sexo cruzado para menores y jóvenes que han sido cuestionadas o tienen una base de evidencia débil», se lee en la carta abierta.

“Da prioridad al ‘modelo de afirmación’ para menores y jóvenes en transición médica que luchan contra la disforia de género, a pesar de que este modelo de tratamiento se ha reducido drásticamente en el Reino Unido y en varios países europeos. También creemos firmemente que es necesario reconsiderar urgentemente el marco de tratamiento de género de Nueva Gales del Sur”.

El hecho de que tantos médicos hayan estado dispuestos a poner sus nombres en dicha carta es un avance significativo en el debate en evolución sobre la atención a menores con disforia de género y angustia de género.

El muy respetado Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia en la Atención del Reino Unido, cuyas directrices se consideran el estándar de oro en una amplia gama de cuestiones de salud, ha realizado revisiones que arrojan dudas sobre el valor clínico de los bloqueadores de la pubertad y cuestionan la seguridad y eficacia de las hormonas de afirmación de género.

Posteriormente, la revisión de Cass expuso una cultura impulsada por activistas dentro de la clínica Tavistock de Londres en la que a menores se les administraban rápidamente bloqueadores de la pubertad con poca investigación previa de sus complejos problemas psiquiátricos a pesar de la falta de evidencia de que la administración de los medicamentos mejorara la salud mental y las crisis de identidad de género de los niños a largo plazo. Ahora a los y la menores sólo se les pueden recetar bloqueadores de la pubertad en el Reino Unido mediante ensayos clínicos con una supervisión rigurosa.

Sin embargo, los principales hospitales infantiles de Australia se han negado a examinar sus propias políticas y la administración de bloqueadores de la pubertad a menores a raíz de los acontecimientos internacionales.

La carta de los 36 médicos australianos también critica al Instituto Sax, una organización sin fines de lucro “especialista en evidencia” que desarrolla y examina políticas e investigaciones de salud. El organismo se anuncia a sí mismo como independiente, pero tiene en su junta directiva a altos burócratas gubernamentales, incluido el director de salud de Nueva Gales del Sur, Kerry Chant. Los críticos están alarmados por las cuestiones de conflicto de intereses inherentes al instituto que examina las políticas de salud controvertidas que el Dr. Chant supervisa efectivamente como director de NSW Health.

«Cuestionamos la capacidad del instituto Sax para brindar asesoramiento equilibrado e integral al gobierno de Nueva Gales del Sur sobre este asunto delicado y complejo», han escrito los firmantes de la carta.

Un portavoz de la oficina del ministro de Salud, Ryan Park, ha dicho que la atención médica trans y diversa de género era «compleja y en evolución» y que «los médicos debían actuar de manera consistente con los marcos legales y políticos relevantes que existen en Nueva Gales del Sur y Australia».

«NSW Health continúa monitoreando la evolución de la evidencia para garantizar que la atención sea consistente con las mejores prácticas nacionales e internacionales», afirmó el portavoz.

El Instituto Sax ha dicho que hay «diferentes niveles de calidad y precisión en la evidencia de la investigación, particularmente en áreas de investigación donde la evidencia está surgiendo» y su programa Evidence Checks «describe completamente las limitaciones de la revisión que se está llevando a cabo».

«En áreas donde la evidencia aún se está desarrollando, es común que se realicen actualizaciones para garantizar que se tengan en cuenta las pruebas más recientes», dijo el portavoz.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad