El número de adolescentes que toman bloqueadores de la pubertad ha aumentado casi un 60% en tres años. En 2019, se recetaron bloqueadores de la pubertad a 432 jóvenes menores de 18 años. Este número aumentó a 684 en 2022, según una respuesta del ministro federal de Salud, Frank Vandenbroucke a una pregunta parlamentaria de Kathleen Depoorter .

La señora Depoorter considera que este fuerte aumento es «alarmante». “No es sólo una inyección. Con estos medicamentos se interrumpe un momento importante en el desarrollo del organismo. Me pregunto si deberíamos ser más cautelosos, sobre todo porque la utilidad y la seguridad de estos inhibidores han sido tema de debate en Europa desde hace algún tiempo”, afirma.

Tanto la endocrinóloga pediátrica de UZ Gent, Martine Cools, como el ministro de Salud Pública, Vandenbroucke, subrayan que este enfoque no se toma a la ligera. «No empezamos a hacerlo hasta que hemos explorado todas las demás posibilidades», dice Cools. De todas las personas que se presentan, el 8% termina tomando bloqueadores de la pubertad, una cifra que coincide con la de países con directrices más estrictas.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad