Expertos en metodología de la investigación en Holanda, el país que dio al mundo los bloqueadores de la pubertad y las hormonas para tratar a menores autodeterminados trans, han identificado fallos fundamentales en estudios holandeses pioneros, que han sido cruciales para la medicalización de adolescentes en las clínicas de género a nivel internacional. Un documental holandés desvela esos fallos.

«No hay grupo de comparación [en estos estudios de 2011 y 2014 de la famosa clínica de género de Ámsterdam], y todos los y las pacientes que recibieron bloqueadores de la pubertad también recibieron asesoramiento psicológico al mismo tiempo, por lo que dos tratamientos estaban funcionando uno al lado del otro», dijo el metodólogo de investigación de la Universidad de Maastricht Gerard van Breukelen en un nuevo documental, «El protocolo transgénero«, emitido por el programa holandés de periodismo de investigación Zembla.

El profesor van Breukelen afirmó que el deficiente diseño de los estudios holandeses fundacionales hacía imposible decidir qué tratamiento era eficaz. «No se puede responder a esa pregunta sin un grupo de control, estamos completamente a oscuras».

Comúnmente se dice que los trabajos holandeses de 2011 y 2014 aún representan la mejor evidencia disponible a nivel internacional para el cambio de género medicalizado con menores.

El equipo holandés y su supuesta cuidadosa selección de pacientes con probabilidades de éxito en la transición médica suele contrastarse con el arriesgado tratamiento acelerado del modelo estadounidense de «afirmación del género».

Sin embargo, el documental de Zembla refleja una tendencia de mayor escrutinio internacional sobre los estudios holandeses y más escepticismo sobre sus afirmaciones de resultados beneficiosos.

«Hay muchas cosas que no están bien en el modo en que se permitió que la clínica [de Ámsterdam] funcionara sin apenas supervisión por parte de las autoridades sanitarias públicas. El protocolo holandés se exportó a todo el mundo y el gobierno holandés debe rendir cuentas» -tweet, Dorothy van Koolwijk, 26 de octubre de 2023

¿Por qué es mejor la alternativa?

El psiquiatra e investigador sueco profesor Mikael Landén, que participó en la revisión sistemática sueca de 2021 de la base de pruebas para el cambio de género medicalizado con menores, dijo a Zembla que «los estudios en esta área [de la disforia de género juvenil] son de baja calidad y no serían aceptados como pruebas en otras áreas [de la medicina]».

Landén había trabajado en el campo de la disforia de género desde los años 90, había recetado hormonas y conocía el sufrimiento de sus pacientes. «Quiero la mejor atención para todos y cada uno», dijo.

«[Pero] no sabemos si [el tratamiento médico de la disforia es] bueno o malo. ¿Por qué exigir [un] nivel de evidencia menor para este grupo de pacientes que para todos los demás?», dijo el profesor Landén.

«Se somete a la gente a un tratamiento médico muy fuerte de por vida, incluso a cirugía. Estás amputando partes del cuerpo [de un paciente]».

Otros tres expertos holandeses en metodología de la investigación citados por Zembla coincidieron con el profesor van Breukelen en que la falta de un grupo de control en los estudios holandeses era una grave deficiencia. También se criticó el reducido tamaño del grupo de pacientes, la elevada tasa de abandonos y la muerte de un adolescente tras la intervención.

Un profesor de metodología anónimo citado por el programa dijo que la investigación holandesa «no era una base sólida para realizar intervenciones médicas radicales y no reversibles.»

El detalle

A partir de finales de los años 90, los médicos holandeses fueron pioneros en el uso de bloqueadores de la pubertad para suprimir el desarrollo sexual no deseado en jóvenes con disforia, seguido de hormonas de género cruzado y cirugía en la edad adulta. Se esperaba que los malos resultados observados en los transexuales adultos pudieran mejorarse con una intervención médica más temprana.

El «protocolo holandés» resultante se adoptó internacionalmente cuando el número de jóvenes que se identificaban como trans o no binarios experimentó un aumento sin precedentes a partir de 2010-15 aproximadamente. Un destacado médico holandés, el Dr. Thomas Steensma, ha criticado a las clínicas de género fuera de Holanda por «adoptar ciegamente» los tratamientos del protocolo holandés sin investigar sus propios grupos de pacientes diferentes.

El documental de Zembla citó a la psiquiatra sueca de niños y adolescentes, la doctora Angela Sämfjord -que participó en la apertura de la Clínica de Género Lundstrom en 2016-, diciendo que la calidad de la investigación holandesa era «muy importante» porque era «la base» para la atención de género en todo el mundo.

A pesar de la importancia del asunto, Zembla descubrió que de los cinco expertos a los que pidió que evaluaran los estudios holandeses, solo el profesor van Breukelen, de la Universidad de Maastricht, estaba dispuesto a ser identificado en el documental. A un metodólogo del Centro Médico Universitario de Utrecht se le advirtió que hablar sería «malo para su carrera».

El sociólogo neerlandés Peter Vasterman, coautor de un artículo de opinión en diciembre de 2022 en el que pedía una «evaluación crítica e independiente» de la medicina de género en los Países Bajos antes de ampliar su capacidad, dijo que Zembla era considerado un programa de investigación acreditado y aclamado, aunque dirigido por una cadena pública progresista de izquierdas.

«Es muy importante que Zembla haya abordado este tema y haya descubierto lo difícil que es poner a expertos delante de la cámara. Ahora es más fácil que otros medios lo analicen de forma más crítica. Ya no es un tema exclusivo de la derecha», declaró Vasterman a GCN.

«Es difícil saber si el programa tendrá influencia política. Depende mucho del nuevo gobierno [holandés] tras las elecciones de noviembre». El nuevo partido de Pieter Omtzigt, Nuevo Contrato Social, va en cabeza y, por tanto, tiene muchas posibilidades de entrar en el gobierno. Omtzigt es muy crítico con el tratamiento de menores con bloqueadores de la pubertad».

«El sesgo se cocinó en la investigación del protocolo holandés desde el principio. [En el documental de Zembla] la investigadora principal cuenta cómo ya se había hecho a la idea de la eficacia del tratamiento antes de empezar el primer estudio para determinar la eficacia del tratamiento.»-tweet, Louise Whelan, 27 de octubre de 2023.

¿Ciencia transfóbica?

Dr Hanneke Kouwenberg, un radiólogo holandés y médico nuclear que ha seguido el debate sobre la clínica de género, dijo a GCN que era «muy revelador cómo tres de los cuatro metodólogos no comentaron en pantalla [para Zembla] por temor a las repercusiones.»

«Cualquier crítica sobre la práctica médica en lo que podríamos llamar ‘medicina de género’ se enmarca como transfobia -incluso cuando se argumenta que, de hecho, es en el propio interés de las personas afectadas por disforia de género someterse a tratamientos que estén sólidamente probados por una ciencia robusta. Este miedo socava gravemente el método científico, ya que la crítica y la reevaluación son primordiales».

Al parecer, Zembla recibió una queja de transactivistas de ocho páginas antes de que se emitiera el documental y publicó en su sitio web una sección de preguntas y respuestas en la que justificaba su decisión de indagar en los puntos débiles de la investigación holandesa.

«No cuestionamos la identidad de género de nadie ni su derecho a la transición. Creemos que es muy importante que los y las jóvenes que se inscriben para recibir atención de género reciban la mejor atención posible y estén plenamente informados sobre la eficacia y seguridad de cualquier tratamiento», afirmó Zembla.

Detener el experimento

El grupo holandés Genderpunt, que busca un debate abierto sobre las implicaciones de la ideología de la identidad de género, dijo a GCN que el documental de Zembla «confirmaba que los datos de la investigación de las clínicas de género holandesas proporcionan pruebas insuficientes para el tratamiento médico de menores con disforia de género.»

«Este tratamiento ineficaz y sin pruebas, con consecuencias de largo alcance a largo plazo, debería detenerse inmediatamente», dijo una portavoz del grupo.

«Internacionalmente, por supuesto, varios lugares [Finlandia, Suecia, Dinamarca, Inglaterra y Florida] ya han concluido que la evidencia para el tratamiento de afirmación de género es muy débil».

«El hecho de que esto haya sido reconocido por científicos holandeses es muy revelador, ya que Holanda es el país líder en lo que se refiere al tratamiento de afirmación de género en menores y es el fundador del Protocolo Holandés».

Una figura clave de la investigación holandesa, la Dra. Annelou de Vries, psiquiatra jefe del Centro Médico de la Universidad de Ámsterdam, contestó en el programa Zembla que el uso de un grupo de control -para poder comparar los resultados entre pacientes tratados y no tratados- no habría sido ético.

Sin embargo, los metodólogos consultados por Zembla afirmaron que, de hecho, existían métodos alternativos que no requerían necesariamente un tratamiento con placebo y que la clínica de Ámsterdam podría haber utilizado para reforzar su investigación. El documento de la revisión sistemática de Suecia sugiere algunas opciones.

La única cura

Como médico, el Dr. Kouwenberg ofreció una crítica más fundamental del Protocolo Holandés.

«El objetivo de la medicina es curar o mejorar las condiciones de sufrimiento con el menor daño colateral posible», dijo a GCN. “Desde esa perspectiva, el desistimiento [aceptar el sexo que uno tiene] es un resultado deseable. Es la única cura real que existe.

“Esto no se debe a que el objetivo sea ‘erradicar la transexualidad’, sino que el desistimiento hace que la intervención médica y, por lo tanto, el daño iatrogénico [infligido por la medicina] sea innecesario. “Por lo tanto, en mi opinión, ningún tratamiento que socave el objetivo del desistimiento es aceptable”, afirmó el Dr. Kouwenberg.

«Hay que tener en cuenta que ninguna intervención médica crea un cuerpo del sexo opuesto. Toda cirugía es cosmética, destinada a aliviar la disforia de género y, como tal, debe clasificarse como cuidados paliativos».

Dijo ser consciente de la versión holandesa del juramento hipocrático que hacen los médicos, que incluye el precepto: «Soy consciente de mi responsabilidad ante la sociedad». “Aquí es donde la medicina de género se queda irremediablemente corta, como lo ha demostrado la transmisión [de Zembla]”.

La Dra. Kouwenberg cuestionó la afirmación de los especialistas en género de que los y las menores podían comprender las consecuencias de los bloqueadores de la pubertad. Aunque a pacientes jóvenes se les dijo que esta intervención era reversible, los datos disponibles mostraron que «el desistimiento prácticamente desaparece si se suprime con bloqueadores la pubertad», dijo.

Dijo que la afirmación falsa de que no hay alternativa a los bloqueadores de la pubertad “atrapó” no sólo a profesionales de la medicina, que ya eran propensos al sesgo de confirmación, sino “más peligrosamente” al público en general y a pacientes.

«El problema fundamental es que la narrativa [de afirmación de género] se ha difundido y se ha presentado con éxito como ‘prevención del suicidio’ antes de que se presentaran pruebas sólidas», señaló Kouwenberg.

“Sólo si la narrativa es reemplazada por una representación más [exacta] de los hechos científicos, uno podría tener la oportunidad de realizar un estudio aleatorizado, controlado con placebo o al menos de casos controlados, sin falsas objeciones de que sería ‘poco ético’. realizar tales estudios”.

El cambio del paciente

Cualquiera que sea la calidad de los estudios holandeses, no está claro si son aplicables al grupo de pacientes dominante hoy en día, formado por mujeres adolescentes que a menudo padecen trastornos psiquiátricos graves.

En Holanda trabajaron principalmente con el clásico paciente con disforia de género: un hombre cuya angustia con su cuerpo había persistido desde la primera infancia.

Los médicos de Finlandia, Suecia e Inglaterra observaron el nuevo grupo de adolescentes, principalmente mujeres, sin antecedentes aparentes de malestar de género.

La investigadora de salud estadounidense, la Dra. Lisa Littman, ha planteado la hipótesis de una nueva afección, la disforia de género de inicio rápida (ROGD), que implica angustia durante o después de la pubertad y posibles influencias sociales online o a través de grupos de pares. Estos pacientes a menudo parecían deteriorarse después de su identificación trans o «no binaria».

La portavoz de Genderpunt dijo: “Creemos que el enfoque original del protocolo holandés era más restrictivo que la práctica internacional actual. [En el protocolo holandés] se brindó amplio asesoramiento y atención psicológica antes de pasar a la medicación o al tratamiento quirúrgico”.

«No está claro cuál es la situación [en las clínicas holandesas] ahora, dado que la población ahora se compone principalmente de adolescentes con ROGD».

La Dra. Sämfjord de Suecia dijo al programa Zembla que ella no era la única médica de género que tenía dudas sobre el tratamiento de este nuevo grupo de pacientes, dudas que la llevaron a renunciar a la clínica Landstrom en 2018.

“Todos teníamos [dudas]. Empezamos a cuestionarnos porque el grupo de pacientes no parecía ser el mismo que [en] los estudios de los Países Bajos”, dijo.

“Tuvimos muchas adolescentes que tuvieron una aparición tardía de incongruencia de género en la pubertad. Tenían muchos síntomas neuropsiquiátricos, como autismo. Esto no se explicó en los estudios realizados en Holanda.

“Pensé que el riesgo de que hiciéramos daño a estos menores era mayor que la posibilidad de obtener beneficios para ellos, por eso renuncié”.

El documental de Zembla está disponible en el artículo original

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad