Comparte esto:

Nicola Sturgeon, Primera Ministra de Escocia, promotora de la ley de autodeterminación del sexo

La clínica de identidad de género Sandyford,  del sistema de salud escocés, ha estado ofreciendo a las y los menores tratamientos de cambio de sexo irreversibles a pesar de que los médicos de alto nivel admiten que sus métodos no están respaldados por «pruebas sólidas» y se basan en el autodiagnóstico de los pacientes, según ha revelado una grabación filtrada.

La Clínica Sandyford en Glasgow,  única clínica de identidad de género para niños de Escocia, también autorizó el tratamiento hormonal y derivaciones para procedimientos quirúrgicos para sus pacientes después de evaluaciones de salud mental aparentemente rudimentarias, según comentarios desprevenidos de un médico senior.

Una psicóloga clínica consultora de Sandyford admitió abiertamente en un evento en línea del NHS en junio que había enormes lagunas en la evidencia en torno a la atención sanitaria trans y afirmó que se estaba trabajando para encontrar «una base de evidencia sólida para el tratamiento que ofrecemos».

La evaluación mental de los pacientes de la clínica se basa casi por completo en su propio autodiagnóstico, reveló la consultora, y los médicos «básicamente se basan en lo que ellos [los pacientes] te dicen.

Dijo que la gran mayoría de sus pacientes rechazaban las medidas que podrían haberles permitido tener hijos en el futuro antes de someterse a los tratamientos que podrían dejarlos infértiles, ya que estaban «desesperados» por acceder rápidamente a las hormonas.

La consultora insistió en que no es función de las clínicas de identidad de género llevar a cabo un escrutinio detallado de la salud mental de los pacientes y que los tratamientos que alteran la vida son éticos, ya que aunque un paciente cambie de opinión más adelante, la información que se proporcionó era «correcta en el momento de realizarse».

Afirmó que era un «error» considerar a Sandyford como un servicio de salud mental y dijo que, en cambio, consideraba que su función era «evaluar a las personas para determinar si estaban preparadas para el tratamiento y ponerlas en tratamiento», a pesar de reconocer los altos índices de problemas de salud mental entre los pacientes trans.

Los críticos afirmaron que los comentarios, realizados en un seminario en línea del NHS en junio y grabados por un denunciante, demostraban que Sandyford se había convertido en una «cinta transportadora única para la transición médica de los niños» impulsada ideológicamente y que debía cerrarse.

La clínica Tavistock de Londres, con la que el médico dijo que Sandyford tenía «vínculos», cerrará el año que viene después de que una revisión de expertos encargada por el NHS de Inglaterra determinara que «no es segura» para los niños.

Sin embargo, el Gobierno escocés y el NHS escocés descentralizado han mostrado poco interés en revisar la cultura de Sandyford, que también atiende a pacientes adultos, y tanto los ministros del SNP como el servicio de salud permiten que los activistas trans contribuyan a dar forma a las políticas y a las vías de tratamiento.

Sinead Watson, una antigua paciente de Sandyford, está estudiando la posibilidad de emprender acciones legales contra la clínica después de que ésta le enviara a una doble mastectomía a los veinte años.

Sinead afirma que su idea en aquel momento de que era un hombre trans no fue cuestionada y que, tras haber destransicionado para vivir como una mujer, ahora considera el procedimiento como un «error terrible».

Trina Budge, directora del grupo de campaña For Women Scotland, dijo que los comentarios mostraban que la clínica estaba «buscando argumentos para justificar la interrupción de la pubertad de las niñas de 12 años y enviando a niñas sanas, pero confundidas, a mastectomías».

«Llevamos años desmintiendo la propaganda difundida por el Gobierno escocés de que la clínica de identidad de género Sandyford sigue unos estándares de atención sólidos y holísticos».

 Enarbolando su propia bandera, la clínica no es más que una cinta transportadora de una sola parada para la transición médica de niños vulnerables, sin preocuparse por su salud mental.

La Sra. Budge añadió: «Mientras que en Inglaterra se están tomando medidas urgentes en respuesta a una investigación exhaustiva y a la falta total de pruebas que justifiquen la afirmación médica, es totalmente chocante ver que el personal clínico de Escocia prefiere seguir poniendo el carro delante de los bueyes.

«El escándalo de Sandyford empequeñecerá lo que ha ocurrido en Tavistock. El daño a nuestros niños debe detenerse ahora con el cierre inmediato de este «servicio» impulsado por la ideología».

Las nuevas directrices del NHS en Inglaterra afirman que la mayoría de los niños que creen ser trans están pasando por una «fase transitoria» y los médicos no deben animarles a cambiar sus nombres y pronombres.

Esta postura choca con los consejos oficiales de Escocia, donde se pide a los profesores que «reafirmen» a un alumno que diga querer cambiar de género. Se les advierte específicamente que no digan: «Es sólo una fase».

El NHS de Inglaterra está revisando el trato que da a los niños trans, después de que la Dra. Hilary Cass, antigua presidenta del Real Colegio de Pediatría y Salud Infantil, publicara recientemente un informe condenatorio sobre la atención a los niños trans.

El Gobierno escocés ha dicho que revisará las conclusiones de la Dra. Cass, pero no se ha comprometido a cambiar sus servicios como consecuencia de ello.

En el seminario en línea, organizado por una red clínica del NHS y que examina cómo gestionar a los delincuentes con problemas de salud mental, se ofreció a los participantes una visión general de los servicios ofrecidos por Sandyford.

Un médico señaló que el término «sexo biológico» no se utilizaba en la clínica, sino que el personal se refería a personas que habían sido «asignadas como hombres al nacer o asignadas como mujeres al nacer».

Las pacientes que se identifican como varones pueden ser remitidas a mastectomías tras una única evaluación inicial de salud mental, en la que se les muestra lo que ella describió como una imagen «infantil» de un «unicornio de género», dijo a sus colegas.

Describió una vía de cuatro etapas, desde la derivación inicial, en la que se realiza una evaluación de salud mental, hasta los pacientes que optan por la cirugía de reasignación genital completa. En Escocia se han aprobado mastectomías dobles para niñas de tan sólo 16 años.

Aunque dijo que existía «la opción» de ofrecer más sesiones de psicología a los pacientes con angustia o condiciones de salud mental directamente relacionadas con su identidad de género, en la mayoría de los casos esto no ocurría.

No somos un servicio de salud mental

«No somos un servicio de salud mental, lo que creo que puede ser un error común también», dijo. «Hay psicología y psiquiatría en el servicio, y puede pensarse que ofrecemos una especie de servicio de salud mental, lo cual no es así».

«Nuestra función principal es evaluar a las personas para ver si están preparadas para el tratamiento y ponerlas en tratamiento».

Al describir el proceso de evaluación de la salud mental más adelante en la sesión, después de que se le preguntara sobre la ética de llevar a cabo procedimientos que provocan infertilidad, dijo: «La totalidad de la evaluación se basa en el autoinforme de esa persona».

«Sólo podemos basarnos en lo que nos dicen. No se trata de una evaluación forense … Básicamente te basas en lo que te dicen».

Al hablar de las pruebas que justifican los servicios de Sandyford, dijo: «Se trata de una base de pruebas muy incipiente. No hay muchos trabajos de investigación, incluso preparando esta charla, ya sabes, no importa en qué área de la asistencia sanitaria trans se mire, hay un número muy pequeño de trabajos.

«Eso es algo que esperamos cambiar, especialmente a la luz de todo el trabajo que está llevando a cabo el Gobierno escocés en este momento, y esperamos que Escocia sea capaz de producir una sólida base de pruebas para el tratamiento que ofrecemos».

Un portavoz del NHS Greater Glasgow and Clyde dijo: «La Clínica Sandyford ofrece una serie de servicios de género en línea con los marcos nacionales. Nuestro servicio de identidad de género está modelado e informado por las directrices de la WPATH [Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero], conformado por la evidencia existente y similar en la operación a otras clínicas de género en toda Europa. [Nota: WPATH ha eliminado este año todo requerimiento de una edad mínima para las cirugías genitales y otras irreversibles en menores]

La controversia sobre la clínica Sandyford se produce mientras los diputados se preparan para votar por primera vez sobre los cambios radicales en las leyes de identidad de género en Escocia que propone el gobierno de Nicola Sturgeon.

El parlamento  está dispuesto a introducir un modelo de autoidentificación, lo que significa que los escoceses, y los residentes escoceses que viven en Inglaterra, podrán cambiar su sexo legal simplemente firmando una declaración legal.

Los cambios, que eliminan cualquier tipo de supervisión médica del proceso, también otorgarán a los jóvenes de 16 y 17 años el derecho a solicitar un certificado de reconocimiento de género.

Los críticos, entre los que se encuentra la escritora JK Rowling, han advertido que permitir a los hombres biológicos el derecho a cambiar su estatus legal mediante la afirmación supone un riesgo para las mujeres y las niñas.

La Primera Ministra ha rechazado las afirmaciones y ha tachado de «no válidas» las preocupaciones de las feministas sobre los cambios.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad