Al menos cuatro clubes que juegan en una liga de fútbol femenino en Yorkshire se retiraron de los partidos contra un equipo que alineaba a Francesca Needham, un varón transidentificado. El boicot comenzó después de que una jugadora sufriera una lesión en la rodilla que puso fin a su temporada cuando bloqueaba un tiro de Needham en un partido el mes pasado.

El domingo, otro club se negó a jugar contra el Rossington Main debido a la presencia de Needham. Más tarde esa noche, el jugador trans de 31 años les dijo a sus compañeras que dejaría el equipo, que compite en la Liga de Mujeres y Niñas de Sheffield & Hallamshire.

Dijo que lo hacía para proteger al club pero también para considerar emprender acciones legales.

Al escribir sobre su decisión en Facebook, Needham dijo: «Espero sinceramente que este problema de discriminación percibida contra mí pueda resolverse pacífica y rápidamente, con el pleno apoyo de la Asociación de Fútbol y las políticas que han redactado y aprobado».

Un entrenador, que no quiso ser identificado, dijo a The Daily Telegraph que los clubes rivales no se retiraban de los partidos por discriminación sino por motivos de seguridad.

El entrenador dijo: “Pude ver esta situación de primera mano. Cinco minutos después de empezar el partido, era obvio que Francesca era biológicamente un varón. La liga es competitiva y física, pero muchas de mis jugadoras más duros rebotaban contra esta persona.

“Tomaron conciencia y se retiraron por su propia seguridad. Son jugadoras fuertes de unos treinta y tantos años. Estábamos atónitas. Ni siquiera el árbitro de aquel momento podía creerlo”.

El entrenador dijo que se habían puesto en contacto con la liga y la asociación de fútbol local para plantear sus inquietudes, pero que no habían recibido respuesta.

Agregó que la semana después de que su equipo jugara contra Rossington Main, una jugadora de otro club resultó herida de forma accidental. “Un chute de Francesca le impactó en la rodilla. «La jugadora lesionada estará fuera por el resto de la temporada; es una absoluta pesadilla».

Según la política de la Football Asociation, los varones transidentificados que quieran jugar en el fútbol femenino deben demostrar que sus niveles de testosterona en sangre cumplen con ciertos criterios. [Ya se ha demostrado que reducir la testosterona apenas tiene impacto en las ventajas biológicas de los varones]

Se cree que hay unas 50 mujeres trans que cumplen las condiciones para jugar en el fútbol femenino en Inglaterra.

Fiona McAnena, directora de deportes la asociación Fair Play for Women, ha dicho: «La gente dice: ‘Son sólo unos pocos jugadores trans, ¿qué importancia tiene?’ Bueno, aquí hay un jugador masculino en un equipo, lo que afecta a todos los equipos en esa liga, que son más de 150 mujeres. No quieren jugar si es tan injusto, les preocupan las lesiones y algunas incluso hablan de dejar el fútbol si así es como va a ser en el futuro».

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad