Un adolescente ha sido detenido por cuatro denuncias de «agresión sexual grave» en una escuela de Essex. El Daily Telegraph ha podido saber que tres de las supuestas agresiones tuvieron lugar en aseos utilizados por chicos y chicas. El caso ha llevado a parlamentarios y activistas a cuestionar la seguridad de los aseos y vestuarios mixtos, días antes de que el Gobierno publique sus directrices sobre alumnos trans en las escuelas.

Se espera que las directrices indiquen que no se debe permitir a los alumnos utilizar las instalaciones diseñadas para el sexo opuesto, pero la política sobre los aseos mixtos sigue sin estar clara.

Sin informe de evaluación de impacto

La escuela, cuyo nombre no publica el Daily Telegraph para proteger la identidad de las víctimas, no había llevado a cabo una evaluación de impacto sobre la creación de aseos de género neutro.
La escuela no pudo responder a preguntas sobre si el alumnado podría acceder a los aseos designados como masculinos o femeninos en función del sexo biológico o de la identidad de género  porque no dispone de una política escrita al respecto.

Miriam Cates, diputada conservadora y antigua profesora, declaró: «Las instalaciones de género neutro son una amenaza para la seguridad de las mujeres y las niñas porque crean un espacio privado oculto a la vista del público donde las agresiones no pueden ser presenciadas.

«Aunque, por supuesto, la inmensa mayoría de los hombres no tienen intención de hacer daño a las mujeres, los pocos que sí la tienen tratarán inevitablemente de aprovechar la oportunidad que ofrecen las instalaciones de género neutro para cometer delitos».

«Espero que las nuevas directrices del Departamento de Educación dejen claro que las instalaciones de género neutro suponen un riesgo para la seguridad y no deben permitirse en los colegios».

Las escuelas están obligadas a proporcionar aseos separados para los niños mayores de ocho años, pero un informe reciente del grupo de expertos Policy Exchange reveló que el 28% no lo hacía.

Preocupación por las instalaciones mixtas

Las instalaciones mixtas han suscitado preocupación, por ejemplo después de que una alumna resultara herida en Coventry cuando un escolar le abrió la puerta de una patada en los aseos unisex.

La escuela de Essex tiene una serie de aseos designados para su uso por niños o niñas y un conjunto de cubículos en una «zona abierta» que no están designados y pueden ser utilizados por cualquier sexo.

Siempre han sido instalaciones neutras desde el punto de vista del género, pero a principios de este año se colocaron nuevos carteles en ellas, según las fuentes.

La escuela no está obligada por ley a llevar a cabo una evaluación de impacto sobre la igualdad en las instalaciones mixtas, pero anoche algunos cuestionaron cómo podía demostrar que había tenido en cuenta la seguridad cuando no tienen una política escrita.

Stephanie Davies-Arai, fundadora de Transgender Trend, declaró: «Género neutro significa sexo mixto y eso significa automáticamente que no se puede proteger a las niñas.

«Necesitamos una estrategia preventiva. No sirve de nada esperar a que se produzcan estas agresiones y castigar al agresor, pero las políticas que las escuelas están aplicando en este momento son todo lo contrario a la prevención».
«Las escuelas tienen que demostrar que han tenido en cuenta el impacto sobre todas las personas protegidas por la Ley de Igualdad, y si no pueden hacerlo, podrían verse expuestas a demandas legales por parte de los padres».

La policía investiga las supuestas agresiones

Un portavoz de la Policía de Essex dijo: «Actualmente estamos investigando los informes de agresiones sexuales graves, que se sospecha que han ocurrido en una escuela en Essex.

«Un menor de 16 años ha sido detenido y puesto en libertad bajo fianza con condiciones. Estamos trabajando estrechamente con la escuela y las autoridades locales mientras continúan las pesquisas para esta investigación».

[…] El parlamentario Nick Fletcher pidió anoche que el Ministerio de Educación proteja los espacios para un solo sexo en sus próximas directrices.

«¿Por qué estamos creando un problema que no necesitamos crear? Eso es lo que estamos haciendo al colocar a los niños en los vestuarios y aseos de las niñas y viceversa», dijo. «Se supone que nuestro trabajo es alejar el riesgo, pero estas políticas en realidad lo están aumentando. Eso no quiere decir que todos los chicos u hombres sean una amenaza, pero debemos prevenir la posibilidad de que ocurra algo malo».

Vicky Ford, una diputada vecina de Essex que hace campaña en temas de seguridad infantil, dijo: «La protección de los niños en las escuelas es una prioridad número uno y sé que la policía de Essex tratará este asunto con extrema seriedad».

Artículo completo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad