Defensoras de los derechos de las mujeres y ex reclusas se manifestaron el pasado 22 de agosto frente a la Prisión para Mujeres Fraser Valley en Abbotsford, Canadá, para exigir que los presos varones no sean alojados en cárceles de mujeres. “Los hombres no pertenecen aquí” y “la autoidentificación de género hiere a las mujeres” fueron algunas de las frases escritas en los carteles de las manifestantes.

Según Heather Mason, ex reclusa y defensora de los derechos de las presas de Canadian Women’s Sex-Based Rights , hay cinco hombres que afirman ser transgénero alojados en la Fraser Valley Institution for Women, de un total de 92 presos. Uno de esos reclusos es Tara Desousa (Adam Laboucan), de 39 años, que está encarcelado por violar a un niño de tres meses. El bebé requirió una compleja cirugía reconstructiva y ahora Desousa reside en una prisión que tiene un programa maternoinfantil.

En 2017, el Servicio Correccional de Canadá (CSC) cambió su política de identidad de género para permitir que los delincuentes varones condenados sean transferidos a las cárceles de mujeres si se autoidentifican como transgénero. Antes de 2017, cualquier recluso que solicitara ser trasladado a una prisión de mujeres debía haberse sometido a una cirugía genital.

Las organizadoras de la protesta argumentan que la nueva política carcelaria prioriza la teoría de la autoidentificación de género sobre los derechos de las mujeres.

Según Mason, la ex comisionada adjunta para mujeres del Servicio Correccional de Canadá afirmó en 2019 que el 50% de los hombres que solicitaron ser trasladados a una prisión para mujeres eran delincuentes sexuales. […] En la Institución para Mujeres de Fraser Valley, supuestamente ha habido temores de enfermedades de transmisión sexual, rumores de embarazo y acusaciones de acoso sexual por los varones residentes.

[“El CSC] permite, básicamente, que los hombres gobiernen la prisión… las mujeres tienen miedo de hablar porque piensan que se les negará la libertad condicional”, dijo a la multitud la ex reclusa de la Institución Fraser Valley, Alia Pierini. «Estoy harta y cansada de que los hombres, los violadores reciban más apoyo que las mujeres».

Del mismo modo, las mujeres en refugios para personas sin hogar y centros de reinserción temen hablar en contra de la presencia de hombres porque no quieren que se les prohíba el acceso a los servicios de los que dependen.

La protesta es la cuarta de una serie de manifestaciones en todo Canadá organizadas por Heather Mason y otras representantes de grupos pro derechos de las mujeres.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad