La estrella británica de dardos, Deta Hedman, perdió su oportunidad de ganar el Abierto de Dinamarca después de negarse a competir contra un jugador transgénero. Hardman, de 64 años, que ha criticado abiertamente las reglas que permiten a varones transfemeninos competir en torneos femeninos, se retiró del juego en cuartos de final contra Noa-Lynn van Leuven.

Hedman, es una de las figuras más conocidas en la escena de los dardos femeninos y ha pedido a la Professional Darts Corporation (PDC) y a la Federación Mundial de Dardos (WDF) que saque a los deportistas transgénero de los torneos femeninos.

«No voy a jugar contra un hombre en un evento femenino», dijo sin rodeos al periódico alemán Bild.

Los partidarios de Hedman se apresuraron a ofrecerle a la estrella de los dardos una compensación por su decisión de boicotear el torneo, ofreciéndole recuperar cualquier premio en metálico que pudiera haber perdido. Sin embargo, Denmark Darts le pagó la totalidad del evento. A pesar de que inicialmente se dijo que Hedman les había comunicado a los organizadores que estaba enferma, lo desmintió en X: «No fingí una enfermedad, dije que no jugaría contra un hombre en una competición de mujeres».

La deportista escribió para Save Women’s Sport, una asociación internacional que pide «justicia en el deporte femenino» y que sostiene que «el sexo biológico importa». Hedman dijo a la asociación:

«Este tema causa mucha angustia en el deporte que amo. Las personas pueden ser quienes quieran en la vida, pero no creo que los nacidos hombres deban competir en el deporte femenino.’

La decisión de Hedman de dar marcha atrás en su oportunidad de luchar por un lugar en la final femenina ha recibido reacciones de apoyo a su postura.

La exnadadora universitaria estadounidense Riley Gaines se unió a sus más fervientes seguidoras y se ofreció a reembolsar a Hedman cualquier premio en metálico que hubiera perdido al retirarse de la competición. Sin embargo, aunque Hedman se apresuró a agradecer a Gaines su «amable oferta», y le aseguró a su compañera deportista que «Denmark Darts me ha pagado en su totalidad el coste del evento».

Lynne Pinches, jugadora de billar de Verteran, quien de manera similar perdió su puesto ganador en el Ladies Champions of Champions después de negarse a jugar contra su oponente transgénero, elogió la decisión de Hedman.

«Pleno respeto por su posición en favor de la justicia, escribió Pinches en X. No es una decisión fácil de tomar y no deberíamos tener que hacerlo. Detengan la locura, por favor.»

Antes de asistir al evento en Dinamarca, Hedman había publicado una foto en su página de Facebook con la leyenda: «Las mujeres y las niñas merecen ser CAMPEONAS en sus propios deportes».

[El varón transfemenino] Van Leuven, que transicionó en 2014, ganó dos torneos en marzo: la PDC Women’s Series en Wigan y un evento del PDC Tour en Hildesheim, Alemania, una semana antes. Se enfrentó a la irlandesa Katie Sheldon en la final, ganando 5-2 y llevándose £2.000 en premios.

Desde que Van Leuven se unió a la selección femenina holandesa, dos de sus compatriotas se marcharon en protesta tras su segundo triunfo a principios de este año.

El jugador transgénero Noa-Lynn van Leuven

Anca Zijlstra reveló que se retiraba «con dolor en el corazón», antes de que la número dos del mundo, Aileen de Graaf, renunciara horas después y prometiera no representar más a Holanda.

Indignada por la victoria, la 18 veces campeona de tenis de Grand Slam, Martina Navratilova, dijo: «Por favor, nada de cuerpos masculinos en los deportes femeninos, tampoco en los dardos. Una vez más, las mujeres se llevan la peor parte. Y apesta«, continuó en X.

Hedman participó en la Serie Femenina del PDC en Wigan e insinuó que la tormenta que rodea la inclusión de jugadoras transgénero podría llevarla a abandonar el deporte.

Y tuiteó: ‘No fue el mejor fin de semana en @Official PDC. Fallé 2 dardos en el evento 8 para llegar a semifinales. Siempre dije que dejaría de jugar cuando dejara de disfrutar jugando, creo que los problemas actuales con el juego femenino hacen que el momento se acerque».

En diciembre, Hedman pidió que los jugadores transgénero, incluidos Van Leuven y Victoria Monaghan, fueran retirados de los torneos femeninos en una extensa declaración en Facebook.

Hedman dijo: «Durante muchos meses he competido contra los transgénero que juegan en eventos femeninos para la clasificación mundial».

Luego pasó a resaltar lo lejos que han llegado los dardos femeninos, después de que Hedman y otras «lucharon para conseguir un mejor reconocimiento para los dardos femeninos» a finales de los años 1980. Hedman dijo que «hizo las maletas» en 1997 porque sentía que había «poco futuro para las mujeres» antes de regresar cuando se organizó un campeonato femenino.

Luego añadió: ‘Luego la Federación Mundial de Dardos, la Corporación Profesional de Dardos, los dardos del condado y eventos independientes permitieron a varones transidentificados participar en deportes femeninos».

«He pensado que esto está mal desde el primer día, no tengo problemas con las personas transgénero en la vida, no conozco a Noa-Lynn en los dardos, y para ser justos, parece una persona encantadora«.

«En Lakeside conocí a Victoria Monaghan, bromeamos y nos reímos bastante, pero mi opinión personal es que las personas trans no deberían jugar en eventos femeninos».

Hedman dijo que planteó sus preocupaciones a la Federación Mundial de Dardos , pero que el organismo rector estaba «preocupado por los desafíos legales» y que «necesitaban pruebas científicas de que un jugador trans tiene ventaja sobre las mujeres».

También afirmó haber contactado con la Dra. Linda Duffy, ex número uno del mundo en dardos femeninos, y mencionó sus artículos que «muestran exactamente por qué los jugadores trans tienen ventajas sobre las mujeres, especialmente cuando han pasado por la pubertad como hombres».

Hedman añadió: «Creo que aquellos (principalmente hombres) que dicen que no hay razones por las que las mujeres no puedan jugar tan bien como los hombres están hablando desde su opinión».

La jugadora de dardos es la última atleta que protesta contra las decisiones de los organismos deportivos que permiten que los varones transidentificados compitan en este deporte.

Las jugadoras de billar se plantan

En noviembre, la jugadora de billar Pinches se negó a jugar contra su oponente transgénero Harriet Haynes en el evento Ladies Champions of Champions en Denbighshire, Gales. Las imágenes muestran a la jugadora acercándose al árbitro para informarle de su decisión de abandonar el juego y despedirse de sus posibilidades de ganar el torneo. Luego regresó a su asiento, empacó su taco y abandonó la arena mientras una audiencia atónita observaba. Su desconcertado oponente se hizo con el trofeo por abandono.

Pinches estuvo entre una serie de jugadoras de primer nivel que hablaron sobre el hecho de que a los varones transidentificados se les permitiera competir contra ellas en campeonatos de élite.

La controversia que ahora sacude los niveles más altos del grupo profesional femenino comenzó el 24 de octubre cuando el organismo rector internacional del deporte, la Federación Mundial de Pool de Eightball (WEPF), cambió las reglas sobre la participación de jugadores trans en torneos femeninos.

Inicialmente, en agosto, con un número cada vez mayor de jugadores trans solicitando jugar en torneos femeninos, la WEPF había emitido una declaración conjunta con su principal patrocinador, Ultimate Pool Group, dictaminando que «estos eventos estarán abiertos exclusivamente a personas que hayan nacido mujeres». ‘

Pero apenas ocho semanas después se produjo un sorprendente cambio en esta decisión, que varias jugadoras han sugerido que se tomó bajo la presión de amenazas legales de competidores trans.

WEPF y Ultimate Pool publicaron una actualización sobre la «elegibilidad de competición para jugadores transgénero y no binarios» afirmando que no habría discriminación por motivos de identidad de género.

Tras la decisión de Pinches de retirarse del torneo, su hermano Barry se pronunció a favor, elogió a su hermana por «tomar una postura» y expresó su opinión de que era «injusto» que ella se enfrentara a un jugador trans.

«Todo el crédito y gran respeto para mi hermana Lynne Pinches ayer por tomar una posición y no jugar en el partido más importante de su vida porque siente que es muy injusto tener que competir contra un varón», dijo.

«Estoy completamente de acuerdo con su opinión de que es totalmente injusto esperar que las mujeres compitan contra varones en el billar o en cualquier otro deporte».

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad