El doble violador Isla Bryson afirma ser víctima de un delito de odio porque el personal de la cárcel no le facilita artículos de maquillaje. El agresor sexual también recibió una disculpa de la gobernadora de la prisión después de quejarse de que una funcionaria del personal le había «malgenerizado» y le había llamado «hijo».

Bryson es uno de los reclusos más destacados de Escocia debido a una tormenta política provocada porque este violador fue encarcelado en una prisión de mujeresSe afirmó en su día que la controversia contribuyó a la renuncia de Nicola Sturgeon el año pasado como primera ministra de Escocia, ya que no pudo aclarar su opinión sobre si el violador era un hombre o una mujer.

Bryson, fue condenado en enero del año pasado en el Tribunal Superior de Glasgow por violar a una mujer en Clydebank en 2016 y a otra en la cercana Drumchapel en 2019, cuando era conocido como Graham. Pero, mientras estaba en libertad bajo fianza, comenzó a identificarse como una mujer y compareció ante el juicio con el nombre de Isla Bryson.

Los problemas que Bryson dice tener en la cárcel de Edimburgo se detallan en una carta que ha enviado al Sunday Mail:

Simplemente estoy lidiando con la transfobia del personal, dice. “Una funcionaria del personal en Edimburgo me dijo que el MSP ha estado diciendo a los gobernadores que traten a las mujeres trans que ingresan en el servicio escocés de prisiones como a hombres. Es repugnante y un delito de odio«.

El doble violador también se quejó de no poder usar artículos de tocador y maquillaje femeninos, y se jactó de tener senos y voz femenina.

Bryson escribió: “Se niegan a darme artículos de tocador o maquillaje femeninos. Estoy tomando bloqueadores en este momento, tengo tetas. Ya no sueno como un hombre”.

La gobernadora del centro penitenciario Glenochil, Natalie Beal, escribió a Bryson para disculparse el mes pasado. En la carta, afirma que tras el incidente en el que una funcionaria del personal llamó a Bryson «hijo», la oficial de prisiones inmediatamente «se disculpó al darse cuenta de su error».

La gobernadora continuó afirmando que otro incidente poco claro que involucró a un detector de metales fue un descuido de un funcionario de prisiones que “quizás no se había dado cuenta” en ese momento de que Bryson era un preso trans.

Beal añadió: «Pedimos disculpas si le faltaron el respeto, pero no creemos que esa hubiera sido la intención del oficial en cuestión».

En la carta afirma que durante la investigación, Bryson no pudo indicar la fecha, hora o nombre de los oficiales involucrados en ninguno de los incidentes. Ninguno de los dos incidentes contaron con ningún testigo.

Las denuncias de Bryson han salido a la luz semanas después de que entrara en vigor la controvertida nueva ley sobre delitos de odio del gobierno escocés. Según la legislación, cualquier persona que sienta que se ha cometido un delito puede presentar una denuncia de forma anónima a través de un portal online y no tiene que hablar directamente con la policía.

A principios de este mes contamos cómo las jefaturas de las cárceles se enfrentan a solicitudes para poner fin a las sanciones a las reclusas por malinterpretar el género de los convictos trans después de que J.K. Rowling fuera informada por la policía de que no será investigada por sus críticas al transgenerismo. La escritora había hecho publicaciones en las redes sociales en las que enumeraba a personas transfemeninas, incluido el violador Bryson, afirmando que son hombres.

La organización Keep Prisons Single Sex ha escrito a la directora ejecutiva de Servicio Escocés de Prisiones SPS, Teresa Medhurst, para pedirle que las mujeres en prisión que deseen utilizar pronombres referidos a mujer u hombre “no sean remitidas a la Policía de Escocia ni estén sujetas a procedimientos o sanciones disciplinarias”.

El SPS ha dicho anteriormente que está comprometido con una cultura de igualdad de oportunidades y diversidad […] 

Rhona Hotchkiss, ex gobernadora de la prisión de Cornton Vale, dijo: “La malgenerización no es un delito de odio y eso ha quedado claro desde que entró en vigor la absurda ley sobre delitos de odio. Gente de izquierda, derecha y centro lo ha estado haciendo y no ha sido procesada».

Artículo completo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad