Mujeres y organizaciones feministas de Latinoamérica y Europa fundan la Internacional de Mujeres Feministas (IMF) con el objetivo de defender y reivindicar la agenda feminista y denunciar el engaño y usurpación que pretenden lideres populistas como Irene Montero o Claudia Sheimbaum en una reunión programada para los días 30 de marzo a 1 de abril en Ciudad de México.

Una Internacional de Mujeres Feministas frente a los intentos populistas de asaltar la agenda de los derechos de las mujeres y las niñas.

El feminismo no divide por grupos identitarios sino que universaliza por dignidad humana esencial.

La Internacional de Mujeres Feministas denuncia las maniobras de usurpación del feminismo que quieren protagonizar altas funcionarias y políticas en activo de España y el populismo latinoamericano.

Del 30 de marzo al 1 de abril tendrá lugar en la Ciudad de México un encuentro internacional que da continuidad al organizado en Madrid por Irene Montero los pasados 24, 25 y 26 de febrero y que encadena las acciones del populismo y de los defensores de las teorías del generismo queer para promover una Internacional autodenominada “feminista” que instituye de manera encubierta una nueva agenda contraria a los intereses de mujeres y niñas.

El objetivo de dicho evento, anunciado como un encuentro de “lideresas mundiales” es crear una pretendida “Internacional Feminista”, que utilizando el concepto “feminismo” plantea una agenda paralela que socava en todo el mundo los derechos humanos de las mujeres y las niñas basados en el sexo y que busca alterar la auténtica agenda feminista, introduciendo reivindicaciones neoliberales como la legalización de la explotación sexual y reproductiva de las mujeres, el cuestionamiento y negación de la realidad sexuada de mujeres y hombres o la implicación de la realidad biológica en las relaciones personales y sociales.

El encuentro que tendrá lugar en Ciudad de México es continuación del evento organizado por el Ministerio de Igualdad del Gobierno de España el pasado mes de febrero en el que, utilizando una cantidad ingente de recursos económicos públicos, se convocó a mujeres de la élite política de España y Latinoamérica próximas a la corriente de pensamiento de Irene Montero.

La respuesta de las organizaciones europeas y latinoamericanas ha sido presentar en la misma fecha, la constitución de la INTERNACIONAL DE MUJERES FEMINISTAS (Feminist Women International)

La Internacional de Mujeres Feministas denuncia que el encuentro de Ciudad de México, como ya ocurrió con el celebrado en España, busca consolidar una red de altas funcionarias y agentes políticos para que ingentes recursos públicos sean enfocados a:

  • La promoción de políticas transgeneristas y transhumanistas junto con la industria bio-fármaco-tecnológica que hace posible el mercado de cuerpos humanos.
  • La negación de la realidad material y sexuada de las mujeres y sus implicaciones político-culturales.
  • La promoción personal de las carreras políticas y profesionales de esas lideresas a cargo de los impuestos pagados por todas y todos.
  • La suplantación de la agenda de las mujeres por políticas identitarias e intereses de grupos.

Internacional de Mujeres Feministas frente a los intentos populistas de asaltar la agenda de los derechos de las mujeres y las niñas

Organizaciones de Argentina, Chile, México, Colombia, Venezuela, España, Reino Unido, Italia, Francia… se constituyen en la Internacional de Mujeres Feministas, IMF, como respuesta a este segundo encuentro que tendrá lugar en México DF con la intención de constituir con recursos públicos una autodenominada Internacional Feminista, que no solo no representa la agenda de las mujeres sino que la tergiversa y establece sistemas de exclusión, cancelación y acoso a las feministas.

En el manifiesto de respuesta al encuentro de Ciudad de México promovido por los sectores populistas, la Internacional de Mujeres Feministas reivindica el carácter internacionalista del feminismo, su vocación transformadora, y denuncia las maniobras entristas y usurpadoras que pretenden distorsionar la agenda feminista.

Es usurpación negar que las mujeres somos el sujeto político del feminismo o sustituir la palabra “mujeres” por la amalgama de “todos, todas y todes”.

Es usurpación negar que las mujeres somos las personas de sexo femenino y suplantarnos por personas que eligen una “identidad de género” feminizada.

Es usurpación afirmar, como hace el documento de ese Encuentro, que el feminismo es “un proyecto político transfronterizo”. Sustituir la palabra “internacional” por “transfronterizo” pretende eludir el marco internacional de la agenda feminista para hacer valer la terminología propia del populismo posmoderno, relativista y subjetivista; o en otras palabras, pretende esquivar el marco internacional de los derechos de las mujeres avalado por la CEDAW de Naciones Unidas (Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer) e impugnar lo que en el tratado CEDAW se formuló inequívocamente: que la causa de la desigualdad de las mujeres y niñas es por razón de sexo, por nacer mujeres, y que su efecto, el género, el conjunto de atributos, normas y estereotipos sexistas y de género, debe ser combatido activamente.

Transfronterizo, señala el Manifiesto de la Internacional de Mujeres Feministas, sí es el negocio de la prostitución y el de la pornografía, o el mercado de óvulos para la explotación de mujeres a través del alquiler de vientres; transfronterizo es el tráfico de niñas para su matrimonio forzado; transfronterizas son las guerras que incrementan la violencia contra las mujeres y las niñas.

Con el lema “El feminismo no es un populismo” la Internacional de Mujeres Feministas subraya en su Manifiesto que:

  • El feminismo afirma que la causa de la desigualdad que como mujeres sufrimos es por razón de sexo. Por lo tanto, no es feminismo sustituir intencionadamente la categoría “sexo” por la falsa categoría “identidad de género”.
  • No es feminismo afirmar la existencia de la “identidad de género” o creencia en que ser mujer es una elección y un sentimiento.
  • El feminismo no divide por grupos identitarios sino que universaliza por dignidad humana esencial
  • El feminismo se articula en una agenda de marcada raíz abolicionista de la pornografía, la prostitución, la práctica del alquiler de vientres y de todo constructivismo social relativo al género.
  • El feminismo denuncia hoy las prácticas represivas de señalamiento y cancelación que el populismo está ejerciendo sobre las feministas por mantener una agenda feminista.

 El feminismo es una teoría política transformadora de la realidad con una agenda clara. No es una conjura de hermanas, ni un sueño. Las feministas somos mujeres en lucha contra el patriarcado, pero también contra la impostura y los sucedáneos.

Es un hecho indiscutible que toda sociedad y toda cultura asignan recursos, propiedades y privilegios a las personas de acuerdo con el sexo, lo que provoca, en última instancia, la subordinación de las mujeres. A esta realidad se le denomina patriarcado y combatir esta aciaga realidad es feminismo. 

Desde la Internacional de Mujeres Feministas se defiende que esta es la única agenda internacional del feminismo y que cualquier otra cosa solo es la impostura del populismo que práctica el entrismo en el Movimiento Internacional de Mujeres Feministas.

Internacional de Mujeres Feministas

Súmate firmando el Manifiesto: https://internacionalfeminista.info/

30 de marzo de 2023.

 

 

 

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad