Comparte esto:

El Hospital Infantil de Boston se jacta de tener el primer centro de cirugía transgénero pediátrica del país que ofrece un «conjunto completo de opciones quirúrgicas para adolescentes transgénero». En una serie de 90 vídeos, pintan una imagen optimista de las cirugías genitales, faloplastias y vaginoplastias para jóvenes, y de las mastectomías y cirugías faciales que oferta el hospital.

En un video que ya no es de acceso público , la Dra. Frances Grimstad describe el proceso de obtener una «histerectomía de afirmación de género».

Es, dice, «muy similar a la mayoría de las histerectomías. La histerectomía en sí misma es la extirpación del útero, el cuello uterino, que es la abertura del útero, y las trompas de Falopio que están unidas a los lados del útero», dice Grimstad con una sonrisa. Grimstad dice que algunas «histerectomías de afirmación de género también incluirán la extirpación de los ovarios», en resumen, todo el sistema reproductivo femenino.

Un boletín en la página de inicio del Servicio de Especialidades Múltiples de Género (GeMS) del Children’s Hospital dice: «En el Boston Children’s, nos enorgullece albergar el primer programa de salud transgénero pediátrico y adolescente en los Estados Unidos» que ha tratado «a más de 1,000 familias hasta la fecha .»

Boston Children’s Hospital fundó el programa servicio de especialidades múltiples de género (GeMs) en 2007 y recibe pacientes desde los 3 años. «En GeMS, nuestra misión es evaluar y atender a niños, adolescentes y adultos jóvenes con diversidad de género».

GeMS ofrece «una variedad de opciones para la transición médica» que incluyen la prescripción de bloqueadores de la pubertad, testosterona, estrógenos y cirugía plástica desde su centro de cirugía . «Nuestro equipo capacitado incluye especialistas en cirugía plástica, urología, endocrinología, enfermería, gestión de género y trabajo social, que colaboran para brindar un conjunto completo de opciones quirúrgicas para adolescentes y adultos jóvenes transgénero», se lee en el sitio web.

El Boston Children’s Hospital se rige por el «modelo de atención de afirmación de género», lo que significa que las creencias de los niños sobre su género se toman al pie de la letra sin cuestionarlas. «Creemos en un modelo de cuidado afirmativo de género, que apoya a los jóvenes transgénero y de género diverso en el género en el que se identifican».

El cuidado de la «afirmación de género» tiene sus raíces en la ideología de la identidad de género, que es un sistema de creencias basado en la falsedad de que ser hombre, niño, mujer o niña no tiene nada que ver con la biología, sino que está determinado por la subjetiva y indefinible «identidad de género». Por lo tanto, según esa ideología, los hombres pueden ser mujeres y niñas, y las mujeres pueden ser niños y hombres.La ideología de la identidad de género también afirma que un desajuste entre el cuerpo y la identidad de género se puede corregir con bloqueadores de la pubertad, hormonas cruzadas y cirugías, lo que el Boston Children’s Hospital ofrece a sus pacientes.

Para los menores de 9 años, el hospital ayuda a facilitar una transición social que los prepara para su décimo cumpleaños, que es cuando se les ofrecen planes de tratamiento individualizados que pueden incluir bloqueadores de la pubertad, hormonas cruzadas y dobles mastectomías .

El Boston Children’s Hospital se basa en el modelo de estándares de atención de la Asociación Mundial Profesional para la Salud Transgénero (WPATH) . Las cirugías genitales requieren varias cartas de apoyo de los proveedores de atención médica del paciente que debe haber vivido según su «género identificado» durante solo 12 meses. Para la faloplastia (creación de un pseudopene a partir de piel extraída de otra parte del cuerpo) y metoidioplastia (creación de un pseudopene a partir de tejidos genitales existentes), se exigen al menos 18 años, según las pautas de WPATH.

Los pacientes de solo 17 años pueden obtener una vaginoplastia, pero el Dr. Oren Ganor, codirector del Centro Infantil de Cirugía de Género de Boston, insinuó en un correo electrónico que los niños incluso más pequeños pueden ser operados. Ganor dijo en un correo electrónico a la emisora WBUR que es «ligeramente flexible» cuando se trata de la edad de los jóvenes que piden una cirugía genital. Ganor agrega que la normativa no se ha finalizado «debido al problema del consentimiento para la esterilización (que es parte del procedimiento)».

El Dr. Jaromir Slama, cirujano plástico del Centro Médico de Boston, describe el procedimiento de vaginoplastia: «Implica la orquiectomía, la extirpación de los testículos, y utilizamos el tubo de piel del pene y parte de la piel del perineo para colocarlo más o menos hacia fuera y que se convierta en la nueva vagina».

Boston Children’s Hospital acepta adolescentes de 15 años que buscan cirugías de tórax, como mastectomías dobles para pacientes femeninas y aumento de senos para pacientes masculinos.

Todas estas cirugías de «afirmación de género» están cubiertas por aseguradoras comerciales y el programa estatal de Medicaid en Massachusetts. La política de Medicaid estatal financiada por los contribuyentes cubre explícitamente la atención médica relacionada con la transición, por haberse determinado en sus pautas que las cirugías relacionadas con el género «pueden ser médicamente necesarias». […]

La WPATH -Asociación Mundial Profesional para la Salud Transgénero- enumera las complicaciones quirúrgicas de las cirugías genitales en sus pautas de Normas de atención. Las vaginoplastias pueden incurrir en «necrosis total o parcial de la vagina y los labios, fístulas de la vejiga o el intestino hacia la vagina, estenosis de la uretra y vaginas que son demasiado cortas o demasiado pequeñas para el coito».
La WPATH, advierte de que los pacientes que se someten a una faloplastia pueden sufrir «frecuentes estenosis y fístulas del tracto urinario, y ocasionalmente necrosis del neofalo. La metoidioplastia da como resultado un micropene, sin la capacidad de orinar de pie. La faloplastia, usando un colgajo pediculado o libre vascularizado, es una procedimiento largo y de múltiples etapas con una morbilidad significativa que incluye complicaciones urinarias frecuentes y cicatrices inevitables en la zona de la que se extrae la piel».Amir Taghinia, un cirujano plástico que es miembro del equipo de cirugía transgénero de Boston Children’s, dice que del 30 al 50 por ciento de los pacientes de faloplastia necesitan tratamiento para una uretra bloqueada o con pérdidas.

Artículo original

 

 

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad