Mientras el gobierno británico frena los planes del Parlamento escocés para la autodeterminación del sexo, quienes se oponen al proyecto de ley han recordado a Magdalen Berns, un icono de su movimiento que inspiró a miles de mujeres a levantarse. Berns fue cofundadora de For Women Scotland, el grupo que ha liderado un intento de revisión judicial para impugnar el proyecto de ley de reforma del reconocimiento de género de Nicola Sturgeon y que ha protestado durante días frente al Parlamento mientras se debatía el proyecto.

Magdalen también fue una influyente youtuber, cuya lógica «incisiva» y lenguaje áspero le granjearon la enemistad del lobby trans y la admiración de feministas y grupos de defensa de los derechos de las personas homosexuales.

Berns murió de un glioblastoma en septiembre de 2019 a los 36 años, pero sus palabras y vídeos siguen siendo citados por activistas, entre ellas JK Rowling, que la homenajeó como una «joven feminista y lesbiana inmensamente valiente» en Twitter en 2020.

Una de las frases más conocidas de Berns, «Decir la verdad no es odio», ha sido ampliamente compartida. Otra frase, «Prefiero ser grosera a ser una jodida mentirosa», también se convirtió en un grito de guerra, según Venice Allan, amiga de Berns y también activista.

“Yo era miembro de Momentum y apoyaba a Jeremy Corbyn», dijo Allan.” Vi los vídeos de Magdalen y me tocaron la fibra sensible. Había alguien que decía lo que yo pensaba antes de encontrar las palabras».

En sus vídeos, Berns suele desmontar las afirmaciones de los ideólogos de la identidad de género con cuyos puntos de vista no está de acuerdo, insistiendo en uno de ellos: «No existen las lesbianas con pene. Intentar avergonzar a las lesbianas por ser lesbianas es intrínsecamente lesbófobo y misógino».

En otras ocasiones, pudo mostrar un rostro más amable, interpelando a un oponente: «Está bien sentirse incómodo con la masculinidad. ¿Crees que yo me siento cómoda con la feminidad? Tu personalidad no te convierte en mujer».

En un discurso ante Holyrood tras una manifestación de tres días con For Women Scotland, Berns fue recordada por su compañera Nicole Jones: “Magdalen se habría sentido decepcionada [por el voto del Parlamento escocés], aunque no es ninguna sorpresa. Era una persona profundamente bondadosa, llena de compasión y que se preocupaba por los derechos de las mujeres y los discapacitados mucho antes de que surgiera este debate sobre la identidad de género.

Ha llegado el momento de planificar nuestro próximo movimiento y, por supuesto, desearíamos que ella estuviera aquí para ayudarnos», ha explicado Nicole Jones.

Nacida en Londres, Berns pasó sus primeros años protestando contra las pruebas con animales y las pieles, repartiendo folletos para el Partido Socialista Laborista; su madre Deborah Lavin fue una de las fundadoras del Partido Comunista de Gran Bretaña. Tras trabajar como ingeniera de sonido en los clubes del norte de Londres, Berns se trasladó a Edimburgo a mediados de la década de 2010, donde estudió Física.

Fue en 2015, mientras estudiaba en la universidad, cuando Berns comenzó a grabar sus vídeos, señalando entre sus objetivos a Stonewall y a una serie de nuevos bloggers, cuyas reivindicaciones consideraba una amenaza para los derechos de las lesbianas y de todas las mujeres.

Hubo un cambio en el ambiente», afirma Marion Calder, que más tarde cofundó For Women Scotland con Berns. Hasta ese momento, existía casi un pacto entre las feministas y los transexuales, es decir, los que se habían sometido a una transición médica y contaban con el seguimiento de un médico».

Luego llegó esta nueva generación de activistas trans diciendo «somos mujeres, a todos los efectos», sin transición médica o social.

Había otras mujeres que hablaban de ello, pero Magdalen se adelantó mucho en el uso de vídeos».

Según Robbie Travers, amigo de Berns y por aquel entonces estudiante de Edimburgo, el cambio en la política transgénero vino acompañado de un activismo beligerante en el campus.

“No podía creer lo que oía. Había estudiantes varones que se autodenominaban lesbianas y decían que las mujeres que no mantenían relaciones sexuales con varones eran «escoria» y debían ser «aniquiladas».

Magdalen fue investigada por el Sindicato de Estudiantes y fue repetidamente interrogada. Buscaban un delito. Me preguntaron cuáles eran sus opiniones, si se había radicalizado. Me pareció que lo que se juzgaba eran sus opiniones. Era una feminista de izquierdas comprometida, pero se desilusionó con la izquierda moderna» […]

Para quienes la rodeaban, la experiencia de ser expulsada de media docena de grupos estudiantiles tuvo el efecto de reforzar el activismo de Berns, que continuó realizando sus vídeos en Youtube con renovado vigor.

Berns fue la primera en entrevistar a Kellie-Jay Keen, madre de cuatro hijos de Wiltshire, que entonces utilizaba el seudónimo de Posie Parker, después de que la policía la interrogara por las denuncias de los tuits de Susie Green, ex directora ejecutiva de la organización transactivista para menores, Mermaids.

También participó en manifestaciones y obtuvo un rápido reconocimiento entre quienes defienden de los derechos de las mujeres de todo el mundo.

En 2018, Berns cofundó For Women Scotland junto a Nicole Jones, Trina Brudge, Susan Smith y Marion Calder.

Marion. Calder, recordó su primer encuentro años antes: «Solo había visto sus vídeos y esperaba que entrara una amazona de un metro noventa.

La gente no se da cuenta de lo menuda que era. Su personalidad era enorme, tenía el coraje de una amazona de un metro noventa».

Por desgracia, la participación de Berns en For Women Scotland se vio obstaculizada cuando su salud empezó a empeorar. En verano de 2019 le diagnosticaron un glioblastoma terminal.

‘Es algo difícil que te digan que tienes algo que no se puede curar, pero no voy a dejar que me defina’, se dice que dijo Berns, mientras adoptaba una actitud estoica.

Tras mudarse a una residencia de Edimburgo, Berns se enteró de que JK Rowling la seguía en Twitter y se había puesto en contacto con ella. Según Calder, la reacción de Berns fue simplemente «qué bien». Magdalen no era una persona que se dejara impresionar por las celebridades, pero incluso ella sabía que tendría un impacto», añadió Calder.

Enlace a los vídeos de Magdalen Berns aquí.

LO QUE JK ROWLING ESCRIBIÓ SOBRE MAGDALEN BERNS

 En su ensayo de junio de 2020, Rowling escribió: «Cuando empecé a interesarme por la ideología de la identidad de género y las cuestiones transgénero, empecé a hacer capturas de pantalla de los comentarios que me interesaban, como una forma de recordarme a mí misma lo que podría querer investigar más tarde.

En una ocasión, distraídamente le di a «me gusta» en lugar de hacer una captura de pantalla. Ese único «me gusta» se consideró una prueba de odio, y comenzó un persistente y bajo nivel de acoso.

Meses más tarde, agravé mi delito del «me gusta» accidental al seguir a Magdalen Berns en Twitter. Magdalen era una joven feminista y lesbiana inmensamente valiente que se estaba muriendo de un agresivo tumor cerebral. La seguí porque quería contactar directamente con ella, cosa que conseguí.

Sin embargo, como Magdalen era una gran creyente de la importancia del sexo biológico, y no creía que las lesbianas debieran ser llamadas intolerantes por no salir con personas trans con pene, las cabezas de los activistas trans de Twitter vieron puntos de unión, y el nivel de abuso en las redes sociales aumentó».

Artículo completo
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad