El Servicio Nacional de Salud de Inglaterra NHS ha redactado unas nuevas directrices para el tratamiento de los jóvenes transgénero en las que se pide que se alerte a las autoridades locales cuando los jóvenes hayan obtenido bloqueadores de la pubertad y terapias hormonales en el sector privado. En estos casos se podrían adoptar protocolos de salvaguarda para proteger a los pacientes.

Las directrices forman parte de una amplia revisión del tratamiento de los jóvenes transgénero que buscan atención en el NHS. El enfoque actual, que puede incluir intervenciones médicas, ha sido criticado por algunos profesionales que dicen que precipita a las personas a la medicación, y por las familias que se quejan de que el servicio no puede gestionar el rápido crecimiento de la demanda.

Preguntado por Reuters sobre el borrador de las nuevas directrices, el NHS se negó a comentar su contenido. El servicio ha declarado que pronto compartirá sus directrices preliminares con el público para permitir la retroalimentación y la revisión. Afirma que los cambios son necesarios para atender a tiempo a los jóvenes que buscan ayuda médica, al la vez que se garantiza la solidez del sistema y la seguridad de los tratamientos.

El borrador preparado por NHS England al que ha tenido acceso Reuters subraya que «ahora hay una necesidad urgente» de finalizar las directrices y ayudar a establecer nuevos servicios para los jóvenes transgénero «lo más rápido posible». El borrador se subió durante un breve tiempo a la página web del NHS England a finales de septiembre, con planes para un periodo de comentarios públicos de 45 días, pero posteriormente se retiró. Un portavoz del NHS declinó decir por qué, o cuándo se hará pública una versión final y más completa.

En Inglaterra, la larga espera para recibir atención en materia de género ha llevado a algunos jóvenes a buscar medicamentos a través de farmacias online no reguladas, o de forma privada. Entre ellos se encuentran las terapias que bloquean el inicio de la pubertad o los tratamientos hormonales para adultos, que se utilizan para ayudar a los adolescentes transgénero a desarrollar características sexuales secundarias alineadas con su identidad de género. GenderGP, un proveedor privado de tratamientos para pacientes transgénero, dijo a Reuters que ha recetado estos medicamentos a cientos de jóvenes. [Nota: GenderGP es también una organización transactivista]

El proyecto de directrices dice que si los profesionales del NHS deciden que un paciente no debe tomar bloqueadores de la pubertad o tratamientos hormonales obtenidos de forma privada, pueden aconsejar al médico de atención primaria del paciente que inicie «protocolos de salvaguardia».

El borrador no detalla por qué se tomarían medidas de salvaguardia ni qué implicaría. Pero según los protocolos del NHS, los «equipos de salvaguardia» están formados por representantes de la policía y profesionales de la medicina y los servicios sociales, responsables de garantizar la seguridad y el bienestar del niño.

El NHS ha dicho anteriormente que «desaconseja encarecidamente» que la gente se abastezca de medicamentos de afirmación de género online de proveedores que no están regulados en el Reino Unido.

«Nadie debería comprar por Internet medicamentos ilegales, desconocidos y potencialmente peligrosos para la vida», dijo el director médico del NHS England, el Dr. Stephen Powis, en un comunicado a principios de esta semana.

[…] Otros cambios en el proyecto de directrices son: permitir que sólo los profesionales del NHS remitan a los jóvenes para la atención de género, proponer equipos con mayor experiencia profesional dentro de las clínicas, y exigir reuniones entre el personal que remite a los jóvenes y las clínicas para establecer si las clínicas de género son la mejor ruta para el tratamiento.

En la actualidad sólo hay una clínica de atención al género para menores en Inglaterra, la Tavistock and Portman NHS Foundation Trust, con sede en Londres, que declinó hacer comentarios sobre los cambios previstos. Las derivaciones a Tavistock se han disparado desde los 210 de hace una década, a los más de 5.000 pacientes en el ejercicio más reciente, según datos del NHS. El tiempo de espera para ver a los profesionales del género es ahora de unos tres años.

En julio, después de que una revisión independiente pidiera que Inglaterra ofreciera servicios regionales, el NHS dijo que, como primer paso, trasladaría la atención de género fuera de Tavistock a dos clínicas, en Londres y en el noroeste de Inglaterra, para que funcionaran según las nuevas directrices. [Nota: el gobierno ha decidido cerrar Tavistock por praxis dudosa en la atención a menores]

La atención para la afirmación del género puede incluir la transición social, que reconoce el nombre, los pronombres y el modo de vestir preferidos por el o la menor. Un número cada vez mayor de adolescentes busca también bloqueadores de la pubertad y tratamientos hormonales, según un estudio de Reuters sobre datos de Estados Unidos.

Los fármacos utilizados en el Reino Unido se recetan «fuera de etiqueta», lo que significa que no están autorizados para el tratamiento [de la disforia] de género. La falta de pruebas científicas a largo plazo sobre cómo ayudar a los jóvenes transgénero ha contribuido a una lucha muy politizada en muchos países.

La primera ministra, Liz Truss, ha dicho en repetidas ocasiones que no se debe permitir a los menores de 18 años tomar decisiones «irreversibles» sobre su identidad de género.

Artículo original
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad