Melissa Poulton, candidato trans del Green Party

El Partido Verde ha cortado lazos oficiales con Green Party Women, el Partido Verde de Mujeres, uno de sus grupos más grandes, en medio de la disputa sobre la postura del partido sobre sexo y género y la controversia trans.

Miembros de alto rango de Green Party Women GPW afirman que el grupo ha sido «desafiliado» debido a sus «opiniones críticas de género».

Un portavoz del Partido Verde ha dicho que se ha suspendido a GPW por razones de procedimiento [..]

Hay divisiones dentro del Partido Verde sobre su enfoque de los derechos trans. La posición oficial del partido es que apoya a las personas transgénero y respalda que sea más fácil cambiar el sexo legal a través de la autodeterminación.

Pero existen tensiones desde hace mucho tiempo con afiliadas que tienen creencias críticas de género y que defienden que el sexo de una persona no se puede cambiar.

Zoe Hatch, la copresidenta recientemente elegida del GPW y actualmente suspendida del partido, describió la decisión como una «forma de que los órganos de gobierno cierren el grupo de mujeres».

Emma Bateman, ex copresidenta de GPW que fue expulsada durante un tiempo del partido, ha dicho que la desafiliación ha tenido como objetivo «demostrar que las mujeres que se salgan de la línea serán castigadas».

«Los afiliados deben comprender lo que está sucediendo y cuestionar la forma en que los órganos del partido gobernante están tratando a las mujeres críticas con respecto al género».

«Los Verdes se están ganando una reputación de misoginia y para un partido que dice apoyar los derechos de las mujeres, eso es un desastre».

No estar afiliado al partido significa que el grupo ya no puede acceder a los recursos del partido ni presentar mociones en las conferencias anuales del Partido Verde. También se pierde su lugar en el principal Comité Político del Partido Verde y en el Comité de Igualdad y Diversidad.

Chesca Walton, ex copresidenta del Green Party Women, había pedido que el Partido Verde desafiliara el GPW porque, según ella, ya no era «un espacio seguro y acogedor para todos los miembros del Partido Verde, especialmente aquellos que son trans o no- binarios».

Durante su mandato como copresidenta, la Sra. Walton dijo que miembros del grupo la habían intimidado.

En un comunicado, dijo: «Nunca en mi vida he sido testigo de un comportamiento tan vil e inapropiado como el que he presenciado dentro de GPW. «Ese comportamiento incluye deshumanización, acoso, intimidación y engaño. Es importante subrayar que se trata de una pequeña minoría de miembros, pero tiene un impacto desproporcionado en el partido en su conjunto».

En declaraciones a la BBC, la señora Walton dijo: «Estoy muy contenta de que este fallo haya puesto fin a esta cuestión y nos brinde a todos la oportunidad de seguir adelante».

Política del Partido Verde

La página de derechos y responsabilidades del Partido Verde establece que «los hombres trans son hombres, las mujeres trans son mujeres y que las identidades no binarias existen y son válidas».

El partido también apoya facilitar que las personas trans cambien su estatus legal sin necesidad de un Certificado de Reasignación de Género (GRC).

Pero sigue habiendo cierta tensión entre los miembros. Algunos miembros del Partido Verde dicen que las políticas sobre los derechos de las personas transgénero a acceder a espacios exclusivos para mujeres siguen siendo ambiguas -un campo de batalla clave en el debate sobre los derechos trans- y señalan que el partido apoya las salas diferenciadas por sexo en los hospitales en sus documentos políticos.

El GPW fue suspendido mientras miembros de alto nivel estaban trabajando para establecer una Declaración de las Green Women, que se centraba en el sexo biológico como base de los derechos de las mujeres.

El año pasado, se rechazó una moción del GPW para enmendar la constitución del Partido Verde para incluir protecciones de los derechos basados en el sexo. Los detractores dijeron que la forma en que estaba redactado excluía a las personas trans de las protecciones.

Un miembro del grupo LGBTIQA+ del Partido Verde ha escrito una moción para ser debatida en la Asamblea General Anual del grupo que habría clasificado al movimiento crítico de género como inherentemente “odiante”, pero ha sido retirada.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad