La controvertida nueva política del Servicio Penitenciario Escocés dice que los presos trans considerados demasiado peligrosos para cumplir condena en cárceles de mujeres podrán mezclarse con mujeres en «grupos de trabajo, actividades y programas». El objetivo es respetar su identidad de género y que aprendan a «vivir como mujeres» (sic).

Los jefes de prisiones escoceses dicen que incluso los reclusos trans considerados demasiado peligrosos para cumplir su condena en una cárcel de mujeres deberían poder mezclarse con prisioneras, según un nuevo informe calificado de «escandaloso» por las mujeres activistas .

El informe llega después de que el Servicio Penitenciario Escocés (SPS) revelara su nueva política sobre la gestión de presos transgénero, que entrará en vigor en febrero.

Las críticas afirman que se ha dejado la puerta abierta para que los varones transidentificados como mujeres con condenas por violencia contra las mujeres cumplan su sentencia en pabellones femeninos si hay «pruebas convincentes de que no presentan un riesgo inaceptable de daño a quienes están en la cárcel de mujeres».

El informe dice: «A las personas transgénero bajo custodia se les debe brindar la oportunidad y apoyo para ser alojadas en un pabellón que se alinee con su género afirmado para que, al ser liberadas en la comunidad, hayan tenido la oportunidad de vivir con aquellas que comparten su género elegido.»

A los prisioneros trans considerados demasiado peligrosos para alojarse permanentemente en una prisión femenina también se les podrían ofrecer derechos de visita a las cárceles de mujeres para permitirles mezclarse con las reclusas.

El informe afirma: «También se consideró que un enfoque individualizado ofrece flexibilidad para el manejo de personas transgénero en prisión. Si bien puede ser necesario acomodar a personas transgénero en una prisión que no se alinea con su género afirmado, puede haber otras formas de apoyar su identidad de género, por ejemplo a través del acceso a grupos de trabajo, actividades o incluso programas con otras personas de su identidad de género».

Los grupos de mujeres esperaban que los jefes de prisión dieran prioridad al bienestar de las reclusas al actualizar las directrices para los reclusos trans. Sin embargo, la nueva política está resultando aún más controvertida y va mucho más allá en la definición de muchos de los derechos y privilegios a los que tienen derecho los presos trans.

«La nueva política oculta una realidad mucho más siniestra»

Las críticas arremeten contra los responsables del Servicio Penitenciario Escocés por «utilizar a las reclusas como laboratorio para preparar a los hombres a vivir como mujeres». Kate Coleman, del grupo de campaña Keep Prisons Single Sex (KPSS), dijo: «Estoy horrorizada ante la sugerencia de que los reclusos varones, que incluso el SPS considera que no son seguros para las mujeres, puedan acceder a actividades en las cárceles de mujeres por razones que incluyen la posibilidad de practicar su feminidad.

«Es un escándalo. Me repugna que esta política, por inadecuada que sea para garantizar la seguridad de las mujeres, parezca ocultar una realidad mucho más siniestra por el peligro que representa para las mujeres reclusas.»

El ex secretario de justicia del SNP, Kenny MacAskill , ahora líder adjunto del Partido Alba, dijo: «Las cárceles son lugares de custodia segura, no laboratorios para experimentos. Es deber del estado mantener seguras a las mujeres vulnerables que han delinquido, aunque se les niegue la libertad.

«Situar los cobardes deseos de unos pocos presos transgénero por encima del bienestar de todas las presas es perverso. El SPS y el Gobierno escocés no sólo han perdido el norte, sino que están actuando de una manera que pone en peligro a quienes están obligados a proteger.»

El secretario de Justicia en la sombra del Partido Conservador escocés, Russell Findlay, declaró: «La nueva política sobre reclusos transsgénero permite de hecho el acceso de delincuentes sexuales masculinos a las cárceles de mujeres. En línea con la peligrosa ley de autoidentificación de sexo del Partido Nacional Escocés, los derechos de los delincuentes sexuales de cuerpo masculino que dicen ser mujeres se consideran más importantes que los de las mujeres vulnerables detenidas.»

A pesar de reunir pruebas de destacados grupos de mujeres sobre el daño psicológico que sufren muchas reclusas por estar confinadas con convictos varones, el informe relativiza esas preocupaciones:

«Algunas partes interesadas se mostraron especialmente preocupadas por la vulnerabilidad de las mujeres en prisión y por la necesidad de protegerlas de daños mayores. Algunas comentaron su preocupación por el hecho de que las mujeres fueran alojadas junto a alguien con la fuerza de una persona de sexo masculino y que ha pasado por la pubertad masculina».

«También existía un temor generalizado a que hombres depredadores se hicieran pasar por mujeres para tener acceso a la población reclusa femenina. También… que los trans iniciaran relaciones coercitivas y el riesgo de embarazo en las mujeres «. […]

Artículo completo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad