Un estudio sobre 237 destransicionistas masculinos y femeninos revela que el 70% se arrepintió de su transición tras darse cuenta de que su disforia estaba relacionada con otros problemas como las condiciones de salud mental comórbidas, las vinculadas con el espectro autista, el trauma, o la misoginia y la homofobia interiorizadas. Los participantes dijeron sentirse desatendidos por los sistemas médicos y de salud mental y relataron experiencias de rechazo absoluto por parte de la comunidad LGBT+

En los últimos años, ha habido un interés creciente en el fenómeno de la destransición. Muchos testimonios han sido compartidos en línea por autodenominados destransicionistas y se han formado comunidades detrans en las redes sociales.

Hasta la fecha ha habido poco acuerdo sobre una definición de la palabra «destransición». En este artículo, usaré los siguientes conceptos: “destransición médica”, “destransición social” y  “destransición”.

La destransición médica se refiere al proceso de cesar/revertir los aspectos médicos de la transición médica de una persona. Esto podría incluir suspender o cambiar la terapia hormonal y someterse a cirugías de reversión, entre otros.

Asimismo, la destransición social se refiere al proceso de cambiar/deshacer los aspectos sociales de la transición social de uno. Por ejemplo, podría incluir presentarse nuevamente como el sexo de nacimiento, cambiar el nombre posterior a la transición o volver a usar los pronombres asociados con el sexo de nacimiento.

El término “destransicionista” se utilizará aquí para referirse a alguien que posiblemente se sometió a algunos de estos pasos de destransición social y/o médica y, lo que es más importante, que se identifica como destransicionista.

La creación de grupos de apoyo y defensa para detransitioners en los últimos años (p. ej., DetransCanada, nd , Detrans Voices, nd , The Detransition Advocacy Network, nd , Post Trans, nd ) da testimonio de la formación de una comunidad detrans cuyos miembros tienen necesidades específicas. Los académicos y los médicos han comenzado recientemente a plantear inquietudes sobre el tema (p. ej., Butler & Hutchinson, 2020 ; Entwistle, 2020 ; Hildebrand-Chupp, 2020 ; Marchiano, 2020 ). Sin embargo, se han realizado pocas investigaciones específicamente sobre las características de esta comunidad aparentemente creciente.

Procedimiento

Se realizó una encuesta transversal sobre 237 destransicionistas utilizando las redes sociales en línea para reclutarlos. El acceso al cuestionario estuvo abierto desde el 16 de noviembre hasta el 22 de diciembre de 2019. Se invitó a participar en el estudio a cualquier destransicionista de cualquier edad o nacionalidad. […] Todos los que respondieron «sí» a la pregunta «¿Hizo una transición médica y/o social y luego se detuvo?» fue seleccionado en el estudio. Del total de 237 participantes, la gran mayoría eran mujeres: 217 mujeres (92%) y 20 hombres encuestados (8%).

Alrededor de la mitad de los encuestados comenzó la transición social antes de los 18 años, y una cuarta parte también comenzó la transición médica antes de esa edad. La edad media de transición social fue de 17,96 años (17,42 para mujeres; 23,63 para hombres)  y la de transición médica fue de 20,70 años (20,09 para mujeres; 26,19 para hombres)

De los encuestados que hicieron la transición médica, el 46 % se sometió a cirugías de afirmación de género.

El 45 por ciento de la muestra total informó no sentirse debidamente informado sobre las implicaciones para la salud de los tratamientos e intervenciones a los que accedió antes de someterse a ellos. Un tercio (33%) respondió que se sentía parcialmente informado

La razón más común informada para la destransición fue darse cuenta de que la disforia de género estaba relacionada con otros problemas (70%). El segundo fue la preocupación por la salud (62 %), seguido de la constatación de que la transición no ayudó a corregir la disforia (50 %), o encontrar otras alternativas para lidiar con la disforia (45 %).

Necesidades medicas

La respuesta más elegida fue la necesidad de recibir información precisa sobre la suspensión/cambio del tratamiento hormonal (49 %), seguida de recibir ayuda por complicaciones relacionadas con cirugías o tratamiento hormonal (24 %) y recibir información y acceso a cirugías/procedimientos de reversión ( 15%).

Necesidades psicológicas

El 65% de las respuestas dijeron necesitar atención a los  problemas mentales comórbidos relacionados con la disforia de género y aprender a lidiar con la disforia de género; también la búsqueda de alternativas a la transición médica ( 65 %). Por debajo de eso, aprender a hacer frente a los sentimientos de arrepentimiento (60 %), seguido de aprender a hacer frente a los nuevos cambios físicos y/o sociales relacionados con la destransición (53 %) y aprender a hacer frente a la homofobia interiorizada (52 %).

Necesidades legales

La principal necesidad legal expresada fue la de volver a cambiar el marcador legal de género/sexo y/o el nombre (40%), seguida de asesoría legal y apoyo para emprender acciones legales por negligencia médica (13%)

Necesidades sociales

La gran mayoría de los encuestados reportó la necesidad de escuchar otras historias de destransición (87%). La segunda respuesta más común fue ponerse en contacto con otros destransicionistas (76 %), seguido de recibir apoyo para salir y lidiar con las reacciones negativas (57 %).

Solo el 8 % de los encuestados informaron haber recibido ayuda de una organización LGBT+ durante la destransición, en comparación con el 35 % durante la transición. Alrededor de la mitad de los encuestados (51%) informó tener la sensación de no haber recibido suficiente apoyo durante su destransición.

Al final del cuestionario, una pregunta abierta invitaba a los participantes a dar más comentarios sobre el apoyo, o la falta de este, que habían recibido durante su proceso de transición.

Un tercio de los participantes (34%) respondió a esta pregunta, a menudo con relatos largos y detallados de sus experiencias personales con respecto a este aspecto. Los temas más comunes identificados fueron: pérdida de apoyo de la comunidad LGBT y amigos, experiencias negativas con profesionales médicos, dificultad para encontrar un terapeuta amigable con detrans y falta de alternativas ofrecidas para la destransición, así como el aislamiento y la falta de apoyo general.

Un tema recurrente en las respuestas fue la sensación entre los encuestados de que era muy difícil hablar sobre la destransición dentro de los espacios LGBT+ y con amigos trans. Muchos expresaron un sentimiento de rechazo y pérdida de apoyo.

Otro problema informado fue la dificultad de encontrar un terapeuta dispuesto y capaz de analizar los factores detrás de la disforia de género y ofrecer alternativas a la transición.

Conclusiones

El 70% de la muestra informó haberse dado cuenta de que su disforia de género estaba relacionada con otros temas. Se deben realizar más investigaciones para identificar las formas en que otros problemas, como las condiciones de salud mental comórbidas, el trauma o la misoginia y la homofobia interiorizadas, posiblemente interactúen con la disforia de género, y qué se puede hacer para aliviarlos.

Además, la alta prevalencia de la condición del espectro autista (ASC) (20 %) que se encuentra en los destransicionistas en el estudio actual, que está respaldada por los hallazgos de Hailey ( 2017 ) (15 %), también constituye una vía interesante para futuras investigaciones. Estudios previos han proporcionado evidencia que sugiere una coexistencia de disforia de género y ASC.

En general, el apoyo brindado a los destransicionistas parece ser muy pobre en este momento, considerando el hecho de que solo el 18% de los participantes en el estudio actual informaron haber recibido suficiente apoyo durante su destransición.

Desafortunadamente, el apoyo que reciben los destransicionistas para satisfacer estas necesidades parece ser muy pobre en este momento. Los participantes describieron fuertes dificultades con los sistemas médicos y de salud mental, así como experiencias de rechazo absoluto por parte de la comunidad LGBT+. Muchos encuestados expresaron el deseo de encontrar tratamientos alternativos para lidiar con su disforia de género, pero informaron que era imposible hablar de ello dentro de los espacios LGBT+ y en el ámbito médico.

Estos relatos son preocupantes y muestran la urgencia de aumentar la conciencia y reducir la hostilidad en torno al tema de la destransición entre los proveedores de atención médica y los miembros de la comunidad LGBT+ para abordar las necesidades específicas de las personas en destransición.

Artículo completo
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad