Emma N. Hilton, PhD, Faculty of Biology, Medicine and Health. University of Manchester. Tommy R. Lundberg, PhD Karolinska Institutet. Department of Laboratory Medicine/ANA Futura

Los estudios longitudinales que examinan los efectos de la supresión de testosterona en la masa muscular y la fuerza en mujeres transgénero muestran consistentemente cambios muy modestos, donde la pérdida de masa corporal magra, masa muscular y la fuerza suelen representar aproximadamente el 5% después de 1 año de tratamiento. Por lo tanto, la evidencia actual muestra que la ventaja biológica que disfrutan las mujeres transgénero se reduce mínimamente cuando se suprime la testosterona.

El Comité Olímpico Internacional determinó los criterios por los cuales una mujer transgénero puede ser elegible para competir en la categoría femenina, requiriendo que los niveles de testosterona sérica total se sitúen por debajo de 10 nmol / L durante al menos 12 meses antes y durante la competencia. No se ha examinado colectivamente si esta regulación elimina la ventaja del rendimiento masculino. Aquí, nuestro objetivo es revisar cómo las diferencias en las características biológicas entre hombres y mujeres biológicos afectan el rendimiento deportivo y evaluar si existe evidencia que respalde la suposición de que la supresión de testosterona en mujeres transgénero elimina la ventaja de rendimiento masculino.

En esta revisión, informamos que la brecha de rendimiento entre hombres y mujeres asciende al 10-50% según el deporte. La brecha de rendimiento es más pronunciada en las actividades deportivas que dependen de la masa muscular y la fuerza, particularmente en la parte superior del cuerpo.

[…]

El rendimiento deportivo está fuertemente influenciado por una serie de factores fisiológicos, que incluyen la fuerza muscular y la capacidad de producir potencia, características antropométricas, capacidad cardiorrespiratoria y factores metabólicos [ 1 , 2 ]. Muchos de estos factores fisiológicos difieren significativamente entre hombres y mujeres biológicos como resultado de diferencias genéticas y el desarrollo de características sexuales secundarias dirigido por andrógenos [ 3 , 4 ]. Esto confiere grandes ventajas en el rendimiento deportivo de los machos biológicos sobre las hembras5 ].

Al comparar a los atletas que compiten directamente entre sí, como los de élite o niveles comparables de atletas en edad escolar, las ventajas fisiológicas conferidas por el sexo biológico parecen, en la evaluación de los datos de rendimiento, insuperables. 

Además, en los deportes en los que el contacto, la colisión o el combate son importantes para el juego, los atributos fisiológicos muy diferentes pueden crear problemas de seguridad y bienestar del atleta, lo que requiere no solo la segregación del deporte en categorías masculinas y femeninas, sino también, por ejemplo, en clases de peso y edad. . Por tanto, para garantizar que tanto hombres como mujeres puedan disfrutar del deporte en términos de equidad, seguridad e inclusión, la mayoría de los deportes se dividen, en primera instancia, en categorías masculinas y femeninas. […]

Artículo completo
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad