Comparte esto:

JK Rowling con la diputada laborista Rosie Duffield

En un restaurante italiano, entre botellas de vino, posaron juntas abrazadas como si fueran amigas de siempre. Cuando aparecieron en Internet las imágenes del almuerzo, los transactivistas comenzaron a criticar a estas mujeres, tildándolas de «malvadas».

Pero la comida del domingo en el oeste de Londres fue, de hecho, la primera vez que JK Rowling se reunió con Maya Forstater, cuya batalla legal ha afectado profundamente a ambas.

La autora de Harry Potter ha sido blanco de los transactivistas —y condenada al ostracismo por algunas estrellas de Hollywood que se hicieron famosas gracias a sus palabras— desde que tuiteó #IStandWithMaya (#YoApoyoAMaya) en 2019. Forstater había llevado a su empleador a los tribunales después de perder su trabajo por expresar su convicción de que las personas no pueden cambiar de sexo.

Rowling organizó el almuerzo para las feministas en The River Café, Hammersmith; entre ellas, la diputada laborista Rosie Duffield y la filósofa Kathleen Stock, que también han sido atacadas por el lobby trans.

Al confirmar a The Times que era la primera vez que se reunía con Rowling, Forstater, de 48 años, dijo que había sido «muy emotivo» ver a la escritora, a quien elogió y describió como su «fuente de fortaleza». El almuerzo siguió al lanzamiento de la campaña Respect My Sex (Respeta mi sexo) por los derechos de las mujeres. En palabras de Forstater: «Se trataba de reunirnos, felicitarnos, mantener el ánimo y disfrutar de una buena comida. Fue increíble, un día precioso».

Más tarde publicó en Twitter que Rowling había sido «una fuente de fortaleza para mí y para tantas otras que defienden los derechos de las mujeres». Podríamos haber reservado una mesa cien veces más grande para que cupieran todas las mujeres (y algunos hombres) que han dado tanto por poder decir la verdad y por proteger a los y las niñas».

Forstater perdió su trabajo en el centro de estudios Centre for Global Development tras tuitear que las personas no pueden cambiar de sexo biológico. Un tribunal laboral falló en su contra en 2019, pero el Tribunal Superior de Justicia dictaminó que sus opiniones estaban protegidas por la Ley de igualdad. Está pendiente el fallo de un segundo tribunal.

Tras su derrota inicial, Rowling se sumó al debate sobre los «derechos trans» con su tuit de apoyo a Forstater. Algunos de los actores que ayudó a lanzar al estrellato, como Daniel Radcliffe y Emma Watson, se han distanciado de ella por sus opiniones. Pero la escritora, de 56 años, estuvo muy bien rodeada durante la comida, sobre la que tuiteó después: «Ni confirmo ni desmiento que hubo un almuerzo y ahora estoy lo bastante sobria como para escribir este tuit. #RespectMySex (#RespetaMiSexo)».

La campaña «Respect My Sex if you want My X» (Respeta mi sexo si quieres mi voto) comenzó hace una semana, impulsada por mujeres feministas (entre ellas Forstater) que animan a las votantes a preguntar a los políticos su opinión sobre el sexo y la identidad de género. Parlamentarios de alto nivel, incluido el líder laborista Sir Keir Starmer, han sido al parecer incapaces de ofrecer una respuesta sencilla cuando se les ha preguntado qué es una mujer.

Una fuente ha comentado que la reunión de Rowling fue un almuerzo navideño atrasado. «Fue idea de JK. Iba a ser una reunión navideña, pero se retrasó por el COVID».

Entre las demás invitadas estaba la profesora Kathleen Stock, obligada a abandonar la Universidad de Sussex tras ser acusada de transfobia.

Rosie Duffield, de 50 años, diputada por Canterbury, criticó al lider laborista Starmer por no haberla respaldado después de haber sido objeto de ataques transactivistas por decir que solo las mujeres tienen cuello uterino. Después de la comida, publicó en Instagram que había sido el «mejor domingo libre en mucho tiempo» con un «montón de compañeras maravillosas».

También las acompañó la abogada Joanna Cherry, del SNP, que ha sido aclamada por Rowling a pesar de sus diferencias sobre la independencia de Escocia. Cherry tuiteó: «Gracias, JK Rowling, por reunir a tantas mujeres que tanto apoyo mutuo se han dado en tiempos difíciles». En respuesta, Rowling escribió: «El valor llama al valor».

Entre las demás invitadas, la abogada Allison Bailey, de 52 años, que ha demandado a Stonewall, grupo británico en defensa de la diversidad, para que deje de fiscalizar la libertad de expresión. Afirma haber sido objetivo de Stonewall después de ayudar a crear un grupo alternativo a favor de las lesbianas, gais y bisexuales.

Después de que aparecieran en Internet las imágenes del almuerzo, los transactivistas comenzaron a criticar a estas mujeres, tildándolas de «malvadas». También destacaron que habían asistido integrantes de un grupo activista de lesbianas feministas, Get the L Out UK (Saquemos a la «L»). Rowling fue fotografiada abrazando a una de sus integrantes, Lianne Timmermann.

Rowling y compañía: las invitadas al almuerzo del River Café

 Kathleen Stock
Profesora que se vio obligada a abandonar la Universidad de Sussex el año pasado por sus opiniones sobre la identidad de género.

Maya Forstater
Investigadora del desarrollo que ha llevado a su antiguo empleador ante un tribunal por despedirla por sus convicciones sobre el sexo biológico.

Allison Bailey
Abogada penalista que ha demandado al grupo de campaña Stonewall por fiscalizar la libertad de expresión.

Helen Joyce
Directora del grupo de campaña Sex Matters y escritora de Trans: When Ideology Meets Reality (Trans: cuando la ideología se encuentra con la realidad).

Liane Timmermann
Activista en Get The L Out UK, un grupo de campaña integrado por feministas lesbianas.

Angela Wild
Empresaria que recibe «amenazas de muerte y violación a diario» de los transactivistas por sus camisetas y chapas a favor de los derechos de las mujeres basados en el sexo.

JK Rowling

Autora de la saga de Harry Potter que organizó la comida.

Suzanne Moore

Columnista que dejó The Guardian en 2020, denunciando que el periódico había corregido sus artículos para que hablaran de «la experiencia femenina perteneciente a personas con cuerpos femeninos«.

Julie Bindel
Escritora y locutora feminista radical, autora del libro Feminism for Women (Feminismo para las mujeres).

Joanna Cherry QC

Diputada del SNP por el suroeste de Edimburgo, que se ha opuesto a las reformas propuestas de la Ley de reconocimiento de género (Gender Recognition Act) en Escocia.

Rosie Duffield

Diputada laborista que admitió haber considerado la posibilidad de abandonar su partido por la falta de apoyo, tras afirmar que solo las mujeres tienen útero.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad