Julie Bindel, periodista, autora, locutora, activista feminista contra la violencia machista hacia mujeres y niñas.

Una carta abierta firmada por las principales ONG irlandesas, incluidas Amnistía Internacional (AI) y el Consejo Nacional de Mujeres (NWC), ha pedido la eliminación de la representación política y de los medios de comunicación para las mujeres que no capitulen ante las demandas de activistas trans extremistas.

«Hacemos un llamado a los medios de comunicación y a los políticos para que ya no proporcionen una representación legítima a aquellos que comparten creencias intolerantes, que están alineados con ideologías de extrema derecha y no buscan nada más que daño y división», se lee en la carta. ‘Estas cuentas marginales de Internet se oponen a la atención médica afirmativa de las personas transgénero, y se oponen al derecho a la autoidentificación de las personas transgénero en este país … se oponen a los derechos de las personas trans, las mujeres y los homosexuales al alinearse con los tropos y posturas de extrema derecha».

El ataque a los derechos de las mujeres y los valores liberales es tan extremo que la participación de Amnistía Internacional ha llevado a lIseult White, la nieta de su fundador a hablar. Iseult White me cuenta lo orgullosa que siempre ha estado de su abuelo, Seán MacBride, quien cofundó Amnistía en 1961 para luchar por los derechos de los presos de conciencia pacíficos encarcelados por sus opiniones honestas. Pero hoy, White es una crítica abierta y franca de Amnistía, ‘profundamente molesta’ al leer la carta abierta y ver que AI la había firmado y promovido.

White me dice que no podía dejar que la carta quedara sin respuesta, ya que es un «arma poderosa» que se utiliza para silenciar a las personas y evitar el debate público. «La carta es antiliberal, antidemocrática y tiene un efecto paralizador en la sociedad civil», dice White. «Cuando se considera una carta de este tipo en el contexto de la legislación propuesta sobre delitos de odio, es aún más importante examinar las posibles consecuencias».

Los derechos trans han triunfado sobre los derechos de las mujeres en la República de Irlanda. La Ley de Reconocimiento de Género, que eliminó el requisito de pruebas médicas en los procedimientos que establecen el (cambio) de género (sexo) se aprobó en mayo de 2015, tres años antes de que las mujeres tuvieran el derecho legal al aborto. La cámara baja del parlamento, el Dáil, estaba compuesta casi en su totalidad por hombres.

Las feministas saben desde hace mucho tiempo que Amnistía Internacional no tiene ningún interés en apoyar los derechos de las mujeres y las niñas: AI busca despenalizar el comercio sexual y priorizar los derechos de los proxenetas. Apoyó las enmiendas al Proyecto de Ley de Reconocimiento de Género, una vez más priorizando los derechos de los hombres […]

La Dra. Christine Gaffney es científica social especializada en igualdad de género y miembro de Lesbian Gay Bisexual Alliance Ireland (LGBAI). Está furiosa por la última postura de Amnistía: ‘¿Por qué organizaciones de derechos humanos como Amnistía han abandonado a mujeres y niñas? 

[…] Rachel Moran es una escritora y feminista irlandesa que ha pasado 10 años haciendo campaña por los derechos globales de las mujeres. Lo que tiene que decir sobre el Consejo Nacional de Mujeres (NWC) no es más halagador que la evaluación de White sobre AI: “La idea de que la NWC hable por las mujeres irlandesas es ridícula. Han descartado, eludido e ignorado de plano las preguntas directas sobre los delincuentes sexuales masculinos adultos que se pasean por las alas de mujeres de las cárceles irlandesas ”, dice Moran. «Negarse a abordar esto es reprensible y clasista hasta la médula».

Moran tiene razón. Las mujeres de las cárceles de Mount Joy y Limerick se encuentran entre las más vulnerables de la sociedad y la gran mayoría ha sido violada por hombres. «Una organización que ignora deliberadamente la violencia psicológica de encarcelar a mujeres junto con hombres que cometen delitos sexuales no tiene derecho a pretender hablar en nombre de las mujeres», dice Moran. Ella llama a la carta firmada por la NWC «un acto de agresión directo y totalitario y una traición asombrosa a las mujeres irlandesas».

[…] Para Ceri Black, fundadora de Lesbian Gay Bisexual Alliance Ireland (LGBAI), la ideología transgénero extrema conduce al acoso y al silenciamiento de las lesbianas. Black dice que las mujeres que apoyan la noción de que ‘las mujeres trans son mujeres’ son las más privilegiadas y las que menos tienen que perder…

Artículo completo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad