Comparte esto:

Hoy, sostiene Julie Bindel, la palabra ‘lesbiana’ se ha vuelto a estigmatizar. Las jóvenes lesbianas parecen estar bajo presión para llamarse a sí mismas queer o no binarias, o convertirse en hombres trans.  Y están bajo presión no solo para aceptar la idea de que los varones transfemeninos  son lesbianas, sino también para aceptarles como parejas sexuales. Es hora de sacar la L del LGBT.

El fin de semana pasado, la policía sacó a un grupo de lesbianas que se hacían llamar ‘Get The L Out’ (Saca la L fuera) de la marcha del Orgullo en Cardiff, alegando que las mujeres estaban provocando una ‘confrontación’ con activistas y simpatizantes trans.

En las últimas décadas, nos hemos acostumbrado a la idea de que tales marchas del Orgullo son algo de lo que todos podíamos ser parte para celebrar la diversidad. Pero este incidente me dice, alto y claro, que para lesbianas como yo esto simplemente ya no es cierto.

Ya no somos bienvenidas en tales eventos; es hora de que rompamos con la lista cada vez mayor de identidades que conforman el acrónimo actual de LGBTQQI. 

¿Se ha expandido tanto el acrónimo del arcoíris como para que ahora no tenga sentido? En mi opinión, la coalición de voces ahora está tan profundamente dividida que simplemente no tiene sentido para aquellas de nosotras que hemos estado haciendo campaña por la igualdad de lesbianas y gays durante años.

Creo, junto a un número creciente de lesbianas, que, en las últimas décadas, nos hemos vuelto cada vez más invisibles e irrelevantes. 

Me han dicho que mis más de 40 años de campaña por los derechos de las lesbianas y contra todas las formas de discriminación hacia las mujeres son irrelevantes porque me he atrevido a hablar en contra de la ideología transgénero de Stonewall que parece haberse apoderado de todo el movimiento homosexual.

Me han etiquetado como ‘homofóbica’, ‘bifóbica’ y ‘transfóbica’ por preguntar cuándo las lesbianas recibirán atención de las llamadas organizaciones LGBT que pretenden hablar en mi nombre.

‘Get The L Out’ es un grupo de campaña de base fundado para contraatacar. Estuvieron en el Orgullo de Cardiff para protestar por la continua invisibilidad y marginación de las lesbianas dentro del paraguas Pride que está en constante expansión.

El paraguas incluye ahora, me parece, a más personas heterosexuales que homosexuales, lo que incluye a los «kinksters» masculinos que tienen afición por asfixiar a las mujeres, o a los que tienen un fetiche con los pies, todos los cuales pueden ser definidos como Queer según los modernos defensores de la bandera del arco iris.

La policía acusó a las mujeres de ‘causar confrontación’, a lo que una manifestante respondió: ‘Somos lesbianas: es el Orgullo de Cardiff’.

Las mujeres le estaban dejando claro a la policía que, como lesbianas, tienen todo el derecho a estar allí. La demanda de respeto e inclusión no tiene por qué ser conflictiva, pero Get The L Out estaba destacando un punto importante: que el Orgullo ha sido tomado por grupos que parecen tener una aversión visceral por las lesbianas.

Sin embargo, fueron ellas quienes se vieron obligados a irse, no los simpatizantes trans que las gritaban y agarraban sus pancartas…¿Qué diablos nos ha llevado a esto? ¿Cómo es posible que las lesbianas se sientan tan mal recibidas dentro de lo que supuestamente es nuestra propia comunidad?

¿Y por qué tantos hombres homosexuales se han unido a los trans-activistas extremos para volverse contra nosotras con tanta saña? Lo cierto es que este cisma en la alianza LGBT no es nada nuevo.

Los fascistas me golpearon en clubes gay mientras los hombres homosexuales hacían la vista gorda, y luego la policía no me creyó cuando lo denuncié. Conozco a muchas mujeres que han tenido la misma experiencia.

Me agredieron en las afueras de la Universidad de Edimburgo, después de haber dado un discurso sobre la violencia masculina, porque me consideraron intolerante por no estar de acuerdo con que ‘las mujeres trans son mujeres’.

Pensé que las lesbianas habían recorrido un largo camino desde la década de 1970, cuando ni nosotras ni los hombres homosexuales estábamos protegidas por ley contra la discriminación. La misma palabra ‘lesbiana’ se consideraba repulsiva, y me sentí presionada a usar el término ‘gay’ para suavizar el golpe.

Los vecinos de nuestra urbanización me dijeron que era una pervertida y que no era segura para sus hijos; me preguntaron si había ocurrido algo en mi infancia que me hiciera ‘odiar a los hombres’.

Después de conocer a feministas por primera vez en 1979, cuando tenía 17 años, finalmente comencé a sentirme orgullosa de mi sexualidad.

Compartimos algunos espacios sociales con hombres homosexuales, porque no éramos queridas en la sociedad en general, Pero aunque nos desempeñábamos bien, lo que teníamos en común era siempre limitado. Al fin y al cabo, éramos mujeres y, por lo tanto, nos enfrentábamos al sexismo además de a otras discriminaciones, a menudo por parte de los propios homosexuales.

A medida que avanzamos en la década de 1980, además de los desfiles del Orgullo Gay, comenzamos a tener marchas de Fuerza Lésbica solo para mujeres, en reconocimiento al hecho de que se necesitaba una cierta cantidad de coraje y tenacidad para ser lesbiana en esos días.

Los estereotipos sobre ser ‘marimacho’ llevaron a muchas mujeres a rechazar este término, pero logramos revertir esos estereotipos hasta cierto punto. Las lesbianas a menudo son severamente castigadas por rechazar a los hombres sexualmente y, según mi experiencia, enfrentan mucha más presión para casarse con un hombre y seguir las convenciones.

Mientras tanto, los hombres homosexuales tienen ahora más libertad para vivir sus propias vidas, y en estos días son, creo, mucho más celebrados dentro de la sociedad y la cultura popular que las lesbianas.

La Sección 28 (la legislación homofóbica que prohibía a las escuelas ‘promover la homosexualidad’) fue introducida por el gobierno de Thatcher en 1988. Esta fue la primera vez que las lesbianas y los hombres gays fueron atacados juntos por la legislación, y unimos fuerzas. Pero para muchas lesbianas, fue una alianza infeliz.

Así cimentados juntos, nos convertimos en ‘lesbianas y gays’, luego en LGB para incluir a las y los bisexuales; y, a partir de entonces, las letras iniciales de otros grupos que no tienen nada que ver con la atracción por personas del mismo sexo (como transgénero, asexual, arromántico y queer) simplemente se agregaron. 

El actual acrónimo trabalenguas, en su forma más expansiva que he escuchado, es LGBTQQIAAPPO2S. Como señaló mi amigo Simon Fanshawe, esto es más como un código WiFi inviolable.

Mientras que las lesbianas y los hombres gay comparten el ser vilipendiados por la atracción hacia el mismo sexo, otros representados por estas letras no necesariamente tienen nada en común con nosotros. Y nadie tiene derecho, ya sea que represente a la G, T o Q, a decirles a las lesbianas qué hacer. 

Hoy la palabra ‘lesbiana’ se ha vuelto a estigmatizar. Las jóvenes lesbianas parecen estar bajo presión para llamarse a sí mismas queer o no binarias, o convertirse en hombres trans.

Y estamos bajo presión no solo para aceptar la idea de que los varones transfemeninos  son lesbianas, sino también para aceptarles como parejas sexuales. 

La directora ejecutiva de Stonewall, Nancy Kelley, ha calificado la noción de que las lesbianas rechazan a las mujeres trans como «análoga a cuestiones como el racismo sexual». Como alguien a quien le dijeron que todo lo que necesitaba era un ‘buen tío’ para ‘curarme’ de mi perversión sexual, esto no me sienta nada bien.

Me sorprende que a las lesbianas se les pueda decir que somos intolerantes, fascistas y discriminatorias cuando nos atrevemos a quejarnos de que los varones transfemeninos que se identifican como lesbianas no pertenecen a nuestros grupos, ni a nuestros grupos de citas.

Las mujeres de ‘Get The L Out’ están, desde mi punto de vista, defendiendo valientemente los derechos de las lesbianas para que se les permita definir lo que significa sentirse atraída por personas del mismo sexo (en oposición al ‘mismo género’).

La buena noticia es que Lesbian Strength, que se había esfumado en la década de 1990, está de vuelta y marchará en Leeds a finales de este mes. Yo, por mi parte, estaré allí. Ya es hora de que nos concentremos en nuestras propias necesidades y comunidad, y reconozcamos que ya no somos bienvenidas en el Orgullo. 

Hemos luchado durante mucho tiempo para que las lesbianas sean aceptadas en la sociedad en general, y no seremos devueltas al armario.

Artículo original

 

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad